Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 24 12 2004 ABC Menem arremete contra el Gobierno de Kirchner a su vuelta a Argentina b El ex presidente insistió en que Las Navidades en la Casa Blanca son todo un récord de recepciones y decoraciones, Una impresionante operación que debe atender a 44.000 invitados y enviar por correo más de dos millones de tarjetas de felicitación presentará su candidatura a la Presidencia, al mismo tiempo que cuestionó la política económica, social y exterior del Ejecutivo NATASHA NIEBIESKIKWIAT SERVICIO ESPECIAL BUENOS AIRES. Visiblemente más anciano, el ex presidente Carlos Saúl Menem cumplió su sueño de regresar a Argentina. Después de haberse asegurado mediante recursos ante la Justicia de que no iba a ser detenido, el ex mandatario, de 74 años, aterrizó el miércoles por la noche en un avión privado en su provincia natal de La Rioja, donde cientos de personas le esperaban con los siguientes carteles: Menem 2007 Menem presidente Carlos Menem pasó casi nueve meses en Chile huido de la Justicia argentina, en una causa por presunta ocultación de cuentas en Suiza y otras irregularidades cometidas durante su Gobierno (1989- 1999) Para no tener que ir a la cárcel pagó una fianza de más de un millón de dólares, cubiertos con garantías de propiedades hipotecarias. El ex mandatario, por otra parte, se dio ayer el gusto de jugar al golf, su deporte favorito. Y, como siempre, acaparó los periódicos, para pesar del presidente Néstor Kirchner, su enemigo. El maratón navideño de los Bush TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ, CORRESPONSAL No entiende un pito Así, al llegar al aeropuerto de la capital riojana, Menem insistió en que va a presentar su candidatura a la Presidencia, reivindicó a las Fuerzas Armadas, a las de seguridad y a la Iglesia. Y luego arremetió contra el actual Gobierno. Cuestionó su política económica y social, la devaluación, (durante sus dos mandatos rigió la paridad cambiaria entre el peso y el dólar, que finalmente colapsó) y la política exterior, de la que dijo que (la administración Kirchner) no entiende un pito Otro de sus blancos fue la transversalidad de partidos políticos que caracteriza a la administración kirchnerista, a la que contrapuso la verticalidad histórica del movimiento peronista. Después de calificar su década de Gobierno como la más brillante de todos los tiempos agradeció al pueblo chileno por haberle recibido como en su propia casa. Fuentes de su entorno aseguraron que pasaría la Nochebuena en su localidad natal, Anillaco, junto a su esposa, Cecilia Bolocco, y el hijo de ambos, Máximo. El próximo lunes se presentará ante los tribunales de Buenos Aires y tenía previsto regresar a Chile para fin de año, aunque nunca se sabe. WASHINGTON. Pese a la flacidez creciente del dólar, la imparable fábrica de malas noticias que es Irak y el cúmulo de números rojos que tiñen las finanzas públicas de Estados Unidos, las Navidades en la Casa Blanca continúan siendo una súper- producción de festejos, decoraciones, invitaciones y cotilleos inevitables. Con orgullo casi patriótico, el icónico edificio situado en el número 1600 de la Avenida Pensilvania se ha vuelto a convertir este año, sin reparar en gastos ni esfuerzos, en un impresionante y exclusivo escaparate navideño bajo el lema de una temporada de júbilo y melodía De hecho, una de las invitaciones más codiciadas en Washington continúa siendo el acceso a las recepciones navideñas de la Casa Blanca, incluidas las dos funciones reservadas para la Prensa (la primera para los plumillas y la segunda para los multimedia Agasajos organizados al milímetro que comienzan con la personalizada oportunidad de retratarse con el presidente Bush y la primera dama. Detalle fotográfico para el que al final de las fiestas los Bush habrán posado unas treinta horas. Tras los saludos presidenciales, en inglés o español pero siempre breves por necesidad, no hay más que seguir los acordes de la Banda de los Marines para situarse en el centro de un escenario tan cargado de historia que parece irreal. En una esquina del East Room el rasputín Karl Rove se deja ver un rato pero sin dar muchas explicaciones, recordando que a la hora de plantear sus exitosas campañas electorales se inspira en hipotéticos votantes que prefieren ver la televisión sin sonido. George W. Bush y la primera dama posan para el retrato anual de Navidad AP La Casa Blanca también en el Vogue P. R. WASHINGTON. No faltan comentarios estos días sobre el retrato concedido por el presidente George W. Bush y su esposa a la revista Vogue, cabecera que ya empieza a resultar de obligada consulta para apreciar ese peculiar espectáculo trasatlántico de exhibicionismo, poses calculadas, ropa con firma y poder político. La imagen capturada por Annie Leibovitz, fotógrafa tan celebre como las celebridades que inmortaliza, muestra a un presidente de Estados Unidos en mangas de camisa junto a su mujer sentada sobre la mesa del Despacho Oval. La primera dama luce un traje de Carolina Herrera y su típica sonrisa inescrutable. En contraste, la pose triunfal de Bush no requiere de muchas glosas. Horas extras presidenciales Antes de festejar en familia la Nochebuena en Camp David y de recibir el año nuevo en su rancho de Texas, los Bush han tenido que hacer horas extras para satisfacer la avalancha de compromisos asociados con su papel ceremonial. Un maratón entre lo emocional y lo trivial que se prepara desde el verano y que incluye entre otras cosas el envío record de más de dos millones de tarjetas de felicitación sufragadas por el Partido Republicano. Además de un programa de actos que abarca desde visitas a hospitales pasando por las simbólicas iluminaciones de un gigantesco árbol de Navidad y el candelabro utilizado para las festividades judías de Hanukkah. Sin olvidarse del esperado vídeo sobre las aventuras navideñas de la mascota Barney, el terrier escocés más famoso del mundo (http: www. whitehouse. gov kids) Durante estas Navidades, se espera que 44.000 personas tengan el privilegio de pasar por la Casa Blanca, con un cupo especial para familias de militares destinados en Irak. Ante el reto de servir más de una docena de multitudinarios cócteles, el impecable servicio de la mansión presidencial ha realizado un alarde de gambas, canapés de langosta y diversas carnes muy al gusto de las dietas de moda bajas en carbohidratos. Sin olvidar el obligado eggnog típico ponche de huevo dimensionado con generosas dosis de licor. Y para satisfacer el goloso paladar de los estadounidenses, un tentador bufé de postres a cargo del nuevo pastelero presidencial, Thaddeus Du Bois. Réplica dulce de la Casa Blanca En el frente de las decoraciones, realizadas con ayuda de estilosas voluntarias, la residencia oficial de los Bush cuenta este año con 41 árboles navideños, engalanados con 182 metros de guirnaldas, 245 coronas festivas, 155.500 bombillas, viñetas decorativas, y toneladas de flores. Además de la tradicional réplica de la Casa Blanca construida con más de cien kilogramos de galleta de jengibre y una plástica apoteosis de colorantes, azúcares diversos. Pero el ingrediente más visible, como no podría ser de otra forma, es el chocolate blanco.