Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 12 2004 Internacional 31 Un centenar de espías participaron en la liberación de los periodistas galos b Según lo que se deduce de las explicaciones del Ministerio de Defensa, la operación en Irak fue posible gracias también a la colaboración de Estados Unidos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Saliendo al paso de los numerosos puntos oscuros evocados por la prensa, el Ministerio de Defensa francés ha hecho un primer balance de la liberación de Christian Chesnot y Georges Malbrunot, para destacar la importancia crucial del contraespionaje, con la intervención de un centenar de agentes, en quince capitales, que llevaron a cabo un millar de contactos. La intervención de los espías franceses hubiera sido imposible sin el visto bueno militar de Washington. Según Jean- François Bureau, portavoz oficial del Ministerio de Defensa, la gestión, negociaciones y liberación de los dos periodistas secuestrados por el Ejército Islámico de Irak (EII) el 20 de agosto pasado, ha estado dirigida por la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE, contraespionaje militar) con una movilización sin precedentes: intercepción de decenas de millares de mensajes (telefónico, informáticos, etc. colaboración de las embajadas de una quincena de países e inmersión de un centenar de agentes del servicio acción que dialogaron de manera permanente con un millar de contactos en todo Oriente Próximo. A pesar de tal movilización, el contraespionaje francés afirma que no ha dialogado nunca directamente con los secuestradores, que siempre utilizaron intermediarios. Uno de los heridos en el ataque de Mosul, a su llegada ayer a un hospital de la ciudad alemana de Landstuhl AP Bagdad afirma que posee pruebas de la colaboración siria con los rebeldes El suicida que provocó la matanza de Mosul vestía uniforme militar iraquí b El primer ministro Alaui acusa al régimen de Damasco de proteger a miembros del antiguo régimen de Sadam Husein, que financian a la guerrilla ABC BAGDAD. El primer ministro interino iraquí, Iyad Alaui, acusó ayer al régimen de Damasco de colaborar con la insurgencia y advirtió que posee evidencias que demuestran cómo miembros del antiguo régimen se amparan en Siria para desestabilizar Irak. En declaraciones divulgadas ayer por el diario jordano Al- Rai, el jefe del Gobierno transitorio iraquí revela que ha enviado un mensaje al presidente sirio, Bachar al- Asad, en el que le exige la entrega de antiguos colaboradores del ex presidente Sadam Husein presuntamente refugiados en Damasco. En mi mensaje, he incluido evidencias y confesiones de elementos terroristas, además de pedirle que se ponga freno a las operaciones terroristas orquestadas desde Siria aseguró Alaui. El Gobierno interino iraquí y EE. UU. acusan a Siria de no cumplir sus obligaciones en la frontera común y permitir, e incluso animar, la infiltración de mercenarios islamistas que después se unen a los grupos insurgentes. Asimismo, denuncia que miembros del antiguo régimen hermano baasista que gobernó en Bagdad encontraron refugio en Siria, y desde este país dirigen y financian ahora los movimientos rebeldes en Irak. En este sentido, Alaui subrayó que ha demandado la extradición de antiguos colaboradores del dictador, como su hermanastro Sabaawi y Taher Habboush, ex director de los Servicios Secretos. Tenemos evidencias de que esos dos hombres y otros oficiales del régimen depuesto se han aprovechado de su presencia en Siria para dañar a Irak declaró. Fotos comprometedoras Más explícito que el primer ministro interino fue a este respecto el embajador de Irak en Damasco, Hasan Alaui, quien ha asegurado al diario británico The Times que su país tiene fotos comprometedoras para el Gobierno sirio. Al parecer, en una de ellas se podría observar cómo uno de los insurgentes que batallaron en la ciudad rebelde de Faluya, identificado por la revista como Muayed Ahmed Yasin, departía con un responsable sirio. A pesar de las denuncias, el primer ministro interino iraquí afirmó que su país aspira a establecer una fuerte relación con Siria para poder colaborar en asuntos de interés común, como el control fronterizo. Me reuní con el presidente Al- Asad y él se mostró receptivo a la creación de un comité conjunto dedicado al control de la frontera común explicó. En esta línea, Alaui alabó la conduc- ta de otros países vecinos como Kuwait, Turquía o Jordania, a los que agradeció sus esfuerzos para impedir la permeabilidad de las fronteras. El primer ministro interino iraquí realizó el miércoles una visita oficial a Jordania centrada en la colaboración común y también en el temor a que los últimos atentados ahonden el clima de confrontación confesional que envuelve el país. Además, discutió con Abdala II una recientes declaraciones del monarca jordano en EE. UU. en las que advertía del peligro de una alianza chií radical desde Irán al Líbano. Por otra parte, siete marines estadounidenses resultaron muertos ayer en diversos enfrentamientos en Irak, tres de ellos en la provincia rebelde de Al Anbar. En los mismos choques murieron otros tantos iraquíes. Mientras tanto, se afianza la tesis de que el ataque del martes contra un comedor militar en Mosul fue obra de un suicida vestido con uniforme de las fuerzas de seguridad iraquíes. Según declaró a la CNN el general estadounidense Carter Ham, comandante de las fuerzas de la coalición en esa ciudad del norte de Irak, no es seguro en un cien por cien, pero parece que un individuo que vestía uniforme militar iraquí, tal vez con un un chaleco que llevaba un explosivo, estaba en el comedor y accionó su detonador para provocar la tragedia El atentado dejó 18 estadounidenses y cuatro iraquíes muertos, además de 72 heridos. Puntos oscuros En la recta final de las negociaciones, la DGSE pudo movilizar recursos militares importantes (helicópteros, hombres armados) en las inmediaciones de Bagdad. El Ministerio de la Defensa guarda silencio sobre ese punto capital, pero todos los analistas militares subrayan la evidencia: no hubiera sido posible hacer llegar un avión de transporte militar francés, un Hércules C- 130, sin el visto bueno o la colaboración expresa de Washington y las autoridades militares del Gobierno de Bagdad. En otro plano, la prensa continúa subrayando los puntos oscuros relacionados con la intervención de un equipo de intermediarios dirigidos por el diputado conservador Didier Julia, que estuvo viajando a Damasco y Bagdad con un avión personal del presidente de Costa de Marfil. Maniobras que no podía ignorar completamente el presidente Jacques Chirac.