Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional VIERNES 24 12 2004 ABC Homenaje en Holanda a la diputada liberal amenazada EFE LA HAYA. La diputada liberal holandesa, de origen somalí, que está amenazada de muerte por sus críticas abiertas al Islam, Ayaan Hirsi Ali, ha sido escogida como holandés del año por los lectores del periódico De Volkskrant, uno de los más prestigiosos del país. La diputada, que en ocasiones ha sido denominada como la Salman Rushdie de Holanda, se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 2 de noviembre, fecha en la que un radical musulmán asesinó en plena calle de Amsterdam al cineasta Theo van Gogh. El asesino, un marroquí y holandés de 26 años, dejó clavada sobre el pecho del director de cine una amenaza de muerte contra Hirsi Ali que desvelaba que ella era la víctima realmente perseguida. Desde entonces, Hirsi Ali, que había hecho de la crítica al Islam y la emancipación de la mujer musulmana su bandera política, no acude al Parlamento y se encuentra en paradero desconocido, sin contacto con el mundo exterior. La diputada liberal produjo, en colaboración con el asesinado Theo van Gogh, el corto titulado Sumisión que denunciaba la situación de represión de la mujer musulmana, argumentando que ese estado estaba amparado por textos escritos en el Corán. El documental, emitido por la televisión holandesa a finales de agosto, fue calificado por sectores musulmanes de insultante y provocador. Putin critica a Occidente por tratar de desestabilizar el espacio ex soviético El presidente ruso defiende la línea dura que aplica y su política económica con Ucrania, dijo que si se pretende que no tengamos relaciones ni siquiera con quien mantenemos lazos históricos, es que se quiere ver a Rusia aislada RAFAEL M. MAÑUECO. CORRESPONSAL MOSCÚ. En su comparecencia anual ante los medios de comunicación rusos y la prensa extranjera acreditada en Moscú, aplazada tras la tragedia de Beslán, el presidente Vladimir Putin se mostró ayer seguro de sí mismo y desafiante ante el aluvión de críticas que le están lloviendo desde fuera de Rusia. Éstas se refieren a su postura en relación con la Revolución Naranja en Ucrania, la crisis de Yukos, la guerra en Chechenia y el retroceso que están sufriendo la democracia y la libertad de expresión en su país. Putin rechazó todas las acusaciones y arremetió de forma virulenta contra sus detractores en Occidente, al asegurar que Europa y Estados Unidos aplican una política de doble rasero según sus intereses en cada momento. Las recientes elecciones en Kosovo, donde los serbios no pudieron salir de sus casas para ir a votar, son homologables y democráticas. También las celebradas en Afganistán, donde aparecieron de repente, no se sabe bien de dónde, sacos enteros de papeletas mientras a los votantes se les borraba la tinta de las manos. Ahora vamos a asistir a unos comicios en Irak en condiciones de ocupación denunció el b En relación palabras del presidente polaco, Aleksander Kwasniewski, de que Washington preferiría ver a Rusia sin Ucrania, el primer mandatario ruso respondió que nunca nos propusimos anexionarnos Ucrania y afirmó que si lo que se pretende es que no tengamos relaciones ni siquiera con quien mantenemos lazos históricos, es que se quiere ver a Rusia aislada No creo que esa sea la política de EE. UU. añadió Putin, y aseguró que le preguntará sobre ello a su homólogo norteamericano, George W. Bush, en la cumbre del próximo febrero en Bratislava. Tres horas de preguntas Lo cierto es que el enfado del presidente ruso tuvo su reflejo en la sala de prensa del Kremlin, el antiguo hemiciclo del Soviet Supremo de la URSS, porque, de más de cincuenta preguntas formuladas, sólo tres pudieron hacerlas periodistas de EE. UU. y de la Unión Europea (un americano, un británico y un griego) Durante las tres horas que duró la rueda de prensa, Putin defendió el modelo de democracia ruso, la política económica de su Gobierno, pese a la alta inflación, y las medidas que se aplican en Chechenia. Cada país escoge el modelo que más le va dijo. Reconoció, no obstante, que la corrupción va a ser difícil de erradicar: En un país superburocratizado durante un largo periodo de su desarrollo histórico, en el que los funcionarios se arrogaron el derecho de decidir sobre todo y todos, va a costar acabar con la corrupción Vladimir Putin máximo dirigente ruso indignado mientras recordaba las críticas que Europa y EE. UU. lanzaron por el aval dado por Moscú a los fraudulentos resultados de las elecciones en Ucrania. En alusión a las revuelta en Ucrania y Georgia, Putin advirtió que con revoluciones rosas o azules, con la fuerza de la calle, con métodos fuera de la ley se corre el riesgo de precipitar hacia el abismo del conflicto permanente a los países del antiguo espacio soviético. A la pregunta de un informador sobre qué opinión le merecen las