Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional ELECCIONES EN UCRANIA VIERNES 24 12 2004 ABC Los dos candidatos hacen llamamientos a la unidad del país b Javier Solana exige a todas las El primer ministro ucraniano es una fuerza a tener en cuenta incluso si pierde las elecciones, que es lo que sucederá si los sondeos no se equivocan. En él converge todo un haz de sutiles hilos, de cuyos extremos tiran intereses de diversa laya, algunos de los cuales llegan hasta Moscú partes un desarrollo de los comicios libre, limpio y transparente y recuerda la postura de la UE a favor de la democracia en Ucrania R. MAÑUECO MOSCÚ. Los dos candidatos a la presidencia de Ucrania, Víktor Yanukóvich y Víktor Yúshenko, hicieron ayer sendos llamamientos a la unidad del país ante la cita con las urnas del domingo, en la repetición de la segunda vuelta de los comicios a la jefatura del Estado. Los ucranianos deben vivir unidos en su país dijo el primer ministro, Víktor Yanukóvich. Ucrania no debe dividirse en nosotros y ellos manifestó en la ciudad de Winniza, en el oeste del país. Todos los intentos por dividir al país están condenados al fracaso manifestó por su parte el líder opositor Yúshenko, favorito en esta segunda vuelta. Todo voto emitido ayuda a mantener la unidad del país afirmó el miércoles por la noche ante 80.000 simpatizantes congregados en la Plaza de la Independencia de Kiev. Tras la segunda vuelta de las presidenciales, celebrada el pasado 21 de noviembre, la comisión electoral declaró vencedor a Yanukóvich. Una oleada de ucranianos comenzó entonces a protestar masivamente, hasta que el 3 de diciembre el Tribunal Supremo anuló esa vuelta electoral por fraude masivo y ordenó su repetición. Con ayuda de una mediación europea, las dos partes y el presidente saliente, Leonid Kuchma, se pusieron de acuerdo para llevar a cabo una modificación de la ley electoral, así como una reforma constitucional. El lado oscuro de Yanukóvich TEXTO: RAFAEL MAÑUECO, CORRESPONSAL MOSCÚ. Un metro noventa y cinco centímetros de estatura, 115 kilos, complexión fuerte, duro, decidido, con madera de líder y despiadado con quien se le cruza por delante. Víktor Fiódorovich Yanukóvich, primer ministro de Ucrania hasta el pasado 26 de noviembre, cuando el presidente Leonid Kuchma le suspendió de sus funciones a fin de dejarle todo el tiempo libre para la campaña ha hecho una fulgurante carrera plagada de premios y distinciones. Dos condenas, por robo y agresión, en sus años mozos son las únicas máculas que ennegrecen ese impecable historial, pero, una vez en el Gobierno, hizo todo para que no quedara rastro de esos malditos expedientes. Ya sólo le faltaba ser presidente, y casi lo consiguió. La Comisión Electoral le proclamó vencedor de la segunda vuelta de las presidenciales del pasado 21 de noviembre, aunque para ello hubo que recurrir a manipulaciones nunca vistas en la historia de la democracia. Al final, su sueño se lo chafó la Revolución Naranja Víktor Yúshenko, quien será de nuevo su adversario en las elecciones del domingo, sacó la gente a la calle e impuso la anulación del escrutinio. Yanukóvich no tiene ya de su lado a Kuchma ni cuenta con el aparato del Estado para falsificar el veredicto de las urnas. Después del resbalón dado ante la comunidad internacional, tampoco parece probable que el presidente ruso, Vladímir Putin, vaya a volver a Ucrania en su apoyo, como hizo en dos ocasiones durante la pasada campaña electoral. REUTERS Poder sobre la industria Yanukóvich, no obstante, es una fuerza a tener en cuenta. Incluso si pierde las elecciones, que es lo que seguramente sucederá si los sondeos no se Compromiso de la UE Ante las elecciones del domingo, el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Javier Solana, exigió ayer a todas las partes un desarrollo de los comicios libre, limpio y trasparente Solana recordó en un comunicado que la población ucraniana ha pedido esto clara y firmemente en las últimas semanas. La Unión Europea- -recordó- junto con el resto de la comunidad internacional, está comprometida fuertemente en su apoyo a Ucrania en este momento crítico según informa Europa Press. Asimismo, hizo hincapié en que un gran número de observadores de los Estados miembros se han unido a la delegación que envía la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) La forma en que se desarrolle el proceso electoral establecerá el marco de futuras relaciones entre Ucrania y la UE concluyó. Dos condenas, por robo y agresión, en sus años mozos son las únicas máculas que ennegrecen su impecable historial, aunque no figuren en ningún expediente Prósperos negocios en Donetsk Donetsk, región que Víktor Yanukóvich dirigió durante cinco años, está repleta de fundiciones y minas de carbón, además de fábricas de automóviles y maquinaria pesada. Las mayores inversiones de capital extranjero proceden de Rusia. Yanukóvich dirigió algunas de esas compañías y, ya como gobernador, tejió una complicada red de clientelismo y tráfico de influencias. A su célebre amigo, el magnate Rinat Ajmétov, le hizo dueño de Krivoirogstal la factoría metalúrgica mayor del país. En la privatización de esa fundición, que costó algo más de 600 millones de euros, participó también Víktor Pinchuk, el yerno del presidente Kuchma. Aunque no la única, esa fue la principal razón que llevó a Kuchma a hacer de Yanukóvich su delfín. Todo el mundo piensa que el gesto que tuvo el primer ministro ucraniano con Ajmétov, propietario también del club de fútbol Shajtior (minero en ruso) no fue desinteresado. Al trasladarse a Kiev, Yanukóvich se llevó a todo un séquito de parientes y amigos que, con la ayuda del dinero del acaudalado empresario de Krivói Rog, se dedicaron al negocio inmobiliario hasta el punto de copar casi el mercado y arrinconar a las constructoras que llevaban toda la vida establecidas en la capital. equivocan. En él converge todo un haz de sutiles hilos, de cuyos extremos tiran intereses de diversa laya, algunos de los cuales llegan hasta Moscú. El Este de Ucrania, donde se concentra la industria de todo el país y que aporta dos tercios del PIB, es una copia de Rusia pero en pequeño, y no sólo porque el ruso es allí la lengua predominante. El feudo del jefe del Gobierno ucraniano es una maraña de clanes y mafias con conexiones y estructuras que penetran y parasitan la Administración. A veces es imposible establecer la línea divisoria entre el crimen organizado, los poderes locales y el papel de determinados apellidos influyentes. Yanukóvich, que cumplió 54 años el pasado mes de julio, ha recorrido todos esos recovecos desde abajo. Su padre era minero y su madre murió cuando tenía sólo dos años. Tuvo una infancia difícil. Y es que, antes de que su abuela se hiciera cargo de él, pasó unos años en un orfanato. Siendo estudiante de la escuela técnica de minas de Yenákievo, la población de la región de Donetsk en donde nació, fue a parar a un reformatorio por robar material eléctrico de un almacén. Tres años después, en 1970, cumplió otra condena por agresiones. Pero el joven e impetuoso Víktor sentó la cabeza y logró hacer compatible un trabajo de mecánico con sus estudios. A los 26 años obtuvo su primer puesto de responsabilidad: fue nombrado director del parque automovilístico de una compañía minera. Tras recorrer la dirección de diversas empresas- -entonces eran todas estatales- -en los sectores del transporte y la minería, fue puesto al frente de la coordinación de todas la fábricas de automoción de la región de Donetsk. De director rojo pasó más tarde a convertirse en gobernador de la región. Kuchma se fijó en él en 1997 y, en noviembre de 2002, bajo la presión de la oligarquía de Donetsk y no sin el concurso del Kremlin, le puso al frente del Gobierno. Con la ayuda económica de Rusia, Yanukóvich consiguió un crecimiento del Producto Interior Bruto de 13,4 por ciento, duplicó las pensiones e hizo bajar el precio de la gasolina. El precio por esos favores fueron dos compromisos: el de meter a Ucrania en la unión económica que hoy día forman Rusia, Bielorrusia y Kazajstán y el de no ingresar jamás en la OTAN. Casado y con dos hijos varones, de 30 y 23 años, Yanukóvich cuenta, entre otras muchas condecoraciones y títulos, conseguidos ya en edad madura, con el de doctor en comercio exterior. La tesis la defendió siendo ya gobernador de Donetsk, lo que hace pensar que no tuvo que hacer demasiado esfuerzo para lograr el diploma.