Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional VIERNES 24 12 2004 ABC Zapatero remite una carta a Rajoy para invitarle a la cumbre con Polonia b Los ministros y altos cargos El Ejército vuelve a vigilar las principales infraestructuras para evitar atentados Los sindicatos policiales acusan al Gobierno de crear alarma social b La Secretaría de Estado de Seguridad coordinará los informes que a diario tendrán que remitir las delegaciones y subdelegaciones de Gobierno lucen una insignia con la bandera de la Unión Europea en apoyo de la nueva Constitución que se someterá a referéndum en febrero R. G. MADRID. El presidente del Gobierno enviará hoy una carta a Mariano Rajoy para invitarle por escrito a la cumbre hispano- polaca que se celebrará el próximo día 9 de febrero. Así lo manifestó ayer a un grupo de periodistas durante la copa de Navidad que tradicionalmente ofrece la secretaría de Estado de Comunicación y a la que acudieron buena parte de los miembros del Gabinete. Durante ese acto, casi todos los ministros y altos cargos lucieron en la solapa una insignia con la bandera de la UE en apoyo de la nueva Constitución, que se someterá a referéndum el 20 de febrero. Zapatero ya había anunciado el pasado martes durante el pleno del Congreso su intención de convocar al jefe de la oposición a ese encuentro bilateral hispano- polaco. El ofrecimiento del presidente del Gobierno tiene su origen en las críticas que le dedicó el líder del PP al haber suspendido por cansancio la cumbre prevista para el pasado 14 de diciembre, un día después de la comparecencia del jefe del Ejecutivo en la Comisión del 11- M. Zapatero comentó de manera informal en otro momento del ágape navideño que acostumbra a llamar a Rajoy por teléfono para comentar asuntos de importancia. Las últimas conversaciones han versado sobre Turquía o sobre el Plan Especial de Seguridad. Al ser preguntado sobre las perspectivas de reformas constitucionales, el jefe del Ejecutivo anunció que el Gobierno está preparando la petición al Consejo de Estado del dictamen sobre los cuatro puntos que se plantea modificar. ABC MADRID. Miembros del Ejército patrullan desde ayer en el aeropuerto de Barajas (Madrid) dentro del dispositivo de seguridad puesto en marcha por el Gobierno para prevenir atentados durante las Navidades. Además de esta instalación, las Fuerzas Armadas vigilarán otras que registran también gran tráfico aéreo, las líneas del AVE y centros estratégicos, como centrales nucleares, subestaciones eléctricas y gaseoductos. La misión de ayer del Ejército en Barajas consistió en reconocer la zona para luego aplicar el despliegue. A éste se suma el de 65.300 miembros de las Fuerzas de Seguridad y el de policías locales y autonómicas. Es la primera vez que agentes de estos dos últimos cuerpos participan en un plan de estas características. Ante las duras críticas de los sindicatos policiales por la forma en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció la puesta en marcha del plan, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, se reunió ayer con representantes de estas formaciones. Respecto al aplicado en ocasiones anteriores, la única novedad que tiene el nuevo plan afecta a la comunicación de los datos o incidencias. Así, diariamente la Secretaria de Estado de Seguridad recibirá un informe sobre las medidas de coordinación, despliegue y resultados que deben elaborar las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno. Este hecho fue destacado por los representantes de los sindicatos policiales (SUP, CEP, SPP, UFP y SCP) tras la entrevista con Camacho. No obstante, mantuvieron sus tres críticas inicia- La Policía inspecciona un vehículo dentro del plan especial de seguridad les: primera, el Gobierno cometió el error de crear una alarma social segunda, un plan de este tipo no se tiene que anunciar porque no hay que dar pistas a los terroristas y tercera, el plan se presentó como nuevo cuando es el mismo que el de todos los años en Navidad AFP Amenaza genérica El secretario general del SUP, José Manuel Sánchez Fornet, precisó que la reunión con Camacho había servido para corregir el error del Ministerio del Interior de no informar a los sindicatos con anterioridad al anuncio del plan. Tras destacar que las medidas son en respuesta a una amenaza genérica y no concreta subrayó que la coordinación del despliegue corresponde a la Secretaría de Estado de Seguridad y no a las direcciones generales de la Policía y Guardia Civil. A ello unió el que todos los delegados y subdelegados tengan que remitir información a diario. Asimismo, subrayó que se haya pedido a los comisarios que actualicen los planes que se aplican todos los años a la vista de la nueva amenaza del terrorismo islamista Por su parte, el portavoz de la Confederación Española de Policía, Isidoro Zamorano, tras afirmar que el secretario de Estado había tenido reflejos políticos al convocar a los sindicatos, dijo que no comprendía el objetivo del Gobierno al hacer pública la puesta en marcha del plan, ya que, en su opinión, lo que se ha conseguido es alarmar sin razón a la población por algo que no deja de ser el trabajo cotidiano de las Fuerzas de Seguridad El representante del Sindicato de Comisarios, Eusebio Fraguas, consideró positivo que se explique a los sindicatos las pautas del plan.