Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
116 JUEVES 23 12 2004 ABC Gente Asunción Balaguer: Paco era un tesoro que no quise dejar a nadie CARLOS GALINDO Las cartas de nuestra vida (Editorial Belacqua) es el título del libro con el que Asunción Balaguer ha puesto sobre el tapete literario todas las cartas que se escribieron ella y su marido, el recordado Francisco Rabal, desde que se conocieron, allá por el año 1949, hasta 1975. Toda una correspondencia que, según la actriz y viuda del gran actor, muestra y refleja, a través de este epistolario, la vida de dos personas que se amaban, que adoraban sus trabajos y luchaban por sus vidas profesionales, además de toda una época de la vida cultural de un país que, a lo largo de esos años, vivía dividido- -los que estaban en España y los que se habían marchado- Y como el trabajo los llevó a los dos, a Asunción y a Paco por diferentes países, la correspondencia creció también con el conocimiento de personajes que ya son historia: Buñuel, Visconti, Borges, Alberti, Picasso, Antonioni, Ana Magnani... ¿Cómo surgió la idea de publicar estas cartas cuando acaba de salir al mercado una biografía de su marido? -Me había sugerido que escribiera yo esa biografía, pero pensé que sería muy subjetiva y me negué. Y como teníamos guardadas todas las cartas que nos escribíamos durante nuestros viajes, pensé que era una buena idea para que el mundo conociera mejor a Francisco Rabal. Hay en las cartas cosas de las que ya no me acordaba. -Es la historia de dos personas a través de su correspondencia... -Éramos dos personas muy delicadas, nos queríamos mucho. Le adoraba... -Y él a usted. -Sí. Creo que sí. Porque oportunidades para dejar- El detalle. Las casas de moda parisinas han diseñado, con fines benéficos, originales árboles navideños de tela, vidrio y otros materiales. Chanel ha montado un árbol en forma de frasco de perfume. La original felicitación de Britney Spears. La cantante y su marido, el bailarín Kevin Federline, han decidido enviar como felicitación navideña una imagen de su reciente boda- -que se celebró rodeada de un gran secreto- -para que sus amigos, y el mundo en general, puedan ser ahora testigos de dicho momento. Emilio Aragón trae cuentos sinfónicos para las Navidades ABC El actor, músico y cantante Emilio Aragón firmó ayer ejemplares de su disco El soldadito de plomo en el centro comercial Hipercor de Sanchinarro, de Madrid, donde se congregó un numeroso público, en su mayoría infantil. El soldadito de plomo es un disco compuesto por cuatro cuentos sinfónicos que incluye, además del citado título, narrado por Ana Duato, La flor más grande del Mundo narrado por Alejandro Sanz y basada en un texto de José Saramago; La historia de Babar narrada por Julia Gutierrez Caba, y El flautista maravilloso que cuenta con las voces de Nadia de Santiago y el propio Emilio Aragón. El artista dirige la Orquesta Sinfónica de Tenerife en los dos primeros títulos, y Víctor Pablo Perez, lo hace en los otros dos títulos. Un disco sinfónico con el que el polifacético artista quiere llevar la música culta a los niños. Es por eso que, además del CD, Emilio Aragón ha presentado ya en directo su contenido en diversas ciudades. Asunción Balaguer posa con su libro IGNACIO GIL me tuvo muchas... ¿Usted también tuvo oportunidades para dejarle a él? ¡No! Paco era un tesoro y ese tesoro no se lo daba a nadie. -En las cartas también se refleja ese parte de la historia de una época. -En muchos casos reflejábamos la vida cotidiana de lo que vivíamos. Escribíamos con papel muy fino y letra muy pequeñita para que entrara más y que el sobre no sobrepasara el precio del sello. ¿Hay alguna confidencia en esas cartas? ¿Algo que pueda molestar a alguien? -A veces, en los rodajes, él siempre contaba todos los pormenores: de la gente, los decorados, los compañeros... Y lo hemos dejado todo porque creo que es más humano. Pero Paco no era una persona que criticara; era muy positivo. Admiraba a la gente y buscaba a aquellos que sabían más que él, para aprender. -Desde luego, supo rodearse de gente muy importante. -Buscaba a aquellos que pudieran enseñarle algo. Escritores, pintores, poetas, directores, guionistas. Antonioni, Buñuel, que fue como su segundo padre. -Publica estas cartas como un homenaje a su marido. ¿Es también una forma de quedar en paz consigo misma? -La verdad es que sí. Quiero que le conozcan tal como era. Tal como él se retrataba, cómo se comportaba con la familia. Su afán de ser, de tener, para los demás. Aspiraba a ganar dinero para tener una casa para sus padres, para recoger a su familia... Es un periodo muy importante que no conviene olvidarlo. Cómo se hacían las películas entonces, aquellos que empezaban juntos como Bardem, Berlanga o Fernando Rey; de cómo se viajaba... Aquí no hay engaño, porque es lo que vivía una generación de actores que comenzaron de la nada. Emilio Aragón, ayer en Madrid ÁNGEL DE ANTONIO