Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional JUEVES 23 12 2004 ABC Dimite el secretario general de la Unión Democristiana de Alemania b Laurenz Meyer ha reconocido Blair no logra que Israel acuda a la conferencia sobre Palestina de Londres Hoy, primeras elecciones municipales en Cisjordania desde 1976 Sharón y Abbas, se recogió unos segundos ante el mausoleo de Arafat en Ramala pero no depositó una corona de flores sobre su tumba JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Su gozo en un pozo. Tony Blair había dicho ya hace semanas estar dispuesto a meterse en el agua hasta las rodillas para resolver el conflicto entre palestinos e israelíes que infecta, además, a toda la región y al mundo entero con el virus mortal del terrorismo de corte islámico. Su apuesta era muy ambiciosa y partía de una base: la celebración de una Conferencia Internacional por todo lo alto en Londres, en la que participarían Estados Unidos, la UE, Gran Bretaña como organizador, Rusia, Egipto, Jordania y, por supuesto, la Autoridad Nacional Palestina e Israel. Su gozo en un pozo. De la ambición desmesurada al realismo práctico. Ya se lo habían contado antes de venir pero Tony Blair lo comprobó ayer sobre el terreno en primera persona. El premier británico confirmó la cita de Londres. Le puso fecha aproximada: principios marzo. Pero no logró apear a Ariel Sharón de su particular montura: Israel no boicoteará la reunión y la seguirá con mucho interés, pero desde la distancia. Nada de participar en ella. Sharón lo dejó claro. Hablar, lo que se dice hablar cara a cara con Mahmud Abbas (Abu Mazen) si éste gana, como b Blair, que se reunió con que durante los primeros meses al frente de la organización del partido, siguió cobrando hasta 60.000 euros de su anterior empresa RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. En una depresiva vuelta de tornas, la CDU alemana acaba el ejercicio en horas bajas y pugnando por delimitar un bochorno que forzaba ayer al secretario general Laurenz Meyer a dimitir. El principal estratega y uno de los hombres de confianza de Ángela Merkel decidió ayer contener por las bravas las consecuencias del creciente escándalo y presentar su dimisión, tras reconocer el día antes que, durante los primeros meses al frente de la organización del partido, había seguido cobrando hasta 60.000 euros de su anterior empresa, una poderosa eléctrica. Catástrofe para Merkel El cierre de año no puede ser más triste para Merkel y la CDU, por más que aventaja en 10 puntos al SPD gobernante, teniendo en cuenta que en verano, con más de 20 puntos de ventaja y los manifestantes en las calles parecía ya adivinar las elecciones anticipadas. Pero un par de pinchazos electorales en septiembre, un congreso tibio y la creciente tranquilidad del canciller Schröder han cambiado las tornas y ayer varios medios hablaban de catástrofe para Ángela Merkel. Laurenz Meyer y su escándalo con la eléctrica RWE- -que puede alcanzar a otros políticos locales- -provienen de Renania del NorteWestfalia (RN- W) un Estado federado fundamental que concurre a elecciones dentro de cinco meses y donde la Unión Democristiana y el partido Socialdemócrata encaran allí una prueba de fuego. El ex secretario general, que será sustituido por Volker Kauder, dijo ayer haber sopesado lo que beneficia al partido, lo que beneficia a Merkel y cuánto soy capaz de arrostrar El secretario socialdemócrata despidió la salida de su homólogo, un duro orador y reputado estratega, celebrándolo como otra derrota para Merkel La presidenta había aceptado la excusa y el donativo ofrecido por el fiel Meyer y se había determinado a mantenerlo al frente. Dirigentes de la CDU se dijeron ayer aliviados y muy satisfechos por el relevo con Kauder, secretario del grupo parlamentario, y entre estos el jefe de la CDU en RN- W, Jürgen Rüttgers, que encara unos duros comicios en mayo. Varios hombres fuertes del mismo han venido abandonando a Merkel, desde que se hizo cargo en el año 2000. Tony Blair en una ventana de la mukata junto a Mahmud Abbas parece, las elecciones presidenciales del 9 de enero, no lo hará hasta que los palestinos hayan puesto punto y final al terrorismo. Violencia que siguió ayer desbocada con dos muertos israelíes en Jerusalén y Hebrón y cuatro palestinos en Gaza. Y cuando llegue la hora de las palabras Sharón seguirá el guión de la maltrecha Hoja de Ruta Mientras, se concentrará en la controvertida evacuación de la Franja de Gaza. Blair coincidió con el jefe del Gobierno israelí en la necesidad de poner fin EPA al terrorismo pero le pidió que la salida israelí de Gaza sólo sea el principio y no el final de un proceso. Ya en Ramala, antes de hablar con Abu Mazen y otras autoridades palestinas, Tony Blair se recogió unos segundos ante el mausoleo de Yaser Arafat pero no depositó corona de flores alguna en la tumba, detalle que no gustó en los aledaños de la mukata Apoyo de Abu Mazen Abu Mazen le mostró, no tiene más opción, su apoyo a la idea de la Conferencia de Londres (que versará sobre reformas económicas, administrativas y de seguridad) aunque reconoció también que le habría gustado hablar con Sharón allí del estatuto de Jerusalén, del regreso de los refugiados o de las fronteras del Estado palestino. No podrá ser. Lo que sí comienzan, desde hoy mismo, son las elecciones municipales palestinas en Jericó y en otras 25 localidades de Cisjordania. Son las primeras desde 1976. La siguiente ronda, el 27 de enero. A diferencia de las presidenciales, en las que salvo el FDLP no participa ningún partido de la oposición, Hamás, el Yihad Islámico, el FPLP y otras organizaciones palestinas sí concurren a las municipales. El partido gubernamental, Al Fatah, tiene muchas papeletas para hacerse con la victoria. Pero no todas. La amenaza de Hamás es real. Un respaldo a sus candidatos haría si cabe más evidente su boicot a las presidenciales. Boicot que no se extiende a la comunidad internacional, como demostró ayer el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Gianfranco Finni, de visita en Ramala. Sus palabras chirriaron demasiado: Quiero y espero que gane Abu Mazen Y se quedó tan pancho.