Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional ESPAÑA, BAJO LA AMENAZA DEL TERRORISMO INTERNACIONAL EL SUMARIO DEL 11- M JUEVES 23 12 2004 ABC Trashorras dice que El Chino le pidió explosivos para atracar joyerías, pero niega que se los suministrara El ex minero corrobora que la célula islamista planeaba robos para financiar los atentados Emilio Llano, vigilante de la mina Conchita, de ser uno de los traficantes habituales de la dinamita Goma- 2 robada de la explotación asturiana N. COLLI N. VILLANUEVA MADRID. El ex minero José Emilio Suárez Trashorras- -detenido desde el 18 de marzo e imputado por haber facilitado a los terroristas del 11- M los detonadores y más de cien kilos de explosivo- -corroboró que desde el verano de 2003 los miembros de la célula islamista autora de los atentados de los trenes planeaban atracos a gran escala para financiar una acción criminal. Trashorras niega en todo momento su participación en los hechos y limita al tráfico de hachís su relación con Jamal Ahmidan, El Chino -uno de los suicidas de Leganés- -y otros terroristas. Así se desprende de cuatro declaraciones prestadas por este imputado entre marzo y noviembre ante el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, cuyo contenido ha conocido ABC. El primer contacto de Trashorras con los moritos -término que él mismo utiliza- -se produce a través del también imputado Rafa Zouhier, quien a principios de 2003 le preguntó si podía conseguir explosivos. Esa solicitud se materializó seis meses antes de los atentados en una cita que Trashorras mantuvo en el madrileño barrio de Carabanchel con Zouhier, El Chino y Rachid Oulad Akcha- -este último también muerto en Leganés- -y en la que le indicaron su intención de robar joyerías y furgones En esa reunión acordaron también, siempre según Trashorras, una entrega de hachís. El ex minero asegura en esas cuatro comparecencias que en la primera reunión ya avisó a los marroquíes de que era imposible conseguir Goma- 2 porque las barras de este explosivo vienen numeradas. El Chino considerado uno de los máximos responsables del 11- M, fue quien en un segundo encuentro el pasado 26 de febrero en Madrid dijo al ex minero que querían robar en una joyería en Asturias Dos días después, el propio Jamal Ahmidan y los también fallecidos Mohamed Oulad Akcha y Abdennabi Kounjaa viajaron a Asturias para atracar allí una joyería porque era más fácil que en Madrid Ése es el viaje en el que, según las investigaciones llevadas a cabo, los integrantes de la célula terrorista cargaron el grueso del explosivo que Trashorras robó y les vendió a cambio de droga y dinero. En su primera declaración ante el juez, asistido de abogado de oficio, Suárez Trashorras explicó que los moritos se llevaron un Toyota Corolla porque el Golf negro que usaron para viajar hasta Asturias se averió. Al abrir el b Acusa a Emilio Suárez Trashorras Jamal Ahmidan, El Chino Dios es como la sensación que uno tiene cuando se sopla en la mano MADRID. El fanatismo de uno de los autores materiales del 11- M, Jamal Ahmidan, El Chino muerto en Leganés, ha sido objeto de las distintas declaraciones de Suárez Trashorras ante el juez. En el primero de sus testimonios, el ex minero asegura que con él- -en referencia a El Chino no se podía razonar en relación a Dios. Un día me dijo que si soplaba a la mano llegaba una sensación, aunque no lo viera, y que así era Dios Dice Trashorras que también le comentó que tenían el Ejército más potente del mundo, que Bin Laden hizo bien y que hacen bien en poner explosivos y matar De esta forma, atando cabos tres o cuatro días después del 11- M se decidió a acudir a la Policía. Sin embargo, en las declaraciones posteriores ya no habla del fundamentalismo de El Chino y dice que se empezó a llevar bien con él cuando hablamos del consumo de drogas Después asegura que en sus conversaciones nunca estuvo presente el islamismo y que conoce gente que es islamista radical y lo comentan, pero en este caso, El Chino nunca le dijo nada. maletero del Golf, el ex minero vio una bolsa verde con cables que, por su experiencia, reconoció como de explosivos. También observó que el vehículo estaba muy cargado en su parte trasera Todo ello, aseguró, lo contó a la Policía tres o cuatro días después de los atentados al sospechar que los autores podían ser los moritos que él conocía. En esa misma comparecencia, Trashorras aseguró que no era fácil robar explosivos de la mina Conchita salvo que dentro hubiera alguien, pues tiene una sola entrada y cerrada con llave. Las siguientes declaraciones del ex minero, ya en presencia de su abogado, se van matizando con respecto a la primera. Dice Trashorras que de todos sus contactos con El Chino estaba al tanto un policía llamado Manolo del que él era confidente, y que trató de ganarse la confianza de Jamal Ahmidan para sacarle información. Respecto al viaje de los terroristas a Asturias en febrero, Trashorras ya no dice que al abrir el maletero del coche averiado viera cartuchos de explosivo sino bolsas cuyo contenido no pudo determinar. Asimismo, sobre la posibilidad de robar dentro de las minas, señala que es muy fácil ya que siempre hay mineros dispuestos a sacar explosivos a cambio de dinero, pues están muy mal pagados Trashorras niega que él lo hiciera pero sí implica a Emilio Llanos- -detenido el pasado 9 de junio- -y a uno de los hermanos Pérez Tronco y afirma que lo que pasa en esa mina lo sabe todo el mundo porque hay mucho descontrol El imputado dice que el menor que le acusó de proporcionarle los explosivos, miente MADRID. El Gitanillo el único menor vinculado con los atentados del 11- M, está cumpliendo ya seis años de internamiento después de haber reconocido su participación en la entrega de explosivos a los autores materiales de la matanza. Su testimonio apunta a Suárez Trashorras como la persona que le proporcionó la dinamita. En las declaraciones del ex minero se ponen de manifiesto evidentes contradicciones con el testimonio del menor, a quien Trashorras llama mentiroso y cocainómano. Viajes a Madrid. El Gitanillo reconoció que hizo dos viajes a Madrid, uno en los primeros días de febrero y otro el 4 de marzo de 2004. En el primero, el menor transportó, en un autobús de ALSA, una mochila cargada con 20 kilos de dinamita. El segundo viaje también lo llevó a cabo en un autobús de línea regular y el billete se lo pagó Suárez Trashorras. El encargo que el ex minero le hizo consistía en recoger en Madrid un Toyota Corolla que el ex minero había prestado a los autores materiales del 11- M. En sus declaraciones, Trashorras dice que tiene constancia de que El Gitanillo hizo un viaje a Madrid después de que le pidiera un coche barato para su tío. Trashorras asegura que dio al menor el teléfono de El Chino y que le perdió la pista hasta que se enteró de que había tenido un accidente con el coche y que éste había sido robado. Cuando habla de otros desplazamientos, se refiere siempre a envíos de hachís Los pagos. El Gitanillo aseguró que recibió de Emilio Suárez Trashorras poco más de mil euros como pago por los servicios prestados- -el trasla- do de explosivos desde Oviedo hasta Madrid en autobús- Por su parte, el ex minero dice que ha pagado al menor- -por envíos de hachís- -en metálico y en droga, y que también le ha pagado abogados, algunas juergas y le ha llevado de putas Mercancía. El Gitanillo era consciente de que lo que tenía que entregar a los moritos de Madrid eran explosivos y que éstos se los proporcionaba Suárez Trashorras. Sin embargo, el ex minero afirma que la única sustancia con la que él trata es con hachís y que El Gitanillo no puede saber lo que contenían las bolsas que él y otros han bajado -a la capital- porque estaban cerradas con candados. Visitas a la mina Conchita. El menor asegura que la noche del 28 de febrero acompañó varias veces a Suárez Trashorras y a personas de raza árabe a la explotación minera. En una de ellas, Trashorras le dijo a uno de los moritos que no se olvidara de coger las puntas o los tornillos extremo que dice no recordar en sus declaraciones. Trashorras afirma que desde 2002 no ha estado nunca en esa mina.