Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura MIÉRCOLES 22 12 2004 ABC El artista norteamericano Tom Wesselmann, pionero del pop- art, murió el pasado viernes, a los 73 años, en una clínica de Nueva York como consecuencia de las complicaciones surgidas en una operación al corazón, según publicaba ayer The New York Times El pop- art se queda huérfano POR MIGUEL CERECEDA Si el Pop norteamericano llegó a convertirse no sólo en un estilo internacionalmente reconocido, sino también en un estilo artístico verdaderamente popular- -tal como su propio nombre propugnaba- ello se debió sin duda a la difusión de una iconografía más que figurativa, realista, colorista, popular y divertida, en la que la utilización de recursos publicitarios, cinematográficos y propios de la baja cultura, como el cómic o como las imágenes de las revistas de moda, pasaron a ocupar el centro de la escena artística, de la mano de artistas como Andy Warhol, Roy Lichtenstein o el recientemente fallecido Tom Wesselmann. De algún modo ellos fueron los tres grandes artistas que configuraron verdaderamente el vocabulario del popart. A pesar de que las imágenes del cómic fueron rápidamente identificadas con la estética pop, y a pesar de que fue Lichtenstein el que primero se identificó internacionalmente con su uso, el único de los tres que verdaderamente había dibujado historietas cómicas en su juventud fue Wesselmann, mientras que los otros dos procedían en realidad del dibujo publicitario. Un año más joven que Warhol, Wesselmann nació en Cincinnati (Ohio) en 1931, y no sintió particular inclinación hacia el mundo del arte- -de hecho hizo la carrera de Psicología- -hasta que, durante el servicio militar, comenzó a realizar una serie de tiras cómicas, en las que satirizaba la vida militar. Su éxito como caricaturista le permitió publicar algunas colaboraciones en revistas locales. Wesselmann, en su estudio de Nueva York, en una imagen de 1965 AP Un psicólogo amante del cómic Nació en 1931 en Cincinnati (Ohio) Hizo la carrera de Psicología. Durante el servicio militar comenzó a realizar tiras cómicas. Se traslada a vivir a Nueva York en 1956. Su primera exposición individual tuvo lugar en 1961 en una galería de Nueva York que dirigía Alex Katz. Se dio a conocer ese año con Great American Nude un desnudo de una mujer, cuyo título pasó a calificar toda una serie. En 1980 publica una monografía sobre su propia obra, publicada bajo el pseudónimo de Slim Stealingworth. Junto a Andy Warhol y Roy Lichtenstein se les considera los padres del pop- art. Sus obras se exhiben en los principales museos del mundo, entre ellos el MoMA de Nueva York. Tras los pasos de De Kooning Hacia 1956, estaba firmemente decidido a convertirse en profesional del cómic y con este propósito se trasladó a vivir a Nueva York. Sin embargo, el conocimiento en Nueva York de la gran pintura del expresionismo abstracto norteamericano, y en concreto la contemplación de la serie de Elegías a la República española de Robert Motherwell, parece que le animaron a entregarse con una mayor dedicación a la pintura. Aunque no fue la obra de Motherwell, sino la pintura de De Kooning la que llegó a considerar como insuperable y, tal vez por eso, por la necesidad de configurar un estilo propio, decidió apartarse por completo de la abstracción y desarrollar su pintura en el terreno de la figuración. Sus primeras obras propiamente artísticas se sirvieron fundamentalmente del recurso del collage y, aunque en vez de pegados, sus papeles estaban grapados sobre el lienzo, desarrollando pequeñas composiciones abstractas que poco a poco se fueron transformando hacia una iconografía figurativa, fácilmente identificable por el es- Tom Wesselmann, Andy Warhol y Roy Lichtenstein configuraron el vocabulario del pop- art Sentía pasión por la escenografía y por un realismo cada vez más provocativo como forma de expresión La obra Great American Nude de Wesselmann, en la exposición Made in USA que pudo verse en Barcelona en 1999 pectador. Su primera exposición individual, en 1961 en una galería de Nueva York, que dirigía Alex Katz, ya presentaba muchos de los temas de la iconografía pop que habrían de hacerle mundialmente famoso: sus desnudos y su incorporación progresiva de objetos reales en el cuadro. Su gusto por la escenografía y por un realismo cada vez más provocativo como forma de expresión le llevó a organizar sus cuadros como verdaderas esculturas escénicas, en las que la pin- EPA tura se integraba como parte de una erótica tramoya teatral, en la que un enorme desnudo aparecía en el centro de una escena cotidiana o banal. A partir de los años setenta ya desarrollaba tanto pinturas como piezas tridimensionales que, con un falso carácter pictórico, eran ya verdaderas esculturas. En 1980, ya famoso e internacionalmente reconocido, publicó una monografía sobre su propia obra, escrita en tercera persona, bajo el pseudónimo de Slim Stealingworth.