Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 12 2004 Cultura 61 Joaquín Lorente se pasa a la novela con una ficción política de 2027 b El que fuera asesor de imagen de Felipe Gónzalez, Jordi Pujol o Pasqual Maragall, plantea en su primera novela una ficción política mezclada con la tecnología EFE ABC El ex publicista y asesor de imagen de varios políticos, Joaquín Lorente vaticina en su primera novela, Ciudadanos de la tierra. com (Editorial Quarto) que el desarrollo de las nuevas tecnologías animarán y posibilitarán a la sociedad a acceder mejor a la política, lo que permitirá que, en unos veinte años, la democracia sea más participativa. Lorente presentó el libro ayer en Sevilla. Se trata de una novela futurista que se sitúa en el año 2027, cuando un grupo de personas que no se conocen entre sí, son animados por un desconocido llamado Once a intervenir en las primeras elecciones de un nuevo país: la Unión Europea. Deben preparar un plan con más de 60 propuestas que los políticos deberán comprometerse a desarrollar bajo control a cambio del voto de los demandantes. Así se lograrán los objetivos que Lorente plantea: mayor participación de los ciudadanos y control de la eficacia política informa Efe. El que fuera asesor de Felipe Gónzalez, Jordi Pujol o Pasqual Maragall, se declaró convencido de que este cambio se producirá en breve tiempo, de hecho, afirmó que ya tuvimos una demostración en las últimas elecciones en España. La proliferación de mensajes a móviles y el fenómeno del pásalo en las elecciones, o la comparecencia de la representante de las víctimas del 11- M, Pilar Manjón, ante la Comisión de Investigación por el atentado, son dos ejemplos fantásticos de que algo está cambiando. El mundo lo van a cambiar los ciudadanos, históricamente ha sido así afirmó el autor. para quien la tecnología puede acabar con la apatía Los Príncipes de Asturias pasaron revista a las tropas a su llegada al palacio presidencial serbio EFE Los Príncipes de Asturias inauguran la sede del Instituto Cervantes en Belgrado Es la primera vez que Don Felipe y Doña Letizia viajan a esta zona de los Balcanes de la Institución en la antigua Yugoslavia, a los que se sumarán las Aulas Cervantes en las capitales de Eslovenia y Eslovaquia ABC BELGRADO. Los Príncipes de Asturias llegaron ayer a Belgrado, capital de la Unión de Serbia y Montenegro, en cuyo palacio presidencial les recibió su jefe del Estado, Svetozar Marovic. Después de un almuerzo en su honor, inauguraron la nueva sede del Instituto Cervantes. En su discurso, Don Felipe resaltó que España cree que el futuro europeo de la Unión de Serbia y Montenegro no b Éste es el primer centro sólo es posible, sino también necesario Se refirió también al Consejo de Tesalónica (Grecia) celebrado hace un año, que consideró que la adhesión de los países de los Balcanes era una prioridad para los 25. Así- -puntualizó el Príncipe- también lo creemos en España, pero antes debe ser una prioridad para la región, que debe continuar esforzándose por encontrarse con el que debe ser, sin duda, su destino histórico y en definitiva para su reencuentro con su identidad europea Indicó que ese camino no es siempre fácil: España lo sabe por experiencia pero explicó que no es imposible cuando se cuenta con apoyo de la ciudadanía y que siempre tendrán el ánimo y la asistencia de España Marovic, por su parte, agradeció el apoyo español para la realización de su objetivo estratégico de incorporarse a la UE, y valoró el proceso democrático español y su adhesión a Europa, como ejemplos para Serbia y Montenegro. El mandatario serbio montenegrino manifestó que la presencia de los Príncipes en la inauguración del Instituto Cervantes es una muestra de las relaciones entre nuestros países, informa Efe. Previamente, Don Felipe, que viaja por primera vez acompañado de Doña Letizia a esta zona de los Balcanes, dialogó con el mandatario sobre las relaciones bilaterales y diversos temas. Después, los Príncipes de Asturias recibieron al presidente Svetozar Marovic y a su esposa, Djeorgina, a las puertas del nuevo centro Cervantes de Belgrado.