Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional MARTES 21 12 2004 ABC Desarticulada en Marruecos una célula islamista por apología del terror LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. La Policía marroquí ha detenido a seis integristas acusados de formar una célula radical que hacía apología del terrorismo e intentaba imponer por la fuerza una interpretación estricta del Islam. La operación tuvo lugar en la ciudad de Salé, junto a Rabat, el miércoles de la semana pasada, pero hasta la noche del domingo no se informó de las detenciones y de la presentación del grupo ante la Justicia. La Policía requisó en los domicilios de los detenidos manuscritos y libros religiosos, entre los que había algunos que incitaban a la violencia. Se trata de integrantes de Hichra wa Takfir (anatema y expiación) que se han ganado en los últimos años la fama de ser unos de los más firmes defensores de imponer en Marruecos la Sharía (ley islámica) a base de amedrentar a la población que consideran impía. Hichra wa Takfir está, junto a la Salafia Yihadia o el Grupo Islámico Combatiente Marroquí- -al que pertenece la célula desmantelada en Lanzarote- en la nómina de organizaciones islamistas radicales más perseguidas por las Fuerzas de Seguridad del país magrebí, especialmente sensibles desde los atentados de mayo de 2003 en Casablanca. Las investigaciones policiales están determinando en qué grado muchas veces estos grupos pertenecen o mantienen relaciones con el entramado internacional de Al Qaida o su posible implicación en atentados como los de Madrid. Según informaron fuentes oficiales, los detenidos en Salé, con edades entre 23 y 48 años, están acusados de apología del terrorismo, pertenencia a grupo religioso prohibido, reuniones secretas, amenazas y uso de la violencia La operación se llevó a cabo tras numerosas quejas de los ciudadanos por amenazas y uso de la violencia Sharón y Peres se cosen un traje a la medida para vestir a su nuevo Gobierno La enmienda urgente de la ley israelí permite dos viceprimeros ministros b Los líderes de los colonos judíos de Cisjordania y Gaza podrían acabar en la cárcel por llamar a la desobediencia civil contra la evacuación de la Franja JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Ariel Sharón y Simón Peres han realizado en las últimas horas un cursillo acelerado de sastre en la Kneset para coser un traje lleno de remiendos con el que vestir a su Gobierno de Unidad Nacional. En apenas 24 horas, ni eso, el diputado laborista, Haim Ramón, presentó una enmienda a la legislación hebrea, que no permitía la coexistencia de dos viceprimeros ministros en el Ejecutivo, para que su jefe, Peres, y el actual ministro de Industria y número dos del Gabinete, Ehud Olmert, compartieran cargo y coche oficial. De este modo, en una sesión urgente de la Kneset, con 56 votos a favor y 34 en contra, la enmienda era aprobada en primera lectura; las últimas puntadas eran dadas por los dos veteranos sastres y casi todo quedaba dispuesto para que el jueves desfile por la pasarela política israelí la nueva colección de otoño- invierno, con sus correspondientes maniquíes del Partido Laborista (hasta ocho carteras) y del Likud. Sharón podrá así cumplir su promesa y convertir a Peres, al lado de Olmert, en viceprimer ministro del Ejecutivo y supervisor a su vez de la evacuación de Gaza. Todo por el mismo precio, que las rebajas políticas y democráticas siempre están vigentes cuando de mantener el poder, o de volver a él, se trata. Todo para llevar a cabo, habrá que diseñar para entonces la colección de primavera- verano, la evacuación israelí de Gaza. Evacuación que, pese a la coalición de Gobierno y al apoyo mayoritario de la sociedad hebrea, no será desde luego un camino de rosas. Como enésima Simón Peres, ayer en la Kneset (Parlamento) israelí, en Jerusalén prueba, el llamamiento efectuado por uno de los líderes de los 240.000 colonos de Cisjordania (que recibió ayer el apoyo del Consejo de Localidades Judías de Judea- Samaria y Gaza) a la desobediencia civil. Pinhas Wallerstein, que así se llama el ideólogo en cuestión, podría acabar con sus huesos cinco años en la cárcel si el fiscal general del Estado, Menajem Mazuz, que ha abierto una investigación, considera que sus palabras son una incitación a la violencia. Sus palabras, no dejan lugar a demasiadas dudas: Os llamo a torpedear la ley inmoral para la expulsión de los judíos que pisotea nuestros derechos humanos; os llamo a sortear los controles militares, violar las zonas militares cerradas y a hacer barricadas en vuestras casas. Estoy preparado para ir a la cárcel, incluso para morir si con eso evitamos la aplicación de esta ley estalinista REUTERS Abbas podría ofrecer a Marwán Barghuti la vicepresidencia J. C. JERUSALÉN. Mahmud Abbas (Abu Mazen) regresó ayer a Ramala de su gira de cinco días por los países del Golfo Pérsico (hace falta dinero y mucho para reconstruir los Territorios Ocupados palestinos) con una carta en la manga. De ganar las elecciones presidenciales palestinas del 9 de enero, más claro agua, Abu Mazen estaría dispuesto a hacer una jugada maestra con el fin de contentar a la nueva guardia de Al Fatah (las elecciones internas serán el 4 de agosto) y de hacer un guiño nada disimulado a los casi 8.000 prisioneros palestinos que habitan las cárceles israelíes. La apuesta, nombrar a Marwán Barghuti vicepresidente de la ANP, cargo que no existe en la actualidad por haberse negado siempre Yaser Arafat a nombrar un número dos ejecutivo que pudiera hacerle sombra. Marwán Barghuti no puede hacerle demasiada sombra a Abu Mazen al estar en la cárcel, su cargo sería apenas simbólico y la unidad en Al Fatah estaría asegurada. Ese habría sido, entre otros, el precio a pagar por los dirigentes palestinos a Barghuti para que retirara su amenazadora candidatura a los comicios.