Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 12 2004 Nacional 17 COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL 11- M EL EJEMPLO EXTERIOR Estados Unidos y Gran Bretaña son un espejo para fijarse en el funcionamiento de una Comisión independiente capaz de quedar al margen de las acusaciones partidistas Del comité de sabios al juez independiente POR PEDRO RODRÍGUEZ Y EMILI J. BLASCO, CORRESPONSALES WASHINGTON LONDRES. Dos de las democracias más antiguas del mundo, Estados Unidos y Gran Bretaña, vienen de dar ejemplo sobre cómo responder ante un suceso que conmocionó a sus respectivos países con una fórmula independiente, lejos de las acusaciones de partidismo que las víctimas del 11- M lanzaron a los comisionados. La Comisión del 11- S- -encargada de investigar la brutal ofensiva terrorista de Al Qaida perpetrada hace tres años y plantear las necesarias reformas preventivas- -se enmarca dentro de una larga tradición de comités de sabios o blue- ribbon committees Herramienta a la que la pionera democracia de EE. UU. suele recurrir para enfrentarse a sus mayores retos, desde esclarecer el asesinato del presidente Kennedy hasta cómo garantizar las pensiones de la Seguridad Social. Así funcionó la del 11- S Formato: un panel de sabios, cinco republicanos y cinco demócratas, de ambos partidos pero sin cargo en ejercicio, y con poder citatorio. Presupuesto: 11,2 millones de euros. Poder: acceso a dos millones de páginas de documentos secretos. Ha tomado declaración a más de un millar de personas en una decena de países diferentes. Consecuencias: El grupo se ha convertido en una especie de lobby respaldado por los familiares de las víctimas para hacer realidad las reformas sugeridas en su estudio, divulgado tanto por internet como en forma de libro convertido en un inesperado best- seller Dirección: Thomas Kean, rector de la Universidad Drew y ex gobernador republicano de Nueva Jersey, y Lee Hamilton, ex congresista demócrata y responsable del Centro Internacional Woodrow Wilson. Ninguno de los miembros ha compatibilizado su trabajo con un cargo electo, comprometiéndose además a no ocupar puestos destacados en la campaña presidencial que culminó en los comicios del pasado noviembre. Empleados: Ochenta empleados a tiempo completo, contratistas y funcionarios en comisión de servicio. Todos con sus correspondientes credenciales de seguridad para tener acceso a material confidencial. metiéndose además a no ocupar puestos destacados en la campaña presidencial que culminó en los comicios del pasado noviembre. El grupo ha contado con la ayuda de ochenta empleados a tiempo completo, contratistas y funcionarios en comisión de servicio. Todos con sus corres- Blair, tras declarar ante el juez Hutton, relator independiente del caso Kelly pondientes credenciales de seguridad para tener acceso a material confidencial. El año que viene tienen intención de puntuar el cumplimiento de sus recomendaciones. La última comisión de investigación creada en el Reino Unido presentará hoy sus conclusiones, y serán acatadas por todos, también por el Gobierno, a pesar de que podría dejar en mal lugar al dimitido ministro del Interior, David Blunkett. De hecho, éste se marchó la pasada semana advertido por las evidencias halladas por sir Alan Budd, el alto funcionario encargado de investigar extraparlamentariamente si Blunkett medió en la tramitación acelerada de un visado para la criada de su ex amante. ABC encabezada por Lord Buttler, que indicó que los servicios secretos trabajaron mal al advertir de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak. Inglaterra: cambio sobre la marcha Ambos asuntos fueron investigados al comienzo por los comités parlamentarios de Asuntos Exteriores y de Inteligencia y Seguridad, por iniciativa de los diputados que los forman, que gozan de gran autonomía en su trabajo. Pero ante la gravedad de las acusaciones y la preocupación social generada, el Gobierno optó por convocar comisiones independientes del Parlamento y de las mayorías políticas que lo constituyen. Se trata de una práctica habitual en el Reino Unido, donde este tipo de auditorías externas son muy comunes para esclarecer los comportamientos de las instituciones públicas. Normalmente las preside un prestigioso juez o alto funcionario de reconocidos servicios al Estado, que aunque a veces es criticado por pertenecer al establishment se esmera por culminar su carrera con una investigación seria que no cuestione su honorabilidad profesional. El presidente suele ser aceptado consensuadamente por las partes. Éstas podrán luego discrepar del informe final, pero no creerán ver sombras de corrupción o de influencia del Gobierno. La ventaja de este tipo de comisiones independientes es que el presidente y el equipo que crea- -habitualmente abogados y expertos del asunto que se investiga- -pueden dedicarse las 24 horas del día a este trabajo, de características semijudiciales. Sus sesiones son mucho más prácticas que las parlamentarias, ya que los interrogatorios son más directos y no están limitados a la sede y al calendario del Parlamento. Finalmente, el informe es redactado bajo la dirección del presidente, sin que deba buscar consensos entre su equipo. Enorme presupuesto La creación de este grupo bipartidista, con un presupuesto de 15 millones de dólares (unos 11,2 millones de Euros) y poder citatorio, se materializó a finales de 2002 por mandato legislativo del Congreso federal ratificado por la Casa Blanca. Para realizar su trabajo, la Comisión del 11- S ha tenido acceso a dos millones de páginas de documentos secretos y ha tomado declaración a más de un millar de personas en una decena de países diferentes. Requiriendo el testimonio tanto del presidente Bush como del ex presidente Clinton, y sus respectivos equipos de Seguridad Nacional. Su exhaustivo trabajo, incluidas múltiples sesiones públicas, ha quedado plasmado en un enciclopédico informe final presentado el 22 de julio de 2004, que además de criticar y enumerar todas las negligencias acumuladas que hicieron posible el 11- S incluyó una serie de recomendaciones concretas. Aunque el panel concluyó formalmente su mandato este verano, el grupo se ha convertido en una especie de lobby respaldado por los familiares de las víctimas para hacer realidad las reformas sugeridas en su estudio, divulgado tanto por internet (http: www. 9- 11 commission. gov) como en forma de libro convertido en un inesperado best- seller La Comisión ha estado dirigida por Thomas Kean, rector de la Universidad Drew y ex gobernador republicano de Nueva Jersey, y Lee Hamilton, ex congresista demócrata con 34 años de carrera parlamentaria y responsable del Centro Internacional Woodrow Wilson. Ninguno de los miembros del panel, pese a sus correspondientes conexiones políticas, ha compatibilizado su trabajo con un cargo electo, compro- Tres comisiones en el Reino Unido Esta comisión cerrará un año marcado en el Reino Unido por otras dos, también independientes: la presidida por el juez Lord Hutton, que determinó que el Gobierno no había maquillado su informe sobre el riesgo militar que suponía Sadam Husein y con ello desmintió una información de la BBC, y la