Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 12 2004 Opinión 5 Operación llegada Tú eres el mejor regalo para los que te esperan es el lema de la campaña navideña de la DGT, presentada ayer por Pere Navarro. Con una cifra global de 4.000 víctimas en los últimosaños, la carretera representa en Navidad un enorme punto negro para la sociedad y la Administración, forzadas a extremar la precaución y el control, respectivamente, para evitar que el asfalto siga siendo sinónimo de luto. Menú degustación Mientras miles de olivareros se manifestaban ayer ante la sede del Ministerio de Agricultura y Pesca, su responsable, Elena Espinosa, daba el visto bueno a la reforma agrícola que, desde Bruselas, amenaza con recortar las ayudas comunitarias al campo español. Etapa prólogo y ejercicio de calentamiento para la ministra, que comienza hoy una negociación pesquera en la UE cuyo planteamiento incluye severas zonas de veda y prohíbe prácticamente la pesca de la anchoa. Del mar al campo, Espinosa tiene ya la mesa puesta. Dieta equilibrada. Menudo atracón. Visiones del terror No estuvo anoche en 59 segundos el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, José Alcaraz, porque no fue invitado. El programa de TVE contó, en cambio, con la presencia de Pilar Manjón, portavoz de las víctimas del 11- M. Visión incompleta y graduada, quizás a la medida, de las heridas provocadas por el fenómeno terrorista, sin fechas ni etiquetas. CHEMA BARROSO Con la agenda hemos topado Sin la presencia del presidente del Gobierno, ayer se presentó en la Biblioteca Nacional el programa de actos preparado por el Ejecutivo para conmemorar el cuarto centenario de la publicación del Quijote. La oposición criticó la ausencia de Rodríguez Zapatero, pues hace tres años reprochó al entonces presidente Aznar que no hubiera adelantado nada del programa durante el debate sobre el Estado de la Nación. Los asistentes hubieron de conformarse con leer el discurso (distribuido al efecto) que había preparado Zapatero, cuya apretada agenda -según dijo la ministra Calvo- -le situaba en esos momentos en la Ejecutiva del PSOE. En la imagen, Rosa Regás, Esperanza Aguirre, Joan Clos, Carmen Calvo, José María Barreda y Vicente Álvarez Areces, que sí asistieron al acto. TODOS MENOS TÚ FERNANDO R. LAFUENTE OMO en la vieja canción de Sabina, ayer en lo del Quijote estaban todos menos tú. Y el tú resultó ser el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, acendrado cervantista quien a fuer de ausentarse envió la teórica; es decir, explicó a los españoles, y a los de más allá, qué significa El Quijote. Una teórica impecable. Ya quisieran Riquer, Rico y Blecua juntos. Lástima que el gran descubridor del Quijote pa- C ra la actual cultura española no pudiera asistir por problemas de agenda. Lástima de agenda. Se esperaba su presencia por su insistencia en el asunto. Ya en el debate de la Nación de 2001 recordó a Aznar- -tal vez esté más preocupado por el 98, Lorca, Cernuda, Aub- -la existencia del Quijote y le advirtió de que un país que olvida el Quijote se olvida a sí mismo o algo así. Zapatero, el de entonces, apostó por el Quijote y adelan- tó una dedicación que ayer, sin embargo, una mera reunión de la Ejecutiva- -mira que no tendrán ejecutivas a lo largo del año- -obligó a suspender. Pero como la mala leche siempre no falta, alguno hubo que comentó- -no será, no, quien escribe estas líneas- -que la ausencia no fue por la Ejecutiva de marras, sino por la grandeza del programa presentado, por la ambición de los proyectos, por la originalidad de los asuntos a tratar, por el acertado calendario de las actividades, en fin, por no oscurecer con su presencia un acto de tanto relieve nacional. Y nacional fue porque allí no faltó presidente- -y presidenta- -autonómico que no mostrara su año Quijote Está bien eso de competir por el Quijote. Lo cierto es que la cultura española- -y la política- -lleva compitiendo por el Quijote desde hace trescientos años, ¿por qué iba a cambiar ahora? ¿por Zapatero? Si no fue. Aquí, tratándose del Quijote, todos quieren ser más quijotes que el pobre Alonso Quijano. Y por ahí habrá que buscar la ausencia del gran apologeta del caballero manchego. Eso y los celos. El contraste entre unas modestas comunidades autónomas y las ansias gubernamentales. Como lector de Cervantes, uno lo único que espera, modestamente, es que el Quijote sobreviva a su año. En peores nos hemos visto.