Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 21 12 2004 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Pablo Planas (Reportajes- corresponsal político) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO EL INCIERTO FUTURO DE ESPAÑA Lo que hoy propone el PSE a la sociedad vasca es A velocidad con que se desarrollan los aconuna aproximación lateral al Plan del lendakari: tecimientos políticos en nuestro país está identidad nacional vasca, sujeto de Derecho Intercreando el riesgo de que no se midan bien las nacional, soberanía judicial sobre los ciudadanos, consecuencias de algunas propuestas de falsa reforetcétera... Eso sí, con buenas formas de procedima constitucional- -falsa, porque sólo buscan la demiento: mesa de partidos, debate parlamentario y rogación del sistema constitucional- que, a pesar demás trámites de reglamento. Buenas formas padel discurso envolvente del consenso, están animara llegar a la conclusión de que si en 2001 PP y PSE das por una voluntad unilateral y fundamentalista. representaron dos tácticas para una misma estrateLa suma de iniciativas que tanto los nacionalismos gia- -con los mejores resultados electorales obtenicomo lossocialismos vasco y catalán, unida a la irredos nunca por el constitucionalismo- en 2004 el levancia política del Gobierno de Rodríguez ZapatePSE se ha prestado otra vez a ser la segunda pata del ro, han encuadrado en una estrategia si no concertaproyecto nacionalista, como hizo entre 1986 y 1998. da, sí concurrente, de revisión del modelo de EstaNada prohíbe pensar que el desenlace a medio plado, han puesto a España ante un futuro cada vez zo sea una especie de entendimiento transversal más incierto. En nueve meses de Gobierno, el PSOE desde la izquierda proetarra hasta el PSE, pasando ha clausurado la confianza constitucional abierta por el PNV. Hoy el planteamiento confederal de Lóen 1978 y la ha sustituido por una expectativa en la pez atrae más a Arnaldo Otegi que a María San Gil. que el Ejecutivo sólo apuesta por fuerzas políticas centrífugas, cuya aspiración es lograr un retroceso ON la perspectiva suficientese constata que Eshistórico de España a los tiempos de los privilegios paña está viviendo la preparación de una emterritoriales y de la desigualdad entre ciudadanos. boscada a la Constitución a través de las reformas Siendo árboles distintos, socialistas y nacionalisestatutarias, que son leyes orgánicas para cuya tas han decidido formar parte del mismo bosque, aprobación el Gobierno tiene suficiente respaldo tanto en Cataluña como en el País Vasco. El avance en el Congreso. El PP no contaría. Lamentablemendel Plan Ibarretxe, tras superar el trámite de la Cote, las instituciones del Estado encargadas de velar misión de Instituciones en la Cámara vasca, ya por la integridad de la Constitución y del ordenacuenta con la abstención constructiva de Socialismiento jurídico parecen apostar por el precario antas Abertzales, la marca parlamentaria de ETA. No te los futuros conflictos consties una sorpresa tal apoyo, auntucionales. Tanto el presidenque tampoco asegura al PNV Con la perspectiva te del Consejo de Estado, Franel respaldo proetarra al Plan Llorente, como la en el pleno del día 30. Es tiemsuficiente se constata que cisco Rubiodel TC, María Emipresidenta po de regateo entre nacionalislia Casas, han preconstituido tas para mejorar sus posicioEspaña está viviendo la públicamente su criterio favones ante un futuro hegemónirable a la revisión del princicamente nacionalista. De una preparación de una pio nacional establecido en el forma u otra, tanto Batasuna emboscada a la artículo 2 de la Constitución, como ETA saben que el Plan sin proteger su imparcialidad contiene los máximos del proConstitución a través de frente a futuros dictámenes. grama etarra: autodeterminaEl conjuro se llama ahora ción, territorialidad, ámbito las reformas estatutarias comunidadnacional impulvasco de decisión y Pueblo sada al unísono por Rubio LloVasco como titular de soberarente y Pascual Maragall para abrir brecha en la nía. Aunque no haya acuerdo expreso, sí hay conclaridad semántica de la Constitución sobre la unisenso entre los nacionalistas de toda clase en torno dad de la Nación española, única reconocida como a este propósito. tal. De esto se trata precisamente: romper el consenIN embargo, no ha sido el voto favorable obteniso constitucional de 1978. Es la segunda transición, do en la Comisión lo que ha reforzado el discurtal y como la formuló el presidente de la Generaliso nacionalista en torno al Plan Ibarretxe, sino el dad: quitar de la Constitución lo que sobra, ahora paso definitivo del socialismo vasco desde la alteruna parte, y dentro de veinticinco años, otra más. nativa constitucional de 2001 a la implantación del Va por buen camino Maragall, quien puedeconsidemodelo catalán para la relación del País Vasco con rar que se ha impuesto al PSOE y a Zapatero. MaraEspaña. La propuesta de reforma estatutaria, aprogall tiene discurso, guste o no, y ha sabido proponer bada el pasado domingo por la dirección del PSE, una idea movilizadora de parte de la izquierda y de supone el abandono inequívoco de laorilla constitula mayoría del nacionalismo. Y tiene a su favor el cional y estatutaria. Ahora cobran todo el sentido la vacío político que encarna Zapatero en este debate defenestración de Redondo Terreros, el ascenso de sobre el futuro de España, tras haber instalado a su un perfil bajo como el de Patxi López, el repudio a la Gobierno en la irrelevanciafrente a la ruptura conscoincidencia con el PP y la irrupción de Maragall en titucional que sus compañeros están fraguando en el conflicto vasco, al expresar su acuerdo en el fonel País Vasco y Cataluña. Esto no es crispación, ni do, aunque no en las formas, con el Plan Ibarretxe. debate legítimo de ideas. Es una crisis de Estado. BOMBAS A LAS URNAS OS terroristas iraquíes apuntan claramente a las urnas. Y lo paga un centenar de inocentes civiles, aunque el principal objetivo de los criminales es dirigir la agenda política y, más concretamente, que se retrasen las elecciones. El fin parece ser involucrar a la comunidad chií en la revuelta y que su respuesta vengativa a estas matanzas haga crecer la inestabilidad. Persiguen, en suma, un efecto dominó de la violencia y evitar que los iraquíes puedan comenzar a ser libres en unos comicios históricos, tanto para el país como para toda la región. Las bombas de anteayer en Nayaf y Kerbala son la prueba más evidente de que los terroristas ya han superado la fase de hostigar al ocupante y de que, por el contrario, ahora andan en la misión de dificultar la normalización del país y retrasar la llegada del momento en el que los soldados extranjeros puedan salir de Irak, aun a costa de derramar más y más sangre inocente. Los chiíes habían mostrado de forma inequívoca su voluntad de participar en las primeras elecciones desde la caída de Sadam Husein, por lo que los últimos atentados anticipan probablemente una ofensiva que por desgracia podría intensificarse a medida que se acerque la cita con las urnas. No es descartable, en este sentido, que los grupos terroristas que operan en el país decidan extender esta espiral de sangre hasta las regiones kurdas, que hasta ahora mantenían una relativa estabilidad. Por eso parece lleno de sensatez el llamamiento hecho por las autoridades chiíes a la población para que evite las represalias. Con independencia de las posiciones que haya mantenido cada país en relación a la guerra de Irak, frente a este tipo de atrocidades la única respuesta posible es la condena sin paliativos. La ausencia de respuesta de los principales actores de la política internacional no hace sino envalentonar a los terroristas, que pueden interpretar ese silencio como despreocupación. Más aún, llegados a este punto, es claramente poco ético mirar para otro lado y seguir poniendo trabas a los planes para ayudar a crear un Ejército iraquí que pueda un día hacerse con el control de la situación. Con semejantes criminales desalmados en circulación, es preciso que se multipliquen las declaraciones oficiales de apoyo a la población iraquí. O por lo menos que se sugieran alternativas viables que no se aparten, lógicamente, del rumbo democratizador comenzado en tan atormentado país. Porque cuando se firman acuerdos contra el terrorismo, en Bruselas por ejemplo, se supone que se refiere a todo tipo de terrorismo, incluyendo el que sufren los iraquíes. L L C S