Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes LUNES 20 12 2004 ABC JAIME LISSAVETZKY Secretario de Estado para el Deporte Nunca seré Don Tancredo, prefiero ser operativo y equivocarme que figurativo Un parto casi nueve meses en el cargo, es tiempo suficiente para hacer balance de su etapa al frente del deporte español. Su lema es claro: afrontar los problemas antes que dejarlos pasar TEXTO ENRIQUE ORTEGO MANUEL FRÍAS FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. Casi nueve meses de mandato con una Eurocopa, unos Juegos y una final de Copa Davis, amén de los conflictos con las selecciones autonómicas, las elecciones en las federaciones, la problemática perenne del dopaje y el recién rebrotado asunto del racismo y la xenofobia dan para mucho. Suficientes elementos como para hacer un balance pormenorizado de su etapa al frente de la Secretaría de Estado para el Deporte. En su despacho, con su locuacidad característica, Jaime Lissavetzky hace balance para ABC de lo que ha sido el año y sus proyectos de futuro. ¿En este parto ha tenido más horas de sufrimiento o de gozo? -He sufrido mucho, pero he disfrutado más. Ha sido un año corto, porque no ha sido completo, pero intenso. En este cargo se sufre porque da la sensación de que debes hacer las cosas mucho más deprisa que bien. Me acuerdo de una frase de Toshack que, ante un mal resultado de su equipo, dijo de sus jugadores que corrieron como pollos sin cabeza. Para tomar una serie de decisiones hay que tener la cabeza fría. -Elija una alegría, la mayor. -No puede ser otra que la Copa Davis. Pero donde más disfruté fue en los Juegos, porque allí sí se vivía esa doble vertiente de sufrir y gozar. Fue una experiencia que no cambiaría por nada. -Volvamos atrás en el túnel del tiempo. Cuando entró en este despacho tenía demasiados asuntos pendientes... tantos que las carpetas no le dejaban ver la calle. -Cuando aterricé, de lo primero que me di cuenta es de que se había vivido una atonía en el Consejo. Reconozco los éxitos del anterior equipo en los Juegos y siempre he dicho que las medallas fueron fruto de su trabajo, no del mío. Pero no estoy de acuerdo con el planteamiento que se hizo en materia de deportes por parte del Partido Popular. Cuando llegué al cargo intenté poner tranquilidad, no entrar como un elefante en una cacharrería, y respetar el trabajo de los técnicos. Pero noté esa atonía, un apartarse de los problemas, intentar evitarlos. Yo no me escapo nunca de ellos, sino que los afronto de cara. Nunca seré un Don Tancredo que se planta en el centro de la plaza. Prefiero hacer cosas y equivocarme que no hacer nada. Siempre he dicho que el CSD debe ser el punto de encuentro de los deportistas y que nada de lo que ocurra en el deporte le debe ser ajeno. He querido pasar de la atonía anterior al dinamismo actual, del conservadurismo para con los problemas, del mirar hacia otro lado, a afrontarlos de cara. No quiero estar en el aspecto figurativo, sino en el operativo. Cuantas más cosas hagas puedes tener más errores, pero prefiero el riesgo. ¿Habla de atonía por no ser más duro con su antecesor en el cargo? -Cuando hablo de atonía lo hago de un CSD en el que había una dirección general vacante desde hace unos cuantos meses, de presidentes de territoriales que me decían que no habían tenido en mucho tiempo una reunión de las características de las que han tenido conmigo y de falta de diálogo con las comunidades. En estos ocho meses me he reunido tres veces con sus responsables de deportes para llevar una política coordinada. En mi opinión, con el anterior equipo no había diálogo entre el CSD con las comunidades autónomas y federaciones. -Es que usted y Gómez- Angulo no se parecen en nada... -A mí me gusta la proximidad con la gente y he notado una buena sintonía con los deportistas. No me apetecía que en Atenas tuviese que saludar a un deportista que hubiese ganado una medalla y me tuviesen que presentar como el secretario de Estado para el Deporte. Por eso, en el mes de julio me dediqué a visitar las concentraciones de muchos equipos. Y esto a mí me agrada. Gracias a eso, por ejemplo, bajé el martes al vestuario en el partido del Bernabéu contra la pobreza y Cañizares se acercó a mí y me dijo Jaime, qué tal Que me llamase Jaime a mí me agrada, me da más alegría. -La patata caliente que más quebraderos de cabeza le ha dado, sin duda, ha sido la de la selección catalana de hockey sobre patines... -Desde el primer día mantuve la mis- Gurpegui cumplirá íntegra la sanción -Caso Gurpegui: ¿sigue manteniendo su lema de tolerancia cero? -Es otro de los problemas que hemos heredado. El CSD ha actuado adecuadamente en este proceso. Pese a que el jugador no haya cumplido su sanción, seguimos manteniendo nuestro lema de tolerancia cero con el dopaje. A Gurpegui se le sancionó con dos años, pero él tomo la decisión de acudir a los tribunales de Justicia y, aunque cumplió algunos partidos de sanción, volvió a jugar al estar el tema tratándose en los tribunales. En una primera sentencia se nos dio la razón a nosotros, pero el jugador, que está en su derecho, volvió a recurrir. El proceso será largo. Tenemos una Constitución muy joven y muy garantista, por eso puede acudir cualquier persona a la Justicia ordinaria y todo se retrasa un poco más. Lo ideal sería que los temas deportivos se resolviesen en los tribunales de Justicia y de arbitraje deportivos. Pero cuando acabe todo el proceso judicial, si nos dan la razón los tribunales, cumplirá íntegra la sanción ma posición. Respetamos a las selecciones autonómicas, tanto yo como el Gobierno. Antes sí creo que había una reticencia y que no hubo un diálogo suficiente con las comunidades. Pero ese respeto lo pido yo también para la legislación española y para el cumplimiento de las leyes actuales y de nuestra Constitución, que reconoce que a nivel internacional la representatividad la tiene el Estado. También lo dice la Ley del Deporte y, a nivel internacional, la Carta Olímpica, que acoge a los países que están reconocidos por las Naciones Unidas. Entiendo que es compatible el respeto a estas selecciones autonómicas con el respeto a las selecciones españolas. A partir de ahí comencé a dialogar con los responsables de la Generalitat. No hay nada contra Cataluña, sino una defensa de lo que es la actual legalidad. Le dio mayor relevancia al problema que Cataluña jugase y ganase el Mundial B. Hubo un periodo muy intenso de negociaciones hasta el 26 de noviembre en Fresno. -Ahora, la Federación Catalana ha presentado recurso ante el TAS. -Está en su derecho. A partir de ahora queda dialogar para intentar superar esta situación. Quiero retomar de nuevo el diálogo. No debe haber en este proceso ni vencedores ni derrotados. Antes del fallo de Fresno le dije a Niubó que teníamos que pensar en el día después y que tenía que reinar la moderación, favoreciese a quien favoreciese la decisión. -De ese problema se ha derivado uno nuevo con los atletas catalanes, que se quejan de no haber reci-