Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 12 2004 Deportes 91 PRIMERA DIVISIÓN DECIMOSEXTA JORNADA La conexión brasileña decanta el derbi hispalense del lado sevillista Dos goles, en los primeros minutos de cada mitad, hundieron al Betis SEVILLA BETIS 2 1 planteamientos y los primeros 45 minutos. Pero la reanudación fue un calco al inicio del partido. La defensa bética se durmió en los laureles y dos centros, de Renato y Jesuli, la pusieron en bandeja para Javi Navarro. Y tras el 2- 1, el desmelene. Nada de orden o planificación de juego. Capaz de adecuarse a casi cualquier situación, el Betis intentó hacer de su defectuoso correcalles la mejor virtud para desmontar al Sevilla. En la vorágine ofensiva, Fernando perdonó el empate ante Esteban, Assunçao la mandó al larguero y Baptista se encontró con Doblas en el 87. MALLORCA OSASUNA 1 2 Sevilla (4- 2- 3- 1) Esteban; Sergio Ramos, Javi Navarro, Aitor Ocio, David; Martí, Renato; Dani Alves (Redondo, m. 92) Baptista, Jesuli (Jordi, m. 75) y Carlitos (Antoñito, m. 60) Betis (4- 2- 4- 1) Doblas; Melli, Juanito, Rivas, Taïs (Luis Fernández, m. 81) Assunçao, Cañas (Benjamín, m. 62) Joaquín, Edu, Fernando; y Oliveira Arbitro Texeira Vitienes (cántabro) Mostró cartulinas amarillas a Jesuli, Assunçao, Taïs, Fernando, Aitor Ocio, David. Expulsó a Luis Fernández por doble amarilla (m. 93) Goles 1- 0 m. 3: Alves. 1- 1 m. 43: Fernando. 2- 1 m. 46: Javi Navarro. Mallorca (4- 4- 2) Moyá; Cortés, Ramis, Niño, Poli; Campano (Perera, m. 63) Pereyra (Müller, m. 51) Jorge López (Tuni, m. 46) Arango; Delibasic y Luis García. Osasuna (4- 4- 2) Elía; Expósito, Cruchaga, Josetxo, Corrales; Valdo (Ortiz, m. 82) Puñal, Pablo García, Delporte (Moha, m. 67) Webó (Aloisi, m. 78) y Morales. Árbitro Losantos Omar. Amarilla a Delibasic y Pablo García. Goles 0- 1, m. 32: Valdo. 0- 2, m. 40: Valdo. 1- 2, m. 80: Perera. Valdo sentenció a un Mallorca que volvió a caer en sus viejos defectos JOSEP MARIA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. El Osasuna nunca había ganado en Son Moix. Hasta ayer. En un partido gris, el menos malo fue en esta ocasión el conjunto navarro, que gracias a dos grandes goles de Valdo en la primera parte encarriló claramente el partido a su favor antes del descanso. Por su parte, el Mallorca no creó ninguna ocasión, ni clara ni menos clara, de gol en los primeros 45 minutos, y hubo que esperar hasta el último tercio del partido para poder ver una jugada con cierto peligro ante la meta defendida por Elía, en concreto, un cabezazo de Arango tras un saque de esquina, que salvó un defensa bajo los palos. La falta de mordiente del equipo isleño en ataque está siendo crónica durante esta temporada, a pesar de las aisladas ráfagas de buen juego que ofrecen Delibasic y Luis García, y todas las esperanzas parecen depositarse ahora en el recién llegado Yoshito Okubo, que debutará en enero. Además, esta vez, Campano no fue el revulsivo de otros partidos, y los centrales del Mallorca demostraron que todavía tienen ante sí un duro trabajo por hacer si quieren alcanzar la solvencia que la línea de contención tiene siempre en los equipos de Cúper. ABC SEVILLA. Ganó el más listo. El Sevilla se llevó el derbi hispalense por saber hacer su partido en ataque y enmarañar al Betis hasta emborronarle sus señas de identidad. Apoyado en Alves y Renato, los locales no tuvieron más fútbol, pero sí más sentido con el balón en los pies, mientras que los béticos se vieron perdidos durante cerca de una hora y fueron menos de lo esperado. Con la caldera de Nervión echando humo, a los tres minutos Jesuli se coló por la izquierda, encontró a un Carlitos que bailó a la zaga verdiblanca y se la puso franca a Alves para que empalase el primero. Ya tenía el Sevilla el partido cuesta abajo y apto para su fútbol gris de contención. Y quedaba por ver si Lorenzo Serra sabía aplicar su sabiduría para abrir la lata de Esteban. Caparrós tejió una de esas marañas de destrucción que tanto le gustan, con Renato y Baptista sobre Assunçao y obligando al Betis a buscar a Cañas o el pelotazo largo. Malo para un conjunto heliopolitano que necesita el balón en el césped para encontrar a Edu y Oliveira. Y si el eterno rival se veía desconcertado, el Sevilla sacaba petróleo de su presión y buena colocación en el campo. El búnker de los locales cegó los carriles de Fernando y Joaquín, convirtió a Oliveira en Robinsón Crusoe- -perdido en su isla- -y dejó como única posibilidad el juego a balón parado. Brega por todo el terreno de juego, feísmo futbolístico y poco que guardar para los resúmenes de televisión. Entre el cuentagotas de la primera mitad, un gol bien anulado a Carlitos tras un siete de Alves a Rivas. Alves remata ante Doblas AFP Un partido con tres tiempos Fue como si este Sevilla- Betis hubiese tenido tres tiempos. Y todo, por los 45 minutos que tardó el partido en comenzar. El árbitro, Teixeira Vitienes, consideró un problema la equipación del Betis al entender que el blanco de su camiseta se podía confundir con el blanco de las camisetas del Sevilla. Como si ambos conjuntos no se hubiesen enfrentado nunca a lo largo de la historia, cada uno con su equipación y sin que haya habido ningún problema de coincidencia. Fueron 45 minutos de tensión, en los que bien se podía haber producido algún incidente en la grada. Responsables del Betis tuvieron que desplazarse al estadio Ruiz de Lopera a por las camisetas verdes. Cuando regresaron, el Betis salió dispuesto a jugar, pero la sorpresa fue que los jugadores del Sevilla salieron con sus sudaderas para efectuar el calentamiento, lo que provocó la indignación de los béticos. Las 7,45 fue la hora fijada para el comienzo del partido, es decir, 45 minutos después de la prevista. Hubo pequeños problemas en la grada, en la que había cerca de un millar de seguidores béticos, aunque el control de las fuerzas de seguridad impidió que se llegase a los enfrentamientos físicos. El Mallorca, sin imagen Tal vez en parte por el serio trabajo defensivo del Osasuna y quizás también en parte porque el Mallorca se mostró carente de ideas, claras o menos claras, en buena parte del partido, los locales no dieron en ningún momento la sensación de ser un conjunto capaz de remontar o al menos igualar el encuentro, como sí hicieron ante el Numancia. No obstante, a diez minutos del final, Perera, que precisamente había sustituido a Campano, acortó distancias en una buena jugada de oportunismo, e incluso a punto estuvo de empatar el encuentro a dos minutos del final, con un gran disparo que desvió muy bien Elía. El Betis, efectivo Puestos a cometer errores, el Sevilla se encomendó al de costumbre: despistarse. Al borde del descanso, el primer centro decente de Joaquín sobrevoló el área local para que Fernando metiera el pie y anotara el empate en la primera ocasión visitante. Al garete los