Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid LUNES 20 12 2004 ABC MADRID AL DÍA POBRES IGNACIO RUIZ QUINTANO ientras los laicos como Gallardón recorren las calles informando de que Bambi ha muerto o de que los Reyes Magos son los padres, los que queremos tener fe ¿creemos porque queremos o queremos porque creemos? nos preguntamos cuánto sacarían para los pobres los del partido contra la pobreza en el Bernabéu. La verdad sea dicha: yo no vi a mucha gente dar. Primero, porque somos un país de progreso, y la gente de progreso, de dar algo, da teoría. Y segundo, que los pobres para los que se jugaba eran unos pobres extranjeros, cuando resulta que aquí también va a haber bien pronto pobres. Todo está pendiente de la aprobación de los primeros Presupuestos del nuevo Gobierno de progreso, cuya única justificación política es socorrer a los pobres después de crearlos. Se habla de que Gallardón podría encargar a Eva Lootz y Andrea d Odorico el diseño de las capas y de las barbas de los pobres que por cupo le corresponden a Madrid. Ya veremos. En lo que se crean nuestros propios pobres, los centrocampistas más famosos de la Liga de las Estrellas tienen que bregar a beneficio de pobres de afuera que no conocemos y que a saber, siquiera, si son pobres. Pero los centrocampistas de ahora no son como las señoras de antes, que cultivaban a unos pobres tan familiares que las saludaban por el nombre, las cubrían de bendiciones y rezaban por ellas, con lo cual, al morir, se dejaban los pobres unas a otras en compañía de la cotorra y el perro de lanas. Un centrocampista no hace preguntas: recibe y entrega. La globalización está imponiendo un pobre que ni reza ni bendice ni saluda, y para sacarlo adelante sólo contamos, y una noche al año, con la brega desinteresada de un grupo de centrocampistas que en general deben sus ingresos a la popularidad, y la popularidad, a su disposición para la caridad, que, según el tópico, siempre había sido un sentimiento de mujeres, como la afición a los trapos o el miedo a los ratones. Ahora las mujeres se han vuelto laicas, derivando su ternura hacia la política, y aquí no hay más caridad que la futbolística. M DIMES Y DIRETES JOSÉ CABRERA ALANDEZ PSIQUIATRA QUE PROHIBAN LA NAVIDAD El autor analiza los esfuerzos impulsados desde instancias políticas por diluir el verdadero sentido de la Navidad y banalizar las fiestas a está bien! ¿Qué está ocurriendo en la mente de nuestros políticos y gestores? Sabíamos que en general eran mediocres, por lo natural cobardes y en conclusión oportunistas, pero es que aun quieren más y pretenden que comulguemos con ruedas de molino Lo comentábamos mi mujer y yo: ¿Qué está pasando? Me acabo de enterar que en algunas ciudades ya no se van a poner belenes en estas fiestas, que las manifestaciones religiosas deben ser ocultadas salvo que intereses comerciales digan otra cosa pues estamos en un estado laico, y por si faltara algo me despacho por las calles de Madrid con un sinfín de palabras inconexas luminosas como adorno navideño que lo único que hacen es distraer a los conductores y hacernos pensar a los psiquiatras, ¿De quién habrá sido la idea? ¿Qué fue de la Navidad de nuestra niñez, de la ilusión, de los villanci- ¡Y cos, de las reuniones familiares, de la carta a los Reyes Magos ¿Dónde queda hoy aquella ilusión? ¿A lo mejor nos han engañado y todo lo que nos contaron es falso? No lo creo: aún recuerdo con alegría una infancia llena de ilusiones, de fantasía y de sensaciones especiales cuyo sabor perdura en mi mente y en mi interior, una Navidad entrañable asociada a alegría y a candor. Pero claro está las cosas cambian. Hoy sabemos ya que la Constitu- Poco a poco han conseguido que la Navidad sea hoy un no se sabe qué como la leche desnatada o el embutido light ción Europea no hablará de Cristianismo, la Española ya hace tiempo que está en esa línea y los políticos correctos siempre en las formas pero cínicos en sus contenidos seguirán huyendo de sí mismos con tal de conservar un sillón- cargo y sentirse especiales al menos por un tiempo en sus vidas. Pues bien, sépanlo ustedes, la Navidad es un periodo de tiempo que refleja la Natividad, el Nacimiento de Jesucristo, no de Buda, Mahoma, Confucio ni de nadie más que el de Jesús, y siendo los mencionados respetables así como sus culturas y creyentes, aquí en España al menos la Navidad es lo que siempre fue desde hace 2.000 años, y seguirá siéndolo otros 2.000 años más aunque nuestros dirigentes sociales medrosos y mediocres traten de pasar de puntillas por estas fechas con imágenes festivas ambiguas, nieve artificial y luces sin significado, todo ello inmerso en una inmensa tarta comercial. Pero como el que insiste algo consigue, poco a poco han conseguido que la Navidad sea hoy un no se sabe qué como la leche desnatada, el embutido light o el lenguaje sin contenido. Nos quieren quitar el creer en algo más que en cosas porque así sin creer en nada todo vale y nos perdonamos mejor a nosotros mismos, amén de ser gobernados sin temor a la crítica. Pues algunos, sépanlo bien, nos vamos a resistir, y si no que tengan lo que hay que tener y que prohíban la Navidad por incorrecta políticamente y de paso que maten a Dios por Decreto Ley, total ya lo hicieron hace 2.000 años y, al parecer, no les sirvió para nada. ¡Ahí queda eso ¡Ah y ¡Feliz Navidad!