Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 20 12 2004 ABC Chávez impulsa leyes que restringen en Venezuela las protestas y la disidencia Designados nuevos magistrados del Tribunal Supremo leales a la revolución chavista venezolano ha logrado finalmente pasar por el Legislativo todo el cuerpo legal necesario para terminar con la oposición LUDMILA VINOGRADOF CORRESPONSAL CARACAS. Con 30 meses de prisión pagará el que ofenda pública o privadamente al presidente Hugo Chávez. Una caricatura suya que le parezca irrespetuosa es motivo de encarcelamiento, al igual que los cacerolazos y los que bloqueen las vías y quemen neumáticos durante las protestas callejeras. De manera rápida y sin el debido proceso de debates, la Asamblea Nacional ha aprobado las tres primeras leyes de un paquete legislativo propuesto por el mandatario con tan sólo los votos de la mayoría oficialista (83 de los 165 escaños) Después de seis años en la presidencia, Chávez se siente ahora cómodo y sin resistencia en el Parlamento para imponer su proyecto revolucionario tras haber triunfado en el referéndum del pasado 15 de agosto y en las elecciones regionales de octubre, en las que obtuvo el máximo poder con las gobernaciones y alcaldías del país. La oposición parlamentaria no ha podido frenar el control chavista. Tan sólo taparse la boca con cinta negra al salir de las sesiones como expresión de b El oficialismo chavista rechazo, lo que no ha impedido que la mayoría simple oficial aprobara las leyes de un plumazo, aunque el reglamento establece la necesidad de los votos de las dos terceras partes. Acallar a la oposición Primero fue con la ley de responsabilidad social en la radio y televisión, también denominada como ley mordaza Luego la reforma parcial del Código Penal, con la que se castigan las críticas ofensivas a Chávez y las manifestaciones violentas de las protestas. Y ahora la designación de los nuevos magistrados del Tribunal Supremo. El mandatario venezolano, de 51 años, se ha molestado con las caceroladas que le tocaban al recorrer algún barrio popular para grabar los últimos programas de Aló Presidente La entrada en vigor de la ley mordaza ha impulsado la autocensura en los medios y a los periodistas, afirma el presidente del Colegio Nacional de Periodistas, Levy Benshimol. Muchas de las emisoras de radio y los canales de TV han eliminado sus programas Chávez recibió en Trípoli, en noviembre, el Premio Gadafi de Derechos Humanos de opinión e informativos para no tener problemas con el Gobierno. Los medios tienen miedo de que el Gobierno les ponga una multa o los cierre y eso significa la ruina económica añade Benshimol. Los diputados chavistas también aprobaron la ley del Tribunal Supremo de Justicia, con la que designaron 49 nuevos magistrados leales a la revolución, según declaró el representante oficial Pedro Carreño. Así todas las decisiones del Tribunal Supremo serán a favor de Chávez. EPA Totalitarismo Con estas tres leyes se cierra el círculo de la arquitectura constitucional to- talitaria en Venezuela sostiene el jurista Asdrúbal Aguiar, para quien el objetivo del gobierno es criminalizar la disidencia Javier Elechiguerra, ex fiscal general, considera que la designación de los magistrados viola la Constitución... El Gobierno persigue callar a la sociedad con la recién aprobada ley de responsabilidad social y la reforma del código penal En cambio, los oficialistas William Lara y Carlos Escarrá sostienen que los nuevos magistrados harán una justicia más efectiva en el país y defienden la penalización de las protestas con la reforma del Código Penal. CHÁVEZ Y EL MIEDO CARLOS ALBERTO MONTANER H ugo Chávez ha comenzado a matar y a reprimir selectivamente. Hasta ahora los asesinatos- -y suman un centenar- -habían sido aleatorios. Se disparaba a la multitud desde un puente y caían bajo las balas veinte caraqueños desarmados. No había nada personal. El objetivo era matar a cualquiera. Eso ha cambiado. En los últimos días tres personas han sido asesinadas en sospechosos enfrentamientos con la Policía. Aparentemente, los agentes buscaban a los responsables de la muerte del fiscal Danilo Anderson, volado por medio de una bomba colocada en su automóvil. A esos hechos de sangre hay que agregar el acoso judicial a la oposición. Chávez les echa los fiscales y jueces a sus adversarios como quien azuza a los mastines en una cacería. Al alcalde del municipio de Baruta, Henrique Capriles Radonski, lo mantiene permanentemente ante los tribunales. Algunos de los jueces nombrados por el chavismo se han adiestrado previamente en el banquillo de los acusados. La relación más intensa del Juez 34 de Control Mikael Moreno con la ley ha sido defenderse de los dos homicidios con arma de fuego que le imputaron cuando era miembro de la policía. Fue precisamente este tremendo juez de esa tremenda corte quien dio la orden de allanamiento para que un nutrido destacamento de policías armados entrara inútilmente en busca de armas y explosivos en la Escuela Hebraica de Caracas, en el momento en que mil quinientos niños inocentes recibían instrucción. También, cómo no, era el momento exacto en que Chávez primero visitaba a los hermanos de Irán, y luego se desplazaba a Libia a recibir el prestigioso premio a los Derechos Humanos que anualmente otorga ese seráfico representante del mundo islámico llamado Gadafi. Era como si Chávez quisiera subrayar su permanente compromiso con el antisemitismo, patente desde su famosa carta de solidaridad a Carlos Ilich Ramírez, el Chacal preso en París por toda una vida dedicada al crimen motivado por el odio a Israel. Era como para recordar la siempre enérgica influencia que ha tenido sobre el teniente coronel el fascista argentino Enrique Ceresole- -muerto recientemente- teórico de la dictadura de corte libio como solución para los males de América Latina. ¿Por qué Chávez ha cambiado de táctica y enseña los dientes y muerde ahora con mucha más ferocidad? Porque necesita intimidar a sus adversarios. Tiene que paralizarlos de miedo para que obedezcan. Ya nadie puede sentirse seguro en Venezuela. En los cinco años que lleva en la Presidencia, Chávez se ha apoderado de los tribunales, del Parlamento, de las Fuerzas Armadas y de casi todos los Gobiernos regionales. Todavía le faltan los medios de comunicación y los sindicatos, pero todo se andará. Más para llegar a ese fin, primero tiene que atemorizar a los venezolanos. No hay dictadura sin obediencia y no hay obediencia ilegítima sin miedo. ¿Logrará su propósito? Es muy posible. Todo depende de cuánto daño esté dispuesto a infligirles a los venezolanos. Parece que no tiene límites. En realidad, algo debería hacer la comunidad internacional para frenar la escalada de violencia desatada por Chávez en Venezuela. Al fin y al cabo, este espasmo represivo es la consecuencia directa de una imperdonable injusticia internacional: la irresponsable legitimación de las fraudulentas elecciones del 16 de agosto por cuenta del ex presidente Jimmy Carter y del Secretario General de la OEA, César Gaviria. Al convalidar esa monstruosa estafa, el Centro Carter y la OEA desmoralizaron y desarbolaron a la oposición colocando todos los resortes del país en manos de Chávez. Luego se lavaron las manos y se fueron. Pero lo más grave no es siquiera eso: lo peor es que ese Chávez ensoberbecido y dispuesto a matar hará metástasis por toda América Latina. Lo veremos.