Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 20 12 2004 ABC Una madre palestina con su bebé, sobre las ruinas de su casa, destruida ayer por las excavadoras israelíes en el campo de refugiados de Jan Yunis, en Gaza REUTERS El Gobierno de coalición Sharón- Peres, en cuarentena por problemas legales Israel liberará a 170 presos palestinos a punto de cumplir sus condenas b La legislación hebrea no permite Los líderes árabes- israelíes, contra el servicio militar J. C. JERUSALÉN. Siguen, y no paran, los ecos manchados de sangre de la muerte de cinco soldados beduinos la pasada semana en un puesto militar de Gaza. Así, los líderes de la comunidad árabe- israelí (más de un millón de personas) han publicado un manifiesto en el que llaman a sus jóvenes a negarse a servir en el Ejército. El llamamiento se ha dirigido a los árabes- israelíes (musulmanes y cristianos, muchos de ellos beduinos) y a los drusos. Los primeros no tienen la obligación de alistarse en el Ejército, como los judíos (ellos, tres años; ellas, año y medio) los segundos, en cambio, sí. Los líderes de la comunidad árabe- israelí pretenden denunciar de este modo la desigualdad que, en su opinión, existe en la sociedad de Israel, donde en muchos aspectos son considerados y tratados como ciudadanos de segunda fila frente a la mayoría judía del Estado. Ante esta situación, muchos jóvenes árabes- israelíes deciden cumplir de forma voluntaria el servicio militar para hacer carrera en la vida civil tras haberla hecho en el Ejército. El problema, según los responsables de esta comunidad, es que muchos de ellos mueren en el intento. la existencia de dos vicepresidencias primeras y Simón Peres, uno de los elegidos, exige todo lo pactado o nada JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. No es verdad que una imagen valga más que mil palabras. Ni que mil palabras basten para ocultar una imagen. Ni que mil palabras y una imagen juntas sean suficientes para apagar el eco sordo, duro, rotundo, tozudo de los números. Números, imágenes, palabras sirven, entremezclados, para dejar una idea, no siempre nítida, de lo que ha sucedido, pasa y está por venir en un Oriente Próximo que algunos dibujan hoy con una media sonrisa. Palabras que explican cómo, pese a sus deseos nada disimulados, Ariel Sharón tendrá que esperar, quizás incluso hasta la semana que viene, para presentar de manera oficial su nuevo Gobierno de unidad nacional con los laboristas, puede también que con los ultraortodoxos del Judaísmo Unificado de la Torá. Problemas técnicos retrasan los plazos previstos. La ley no contempla dos vicepresidentes primeros. Simón Peres, uno de los elegidos, el otro puesto está reservado para Ehud Olmert, rotundo: O todo lo pactado o nada Números que dicen mucho más, en esta ocasión, que las palabras sueltas. Que dicen, por ejemplo, que el Gobierno hebreo ha aprobado la puesta en libertad, a comienzos de la próxima semana, de 170 presos palestinos, de los cerca de 8.000 que pueblan las celdas israelíes. De ellos, 120 de Al Fatah; ninguno con sangre en las manos; ninguno de Hamás o el Yihad Islámico; casi todos a sólo semanas o días de cumplir sus condenas. Palabras que sirven, en boca de las autoridades palestinas, para minimizar el gesto de Sharón hacia su nuevo amigo, Hosni Mubarak, después de que éste liberara hace dos semanas al espía israelí Azzam Azzam, tras 8 años en la cárcel y a falta de 7 para cumplir íntegra su pena. Imágenes que describen en el campo de refugiados de Jan Yunis, en Gaza, los daños sufridos por sus habitantes tras la operación militar Hierro naranja de poco más de 48 horas de duración. Además de los 11 palestinos muertos, de los más de 60 heridos, se han contado 39 casas demolidas, que daban cobijo a 200 personas. Cohetes sobre Sderot Números que no dejan lugar a dudas sobre el calvario que viven los residentes de Sderot, la ciudad israelí más próxima a Gaza, sobre la que ayer cayeron tres cohetes Qassam que hirieron a 8 personas; después de que otros 50 hayan caído en los últimos días sobre esta localidad y otras colindantes. Imágenes que dan buena medida del interés con el que la comunidad internacional se ha tomado las elecciones presidenciales palestinas del 9 de enero. Más de 40 observadores de la UE, dirigidos por el ex primer ministro francés Michel Rocard, comenzaron ayer su despliegue por Cisjordania para preparar todos los detalles para una supervisión correcta de los comicios. Se espera la llegada de un total de 260, sólo de la Unión Europea. Números, palabras, imágenes. Los mismos, las mismas que desde hace décadas visten de negro los dramáticos acontecimientos que se viven en un Oriente Próximo hoy con media sonrisa dibujada en su rostro malherido. La otra vicepresidencia primera está reservada para Ehud Olmert, delfín de Sharón y actualmente en el cargo Más de 40 observadores de la UE, encabezados por Michel Rocard, vigilarán las elecciones palestinas el 9 de enero