Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LUNES 20 12 2004 ABC Nacional Quería atentar porque España estaba contra los musulmanes desde la guerra de Irak Dos de los principales imputados en el 11- M revelan en sus declaraciones los planes de El Tunecino policial y judicial de Basel Ghalyoun y Fouad el Morabit. Éste relata cómo la amenaza de atentar en España ya la había oído en Marruecos NIEVES COLLI NATI VILLANUEVA MADRID. Sus testimonios coinciden. El marroquí Fouad el Morabit Amghar y el sirio Basel Ghalyoun, encarcelados por el 11- M, declararon que España era objetivo desde la guerra de Irak Los dos señalan al tunecino Serhane ben Abdelmajid- -muerto en Leganés- como el planificador de la matanza en la que murieron 192 personas. Y afirman haberle oído decir que iba a cometer un atentado en España porque España estaba en contra de los musulmanes por la guerra de Irak Estas revelaciones están contenidas en los testimonios que prestaron ante la Policía y el juez Juan del Olmo. A ellos ha tenido acceso ABC. Fouad el Morabit (nacido el 3 de septiembre de 1975 en Nador, Marruecos) fue encarcelado el 7 de abril después de haber sido puesto en libertad en dos ocasiones. La tercera vez que fue detenido, el magistrado ordenó su ingreso en prisión una vez comprobado, gracias al rastreo de llamadas teléfónicas, que el mismo día de los atentados, el 11 de marzo, mantuvo una conversación con El Tunecino El Morabit, que vino a España en 1999 para cursar estudios universitarios, en su declaración ante la Policía afirma que Serhane Abdelmajid, al que define como un radical islámico le dijo que en Madrid iba a ocurrir algo fuerte También agregó que había oído amenazas así en Marruecos, aunque no precisó en qué círculos. En concreto, El Morabit dice en su testimonio que El Tunecino solía comentar entre las personas de su entorno que España era objetivo desde la guerra de Irak Esta afirmación también la efectuó Basel Ghalyoun en la declaración que hizo ante la Policía. El sirio centró, igualmente, sus acusaciones en El Tunecino al que escuchó decir que quería cometer un atentado porque España estaba en contra de los musulmanes por la guerra de Irak Además de estos planes, Ghalyoun afirmó que eran frecuentes las conversaciones en las que Serhane Abdelmajid b ABC accede al testimonio manifestaba su apoyo a los atentados del 11- S en Estados Unidos. El Morabit y Ghalyoun, que compartían piso en la calle Virgen del Coro de Madrid, confirmaron en sus testimonios que conocían a Osman Rabei el Sayed, El Egipcio recientemente entregado por Italia para que sea juzgado en España por su relación con los atentados de los trenes de la muerte, de los que se confesó planificador en unas conversaciones intervenidas por la Policía italiana. Un amplio dispositivo policial trasladó a los cuatro marroquíes desde Lanzarote a Madrid Llamada de Trashorras Además de El Tunecino El Egipcio y Basel Ghalyoun, El Morabit confesó que conocía a Rifaat Anouar Asrih, otro de los siete suicidas de Leganés. Sobre éste, ha declarado que la última vez que lo vio fue el mismo día de los atentados y que le manifestó que se quería ir a Granada En esta provincia, concretamente en la localidad de Albolote, Abdenbi Kounjaa y Rachid Oulad- -también se quitaron la vida en Leganés- -alquilaron el pasado 6 de marzo una vivienda que los integrantes de la célula terrorista pensaban utilizar como refugio una vez perpetrados los atentados, pero no lo llevaron a la práctica por circunstancias que aún se desconocen. Ante la Policía, El Morabit también afirmó que la llamada que desde su teléfono móvil se hizo al de José Emilio Suárez Trashorras- -ex minero asturiano que suministró a los terroristas la Goma- 2- -no la realizó él, sino Rifaat Anouar Asrih. Sin contacto con El Chino Por su declaración, puede deducirse que El Morabit quiere quedarse al margen del sector de la célula que intervino en la adquisición de los explosivos con los que se confeccionaron las bombas. De hecho, el marroquí dice que no ha tenido contacto con su compatriota Jamal Ahmidan, El Chino el terrorista que negoció con Suárez Trashorras la compra de la dinamita y detonadores y el que transportó el material, junto a otros dos islamistas, desde la mina Conchita a la casa de Chinchón. El Morabit insiste en su testimonio en que no mantuvo contactos con El Chino Así, afirma que las dos llamadas, una a las seis de la tarde y otra diecinueve minutos después, que efectuó Jamal Ahmidan a su teléfono el mismo 11 de marzo no fueron atendidas por él. Precisó que el destinatorio era Rifaat Anouar Asrih. Asimismo, dijo que el número de su móvil sólo lo podían conocer Rifaat y Serhane (El Tunecino) En cuanto a su amigo Basel Ghalyoun, el Morabit niega que el día 11 de marzo estuviera en la estación de Alcalá de Henares, lugar donde los terroristas colocaron las bombas en los trenes de cercanías. Sin embargo, la Policía cuenta con el testimonio de una persona que ha reconocido a Ghalyoun como uno de los autores materiales de la matanza. Al Morabit, en su declaración, dice que vio al sirio el mismo día de los atentados entre las diez y las once de la mañana. Islamistas detenidos en Francia y Bélgica vinculan al jefe de la célula de Lanzarote con el 11- M ABC MADRID. Islamistas detenidos en los últimos meses en Francia y Bélgica han vinculado al marroquí Hassan El Haski, líder en Europa del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) detenido en Lanzarote, con los atentados del 11- M. Además de estas acusaciones, un juzgado de primera instancia de Bruselas emitió una comisión rogatoria por la presunta relación de El Haski en la matanza, medida adoptada tras escuchar testimonios de varios integristas arrestados en territorio belga. La Policía holandesa también estaba interesada en capturar al marroquí al considerar que podría estar vinculado con el asesinato del cineasta Theo Van Gohg, cometido el pasado 2 de noviembre en Amsterdam. No obstante, ayer, un portavoz de la Fiscalía holandesa, en declaraciones a la agencia Reuters, aseguró que el nombre de Hassan El Haski es desconocido para nosotros El marroquí fue detenido el pasado viernes por orden de los jueces de la Audiencia Nacional Juan del Olmo y Baltasar Garzón junto a otros tres individuos que también formarían parte del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) al que se atribuye la autoría de los atentados de Casablanca (Marruecos) cometidos en mayo de 2003. Colaboración con Francia Esta operación ha sido fruto de la colaboración entre policías europeas, entre ellas la francesa. En octubre, tras una reunión previa de José Antonio Alonso, ministro del Interior, con su colega francés, el director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, acordó con su homólogo galo, Michel Gaudin, reforzar la colaboración bilateral para identificar a presuntos muyahidines sobre todo procedentes de Afganistán y Chechenia. Al parecer, Haski estuvo en un campo de entrenamiento afgano.