Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20 12 2004 Opinión 5 Voz de ángel Así la definió el legendario Toscanini. Renata Tebaldi, fallecida ayer a los 82 años, es uno de los nombres imprescindibles de la ópera. Con Maria Callas, marcó una época en las décadas de los cincuenta y sesenta, especialmente por la enconada pelea de sus respectivos admiradores. Pero fue, sobre todo, una soprano exquisita capaz de elevar a la categoría de arte el sonido de la voz humana. El Consejo por montera Las recomendaciones del Consejo de Estado, que aconseja que las uniones homosexuales estén fuera de la institución matrimonial, sólo le van a servir al Gobierno para acelerar la tramitación de la reforma del Código Penal. Menos mal que ésta iba a ser la legislatura del consenso y del diálogo, del escuchar a todos según dijo Zapatero en su discurso de investidura. A todos... los que digan lo que el Ejecutivo quiere oír, pues si ése es el trato que recibe el órgano supremo consultivo del Gobierno, cabe imaginar lo que a estas alturas queda del talante: a elegir entre cero y nada. Migración Retirado de la primera línea política desde hace meses, últimamente Francisco Álvarez Cascos sólo regresa a los medios para marcharse de algún lado. Las disputas internas del PP de Gijón le han hecho emprender un movimiento migratorio de militancia hacia otra junta local popular. Asturias, aunque parezca paradójico, sigue siendo su asignatura pendiente. QUIRÚRGICO RESCATE DEL PASADO ALBERTO SOTILLO EPA Cirugía estética en Israel. Víctor Yúshenko, líder opositor ucraniano, se someterá a una operación de cirugía estética con la que tratará de recuperar el aspecto que tenía antes de que fuera envenenado con dioxinas en los meses previos a la celebración de las elecciones presidenciales de su país, que habrán de repetirse el domingo próximo tras el fraude masivo registrado en los anteriores comicios. La operación tendrá lugar en una clínica privada de Israel. En la imagen, Yúshenko, junto a su hija, en la celebración del día de San Nicolás, en Kiev. ÍCTOR Yúshenko, líder de la oposición en Ucrania, era un hombre apuesto y un líder carismático. Era un economista fiable y un personaje de imagen suave en un país de rostros políticos hoscos y maltratados. El envenenamiento que sufrió antes de las previas y fraudulentas elecciones no acabó con su vida ni con su reputación de solvencia, pero le ha arrasado su imagen física. El envenenamiento con dioxinas le causó secuelas que parecen provocadas por una exagerada intoxicación alcohólica, lo que provocó en su momento rumores no menos envenenados sobre el origen de lo que entonces se llamaba misteriosa enfermedad Yúshenko quiere recuperar ahora su antigua imagen. Y no es para menos. Estamos habituados a las intrigantes historias de delincuentes internacionales, que se someten a una operación de cirugía estética para hacerse con un rostro nuevo y borrar cualquier huella de su pasado. Yúshenko, en cambio, anhela lo contrario. Va a someterse a una operación de cirugía en Israel con la esperanza de recobrar el rostro que le robaron sus envenenadores y de volver a ser el que era antes de tan turbia conjura. Yúshenko fue el economista que enderezó las cuentas de Ucrania tras el caos que siguió a la caída de la URSS. El hombre que dotó a su país de una moneda de verdad, para que en su país no se siguieran usando aquellos humillantes cupones que valían menos que el dinero del palé. El presidente ucraniano, Leonid Kuchma, el hombre que mejor resume en sí los misterios del viejo régimen, lo protegió al principio e intentó hundirle cuando se le hizo rebelde. Aquella ruptura es uno de los principales activos para que Yúshenko se convierta ahora en nuevo presidente. Pero la política es muy dura en Ucrania y, por atractiva que parezca ahora su opinión política, Yúshenko va a necesitar también mostrar su mejor cara para hacer tragar los sacrificios que exigirá el enderezamiento de su país. V