Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Los domingos DOMINGO 19 12 2004 ABC LAS CATEDRALES DEL CONSUMO JULIÁN DE DOMINGO MARTA TRAVESSET Ana, Victoria y Conrado Teleoperadora, trabajadora de la hostelería y vigilante de seguridad Montse y Mercé Fraile Amas de casa Somos clientes habituales porque aquí tienen la mayoría de las cosas que buscamos Venimos aquí cuando quedamos. En algún caso, incluso, hasta cuatro veces a la semana Un grupo de jóvenes juega a los bolos. Una ama de casa compra en el supermercado. Una pareja saca las entradas para el cine. El mercado como lugar al que se va a comprar es una reliquia. Los nuevos centros comerciales son un traje hecho a la medida de las necesidades del consumidor. Algunas de las vidas que aquí quedan retratadas tienen estos espacios como centro de operaciones Vidas alrededor de los escaparates tos días no hay tregua. Apenas queda aire en un océano de bolsas, paquetes, cenas de amigos, listas de regalos y brindis al sol. Los grandes centros comerciales son un hormiguero en el que nadie se pierde. En medio del trajín, algunos de los habitantes de estos espacios cuentan sus razones. Es Nuevo Centro Valencia No falto ningún día. Me encanta ir de compras Manolita trabaja como administrativa pero su horario es flexible, lo que le permite poder disfrutar de su actividad preferida: ir de compras. Para ello, utiliza los centros comerciales, donde puede estacionar su vehículo cómodamente para después entregarse sin agobios a un maratón de tiendas. Esta vez ha elegido Nuevo Centro (más de 200 establecimientos y 1.300.000 personas mensualmente) aunque reconoce que también va al Centro de El Saler, o a Gran Turia. Confiesa, mientras carga multitud de bolsas, que casi todos los días pasa unas dos horas mientras adquiere ropa, complementos, calzado, bisutería, joyería... Suele ir acompañada de sus hijas, que han heredado su afición, visita unas cinco tiendas y gasta hasta 300 euros. Hago la compra en el supermercado, recargo el móvil, revelo las fotografías y desayuno, como o meriendo sin salir de un espacio limitado señala. Lo mismo opina María Ángeles. Ella no va a diario, pero asegura que cuando lo hace suele pasar todo el día. Por la mañana doy una miradita luego se va a comer y por la tarde se dedica a comprar lo que ha seleccionado. Nuevo Centro también se nutre a diario de enfermeras y familiares de pacientes de los centros sanitarios de las inmediaciones. Lidia trabaja en el Hospital La Fe y como vive fuera de Valencia aprovecha cuando no tiene guar- dia para realizar sus compras. Josefa se desplaza todas las mañanas desde Algemesí, a unos 30 kilómetros de la capital, para que su marido siga un tratamiento en el Instituto Valenciano de Oncología. Como él ingresa a las siete y ella no puede acompañarle, pasa el día entre escaparates, hasta que le recoge a las seis de la tarde. también realizan algunas compras o se sientan a charlar relajadamente mientras se toman algo en una de las cafeterías o restaurantes de este espacio. Área Central Santiago de Compostela Palacio de Hielo Madrid Diagonal Mar Barcelona Es un club urbano para pasar un rato agradable Aunque los pasillos de Área Central, en Santiago de Compostela, se encuentran habitualmente congestionados, la realidad es que la mayoría acude a ellos más como punto de esparcimiento que a realizar compras. Es un club urbano para pasar un rato agradable. Santiago Palacios Rodríguez y Marta Ternero Núñez lo tienen claro. Es la mejor opción porque concentra comercio, servicio y entretenimiento, con lo que las necesidades del cliente están plenamente satisfechas. Y además, ya se ha roto el mito de que los precios son mayores que en las tiendas de la calle, lo que ha propiciado que gane peso Esta pareja aprovecha todos los servicios del establecimiento. Acuden a los multicines, principalmente a ver películas románticas; comen o cenan en el Mc Donalds al menos dos veces al mes, quedan con sus amigos en alguna de las cafeterías del interior del local y, como ambos son muy coquetos, cuando toca pasan por el centro de peluquería y estética. Ella, que es sevillana, reside en la capital de Galicia desde el pasado verano y dice estar encantada Conoció a su novio, gallego, diploma- Venimos al cine, a la bolera, a tomar algo Beben cerveza, 2,20 euros el botellín, y juegan a los bolos, en la tercera planta del Palacio de Hielo de Madrid. Han llegado a las tres de la tarde y, probablemente, se quedarán hasta las nueve, un miércoles de esos que estorban en mitad de la semana, un día libre en el que no sabes qué hacer y vienes aquí, a pasar la tarde Los hermanos Santos, Ana y Conrado, de 21 y 22 años, y Victoria, de 27, conocen a fondo casi todos los grandes centros comerciales de la Comunidad. Los recitan de memoria: Parque Corredor, Plaza Norte, Príncipe Pío, Xanadú, M- 40... Uno de los dos días que libran a la semana apuntan a alguno de esos destinos. Luego, se quejan un poco He venido con cincuenta euros y ya no tengo un céntimo- -dice Conrado- Todo es muy caro pero a renglón seguido reconocen que encontramos todo lo que necesitamos, cines con muchas salas para elegir, una pista para patinar o para jugar a los bolos, bares para picar algo, tiendas, y sin movernos del mismo sitio Está todo a mano y no tengo que dar vueltas Mercé y Montse Fraile son hermanas y cada vez que quedan suelen ir a Diagonal Mar. Nos las hemos encontrado con el hijo de Mercé, sentadas en una terraza tomando un batido. Hoy hemos venido a una reunión que organiza una tienda infantil y estamos haciendo tiempo aseguran las hermanas Fraile. Mercé vive muy cerca de esta gran superficie comercial y suele ir tres o cuatro veces cada semana. Normalmente vengo a comprar. Me gusta comprar ropa, y comida cuando necesito llenar la nevera. En cambio, mi marido muchas veces queda aquí con los amigos para ver una película, le gusta este cine porque tiene muchas salas explica Mercé. Uno de los motivos por el que estas dos hermanas frecuentan el centro comercial es que hay de todo y. además, está junto, así que no tenemos que dar muchas vueltas Según ellas, estos megacentros han solucionado el conflicto que suponía decidir qué hacer. Ahora quedan y se van a dar un paseo por Diagonal Mar, donde