Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad DOMINGO 19 12 2004 ABC La joya de la corona mongola, un embrión de Oviraptor (se alimentaba de los huevos de otros animales) fue hallada en 1993 en el interior de un huevo no eclosionado Aprietas un botón y te trasladas a la Era Mesozoica. Esta máquina del tiempo se llama Gobissauros es la exposición itinerante de dinosaurios más grande del mundo y hace parada en Vigo. En el viaje, el hombre no deja de buscar respuestas a su propia existencia El desierto de los gigantes TEXTO: ÉRIKA MONTAÑÉS FOTOS: MIGUEL MUÑIZ VIGO. Zona remota en el suroeste de Mongolia. 65 millones de años atrás. Los continentes se repudian y su eterno proceso de divorcio ya se ha desatado. Es un hecho. En el desierto del Gobi se dibuja un clima semiárido zigzagueado por colinas de arenisca rojiza donde decenas, centenares de familiares del sufijo -saurus pueblan la península asiática con el orgullo ensalzado por una hegemonía irrefutable. De repente... Vigo. 65 millones de años después. El hombre se sigue aferrando a las reliquias conservadas del pasado para rellenar el hueco que ni la ciencia ni la memoria osan cubrir. El enigma de la última extinción masiva sobre la tierra colea, y el visitante de la mayor exposición itinerante de restos fósiles del mundo- Gobissauros -busca en cada diente, en cada garra, la licencia para dar forma a una laguna biológica que le proporcionaría los argumentos necesarios para encontrar su propia realidad. El ser humano se resiste a representar un eslabón más, aun pese a ser consciente de que la cadena no nace, ni siquiera, en Vigo. Parece que los alardes cinematográficos de la era contemporánea no han El Gobi, la mina más rica del mundo Desde que en la década de los 20, el americano Roy Chapman Andrews comandase la primera expedición con final feliz al desierto del Gobi, se cuentan por centenares las incursiones con fin paleontológico que ha vivido este vasto terreno. Los hallazgos han sido sustanciales y las aportaciones científicas, inenarrables. Pero... ¿a qué se debe la extraordinaria preservación en este arenal? El paleontólogo portugués Octávio Mateus, asesor de Gobissauros señala que las zonas pantanosas (y el Gobi lo era, aunque sólo en parte, en la era Mesozoica) son las que resultan más apropiaRUSIA MONGOLIA Beijing Desierto del Gobi CHINA TAIWAN BIRMANIA LAOS 1,000 km das para que se produzca una óptima fosilización de los huesos. Sin embargo, con el devenir de los tiempos y una vez fosilizados los restos, son los desiertos (con poca gente, poca vegetación, menos proclives a la descomposición y con estratos geológicos más superficiales) los ecosistemas más idóneos para una conservación excelente. sabido henchir el apetito (humano) de conocimiento de sus predecesores (animales) en el dominio del mundo. Los más de 4.500 metros cuadrados habilitados en el recinto del Instituto Ferial vigués para que el Pinacosaurus, el Psittacosaurus o los Protoceratops se encuentren como en casa encarnan el revival evolutivo más rememorado. Prueba del beneplácito que estos especímenes hallan en la muestra es que ya han permitido que tres millones de personas- -en su periplo por países europeos- -y más de 20.000 diarias- -desde que abriese sus puertas en Galicia el pasado 2 de diciembre- -paseen entre ellos e, incluso, se atrevan a acariciarlos. Es entonces cuando aficionados, interesados, esporádicos viajeros, y sobre todo niños, sonríen. A escasos metros y blandiéndose entre las fieles recreaciones de la flora mesozoica, los vestigios de algunos de sus parientes concitan la atención de paleontólogos y expertos por su calidad de ejemplares únicos en el mundo y por su preservación desafiante a los tiempos. Es el caso del único embrión de un Oviraptor identificado que exis (Pasa a la página 57)