Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DOMINGO 19 12 2004 ABC JAIME RAVINET Ministro de Defensa de Chile La derecha chilena se ha desmarcado del legado histórico y de la figura de Pinochet SANTIAGO DE CHILE. El abogado Jaime Ravinet fue alcalde de Santiago, la capital de Chile, durante diez años, desde que terminó la dictadura militar y comenzaron los gobiernos civiles que lideran una coalición de partidos donde está el suyo, la Democracia Cristiana. Recién llegado al gabinete presidencial en el año 2000, el socialista Ricardo Lagos lo nombró ministro de la Vivienda. Desempeñó ese cargo el primero de octubre pasado, cuando tuvo que reemplazar a la socialista Michelle Bachelet, que dejó el gobierno para iniciar su carrera presidencial. En menos de tres meses, Ravinet se ha instalado en el Ministerio de Defensa, donde le ha tocado elaborar los nuevos presupuestos para las Fuerzas Armadas, preocuparse de las tropas chilenas que están en misión de paz en Haití, acelerar el proceso de modernización de su cartera y, aunque piensa que la transición de la dictadura a la democracia ha terminado, afrontar las causas pendientes y heredadas del régimen militar de Augusto Pinochet, que una y otra vez golpean a las puertas del gobierno del que forma parte. En estos tres meses, Pinochet perdió su inmunidad de ex gobernante por el crimen del general Carlos Prats, antecesor de Ravinet, asesinado en 1974 en Buenos Aires, y además está procesado por diez crímenes en el marco de la Operación Cóndor, mientras espera una investigación sobre su fortuna. Al ministro Ravinet también le ha correspondido hablar con las Fuerzas Armadas acerca del informe que dio cuenta de la extensión y el uso sistemático de la tortura durante la dictadura militar. Han sido meses duros de trabajo para el ministro de Defensa chileno. -El actual jefe del Ejército, general Juan Emilio Cheyre, expresó su preocupación por el último procesamiento del general Augusto Pinochet por la Operación Cóndor, ¿cómo ha sido percibida esta decisión judicial en las Fuerzas Armadas? -Sí, pero es una preocupación legítima que tiene que ver con el estado de salud del general Pinochet, ya que éste fue comandante en jefe de su institución durante mucho tiempo. No fue su intención- -y en eso fue bastante claro- -cuestionar una resolución de un poder del Estado democrático. -Y estas resoluciones judiciales, ¿cómo impactan en los militares? -Me imagino que muchos de ellos deben recibirlas con dolor o preocupación, pero en un sistema democrático nadie está por encima de la ley, existe independencia de los poderes y quien se sienta agraviado por resoluciones judiciales tiene mecanismos que accio- Es importante que la opinión pública española sepa que acá hicimos la transición con el ex dictador vivo y no muerto, que el proceso ha tenido tropiezos, pero ha sido exitoso POR LIBIO PÉREZ CORRESPONSAL FOTO: EFE Jaime Ravinet, ministro de Defensa chileno EFE Pinochet, hospitalizado tras un desmayo El ex dictador chileno, Augusto Pinochet, de 89 años de edad, fue internado ayer en el Hospital Militar de Santiago tras sufrir un desmayo al mediodía en su casa de La Dehesa. El doctor Lionel Gómez Serey, director del centro, afirmó que Pinochet había sufrido un accidente cerebro vascular del que se halla recuperado, aunque permanece ingresado en el centro bajo observación El general debe comparecer esta semana ante el tribunal que instruye el sumario por los crímenes de la Operación Cóndor. nar, como los recursos de amparo y otros. Y a nosotros, como gobierno, tampoco nos compete reaccionar ante lo que hagan los tribunales. -Durante toda la década de los 90 cada resolución judicial sobre las causas pendientes de derechos humanos generaba inquietud y, a veces, franca molestia en las Fuerzas Armadas; sin embargo, esa respuesta ha ido bajando en intensidad, ¿cómo ha sido este tránsito? -Es que el objetivo de tener más verdad y justicia ha sido crecientemente aceptado y socializado en Chile. Lo que antes era una noticia extraordinaria hoy es normal, quien se siente agraviado tiene los tribunales y éstos van dictando sus resoluciones dentro de sus atribuciones. Uno puede o no sentirse afectado por un fallo judicial, pero eso es normal en democracia y no es un conflicto político ni institucional. -Eso tiene mucho que ver también con el largo y paulatino proceso de debilitamiento político de Pinochet... -Una persona de 89 años de edad y con un estado de salud precario- -dictaminado así por los tribunales ingleses y la Corte Suprema de Chile- -ha perdido todo su peso político. La derecha, con Joaquín Lavín a la cabeza, se ha desmarcado de su legado histórico y su figura, por tanto evidentemente hoy no es un actor político. -Aparte del apoyo que recibió de la derecha y del respaldo corporativo de las Fuerzas Armadas... -Espere, creo que no ha recibido ningún apoyo corporativo ni de las Fuerzas Armadas y el Ejército. Él tiene sus abogados y se defiende; veo que hay mucha más identificación con él del personal en retiro que de los militares activos. -Quería decir que el apoyo que haya tenido Pinochet también se ha debilitado tras el descubrimiento de las cuentas secretas que tenía en Estados Unidos... -Eso ha sido un impacto para Chile entero, al punto que ha dejado sorprendida incluso a parte de su familia. El descubrimiento del Senado de Estados Unidos es sin duda sorprendente, pero su acreditación y el origen de esos dineros será algo que investiguen los tribunales chilenos. -Es muy probable que Pinochet afronte un nuevo juicio, esta vez por el asesinato de su antecesor, el general Carlos Prats. El juez de la causa- -por la que Pinochet también perdió su inmunidad- -dice que falta muy poco para cerrar la investigación, ¿cómo encaja esto el Ejército? -Independientemente de la opinión política que yo pueda tener, prefiero no transformarme en un opinólogo de las resoluciones judiciales. Como ministro de Defensa no estoy a cargo de esas causas y las instituciones con las que trabajo están fuera de estas situaciones. -Está bien, pero el Ejército ha reivindicado la figura del general Prats... -Eso ha sido un acto muy importante y valiente del Ejército, ha restituido el honor de su ex comandante en jefe, como también lo hizo con el general René Schneider (N. de la R. antecesor del general Prats, asesinado en octubre de 1970 por un comando de extrema derecha para impedir que el socialista Salvador Allende llegara al poder) Estos son hechos que muestran un Chile reconciliado. Pinochet no es el centro de todo; Chile tiene un proceso institucional democrático que se está consoli-