Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 19 12 2004 ABC PAUL JOHNSON Historiador España es un pueblo de coraje, su papel no es el de mísero satélite de Francia Prestigioso observador de la historia, Paul Johnson cree que el terrorismo internacional comienza a estar de retirada gracias a la implacable acción de Bush, y vaticina que en veinte años el Islam experimentará una modernización. A España le pide que vuelva a mostrar coraje TEXTO: EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Una treintena de libros, entre ellos obras fundamentales como Tiempos modernos La historia de los judíos o la más reciente Una historia del pueblo americano avala al inglés Paul Johnson como profundo observador de las tendencias que toma la historia. A sus 76 años, Johnson sigue con igual interés que siempre los acontecimientos internacionales, incluso con más pasión si cabe. De evolución heterodoxa- -de una juventud izquierdista pasó al deslumbramiento por Margaret Thatcher y ahora a una admiración por la persona de Tony Blair- Johnson es una de las voces más claras del pensamiento liberalconservador. Acérrimo defensor de George Bush, fustiga a los intelectuales occidentales por un antiamericanismo que considera consecuencia de su poco aprecio por la democracia. Johnson recibe a ABC en su casa del barrio londinense de Bayswater con un God bless Spain ¿Dios bendiga a España? -Sí, su país debe estar en guardia. Me sorprendió mucho la conducta de España tras el terrible atentado de Madrid 11- M La reacción de los españoles me preocupó mucho. Espero que sea una cosa temporal y que el pueblo español recobre el temple, porque debemos mostrar un gran coraje ante ese tipo de males en el mundo GEORGE W. BUSH Es un líder muy fuerte y resuelto. Guste o no, Estados Unidos es una especie de Policía mundial para un mundo peligroso y violento ANTIAMERICANISMO Es como el antisemitismo, no es racional; además, serlo no significa sólo ser racista sino también ser antihumanidad, porque EE. UU. es un microcosmos De Thatcher a Blair Comprometido con el laborismo en los años sesenta y setenta, Paul Johnson trabajó entre 1955 y 1970 en la publicación política de izquierdas New Stateman que dirigió en los últimos seis años. El inmovilismo sindical le llevó a admirar la valentía de Margaret Thatcher por romper el control social de los Trade Unions y se apuntó, no al Partido Conservador, sino al thacherismo, de forma que no quiso saber nada de John Major. La determinación de Thatcher la ha visto en Tony Blair, sobre todo en política internacional. Aunque lamenta que Blair nunca lee un libro aprecia de él su integridad Para Johnson, el valor supremo es la libertad y la democracia; en eso explica su pasión por EE. UU. y su apoyo a George Bush. Este complejo recorrido de simpatías políticas sirve para explicar la propia independencia de un periodista- historiador que siempre ha expresado sus ideas a bocajarro, opuestas muchas veces a lo políticamente correcto de la dominante intelectualidad de izquierdas, a la que dedicó un destructivo libro, Los intelectuales El hecho de ser un católico en un país de mayoría anglicana también ha contribuido a formar un carácter indómito que ahora procura atemperar. Ha decidido no embarcarse en más diatribas porque a su vejez no desea ganar más enemigos. Así, su último libro, The Vanished Landscape se pierde en los años de su infancia. y que después retirara sus tropas de Irak, porque si tuviera que citar al pueblo con más coraje de Europa, diría sin ninguna duda que el español. Creo que la historia de España es sobre todo una historia de coraje. Y que los españoles, tras el atentado, dieran ese giro fue una terrible sorpresa para mí. Me preocupó mucho. Espero que sea una cosa temporal y que el pueblo español recobre el temple, porque debemos mostrar un gran coraje ante ese tipo de males en el mundo. Es muy importante que España juegue un papel de liderazgo en la lucha contra el terrorismo internacional. Amo a España y a los españoles, siempre he encontrado su historia inspiradora y quiero que España participe en el liderazgo de Europa. -El nuevo Gobierno español ve las cosas de manera muy distinta a como las veía el de José María Aznar. -Mire, yo no quiero criticar a España, porque estoy convencido de que esto es algo temporal. No tardarán en cambiar. España es un gran país y su papel no es el de jugar de mísero pequeño satélite de Francia. -Aznar fue un estrecho aliado de George Bush, a quien muchos españoles critican. Usted, en cambio, ha escrito que Bush es mucho más inteligente de lo que su imagen o la Prensa sugieren y que es el presidente que América necesita -Los próximos cuatros años veremos un liderazgo muy seguro en el mundo, por cuatro motivos. Uno es que Bush es un líder muy fuerte y resuelto. Guste o no, EE. UU. es una especie de Policía mundial. Vivimos en un mundo muy peligroso y violento a causa del crimen internacional. Y es muy importante tener una Policía fuerte y democrática. Bush tiene una gran determinación. La última vez que hubo un presidente débil, Clinton, es cuando el terrorismo internacional hizo considerables avances. ¿Sugiere que la debilidad de la Administración Clinton permitió el aumento del terrorismo internacional? -Sí, y el resultado fue la destrucción de las Torres Gemelas. Un ataque así nunca había sucedido. Ocurrió con Bush como presidente, pero la prepara- ción vino de antes. En la enumeración que hacía, el segundo punto a favor de Bush es que tiene un Gobierno fuerte, que será aún más poderoso y decidido en su segundo mandato. Tercero, pienso que Bush aprecia la importancia de contar con aliados en los que realmente confíe. Es muy afortunado de tener a Tony Blair, que en asuntos internacionales es tan determinado y obstinado como el presidente norteamericano. Cuarto, creo que es importante un presidente que cree en la democracia y en su extensión. -Pero estar en desacuerdo con Bush no es estar contra la democracia. -No en el caso de los votantes de EE. UU. pero siempre he notado que los intelectuales occidentales que odian a EE. UU. y a Bush, tanto los norteameri-