Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 18 12 2004 Los sábados de ABC 121 GENTE Los Beckham contratan a un mayordomo para que les abra los regalos de Navidad Los Beckham serían el colmo del esnobismo si finalmente se confirma la información que publica la prensa inglesa, según la cual el futbolista y su esposa, Victoria Adams, habrían contratado a un mayordomo, por 1.600 euros al día, para que se dedique sólo a abrir los regalos de Navidad que recibe la famosa pareja. Sin embargo, conviene tomar estas informaciones con cierta cautela, ya que bien es cierto que el matrimonio (que hace suyo el lema de antes muertos que sencillos) acaba de quedarse sin servicio y bien podría ser un sustituto del anterior mayordomo (David John Giles- Larkin) quien harto de aguantar las exigencias y los malos modos de Victoria dejó plantada a la pareja. No obstante, la prensa inglesa insiste en que el pánico se apoderó del matrimonio cuando se encontraron sin servicio y con la Navidad en ciernes, y recalca que la labor exclusiva de este nuevo empleado del hogar es desempaquetar y desempaquetar y vuelta a empezar. EN SU PUNTO BEATRIZ CORTÁZAR Alicia Koplowitz y el duque de Huéscar, una amistad que se remonta a sus años de juventud El hecho de que el duque de Huéscar acudiera días atrás a la entrega del premio Montblanc a Esther Koplowitz, como mujer directiva del año, y el hecho de que el mayor de la duquesa de Alba haya coincidido en alguna cena con Alicia Koplowitz ha hecho que más de uno y más de dos propagasen el rumor de que entre ambos hubiera algo más que una bonita amistad. Tanto Carlos Fitz- James Stuart como Alicia Koplowitz se encuentran divorciados de sus respectivos matrimonios (él, de la sevillana Matilde Solís, con quien tiene dos hijos; y ella, del empresario Alberto Cortina) y esa carta de libertad que da ese estatus ha sido la base para que se hablara de un presunto noviazgo de la empresaria y el aristócrata, que se queda en eso, en presunto, puesto que fuentes muy bien informadas me aclaran y aseguran que lo suyo es una amistad que se remonta a sus años de juventud, cuando coincidían en bailes y fiestas, y cuando algunos quisieron que aquella relación fuera a más sin lograr su propósito. Sería, desde luego, una pareja de lo más cotizada en el mercado del corazón. Ella, Alicia Koplowitz una de las mujeres más ricas del país; él, uno de los aristócratas con más pedigrí, no en vano es el heredero del ducado de Alba. Además, y por seguir con este supuesto, da la casualidad de que la hermana de Alicia, Esther Koplowitz, también se divorció años atrás del empresario Alberto Alcocer (primo de su cuñado) y hoy está felizmente casada con un Grande de España como es el marqués de Cubas. Sería gracioso que al final el destino de las hermanas fuera tan similar. Una marquesa y la otra duquesa. De Cubas y de Alba. Ahí es Duque de Huéscar nada. Pero insisto en que todo son especulaciones y rumores, que no van a buen puerto dado que me insisten en que no hay nada de nada. Es más, puestos a aclarar, me aseguran que Alicia Koplowitz es muy amiga de Huéscar, pero que últimamente acude a cenas y reuniones con el ex marido de una de las mejores amigas de los Duques de Lugo. Como se ve, todos muy buenos amigos y todos de un mismo círculo social donde es fácil coincidir (entre ellos) sin que eso signifique nada. La Infanta Elena vuelve a la competición. Acompañada de sus dos hijos y su marido, Jaime de Marichalar, la Infanta Doña Elena ha vuelto a la competición internacional en el Concurso de Saltos Internacional, categoría cinco estrellas, que se disputa en las instalaciones del Centro Hípico Casas Novas, las mismas que mandó construir el empresario Amancio Ortega, dada la pasión que su hija Marta siente por la hípica. Doña Elena saltó con sus dos caballos Néctar y Smart, consiguiendo clasificarse con el segundo en el décimo puesto. Los Beckham ya pueden volver a sonreír Britney Spears, fétidos problemas a muchos pies de altura La noticia más ordinaria que se podía dar (después del eructo de Penélope Cruz en un anuncio, aunque aquello era ficción) la ha protagonizado la inefable Britney Spears, que ha mostrado su faceta menos glamurosa y más vulgar. Acompañada por su flamante marido, Kevin Federline, la princesa del pop se descalzó en un vuelo comercial, pero el olor de sus pies o zapatos (o de las dos cosas) era tan insoportable que a punto estuvo de organizase un motín a bordo. El pasaje se quejó a la tripulación y una azafata tuvo que amonestar a la ¿diva? pidiéndole que se volviera a poner los zapatos, según informa The Sun Cuando la azafata le explicó los motivos por los que debía ponerse los zapatos, simplemente se puso roja y obedeció a la petición. Britney