Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
114 Los sábados de ABC SÁBADO 18 12 2004 ABC TRADICIONES RAFAEL CAVERO Empresario Un coleccionista con todas las barbas TEXTO: P. ESPINOSA DE LOS MONTEROS FOTO: SIGEFREDO Su hermano fue ministro de UCD, y él, durante catorce años, presidente de la Federación Española de Atletismo. Tal vez una de sus características principales es que es sincero y claro hasta la enfermedad Tiene tan pocos pelos en la lengua que, cuando ocupaba cargos públicos, no le dejaban hablar en directo en televisión. Aun así, unas declaraciones le costaron el puesto, aunque no su relación, basada en la extrema franqueza, con Su Majestad el Rey. Se mantiene en plena forma gracias a su vida disciplinada de deporte, meditación y cuidado en las comidas. Practica asiduamente ciclismo, yoga, tai chi, golf y esquí de temporada durante seis horas diarias sin cansarse, y dice que se encuentra mejor y más flexible que a los 40. Debe de ser verdad porque, desde luego, mantiene sus ilusiones y un increíble sentido del humor, producto de que todo lo que hace le divierte. Este empresario tiene ahora 74 años, una esposa (Lola) nueve hijos, trece nietos y... quinientos Papá Noel que salen de sus cajas para tomar posesión de su casa todas las Navidades. Lo importante es tener ilusión. Da igual que tengas diez años que cien. Si vives con ilusión, con aficiones, tendrás una vida divertida; si no, pues será un rollo ¿Cómo surgió esta afición por Papá Noel? -Fue hace unos catorce años. Me atraía bastante el personaje y compré un muñeco, luego otro... Hasta que se convirtió en una respetable colección, que voy aumentando por diversos medios, desde internet hasta por catálogo. Los compro a escondidas, para que no se entere mi mujer. Este año han venido a casa treinta y seis nuevos. Los últimos son paracaidistas, que me gustan mucho. Todos tienen mecanismo, son autómatas y hacen algo, bailan, tocan el saxo, se ríen... Los tengo de todos los tamaños. Lo reconozco: veo un Papá Noel y me lanzo de cabeza. Por supuesto, me disfrazo el día 24, porque cada año cenamos en casa de un herma- Tobías, el mono ciclista, tiene más de 30 años y siempre se coloca en lugar preferente. Los paracaidistas son la última adquisición de este año no. Tengo unos diez o doce disfraces. ¿Cuáles son sus favoritos? -Pues éste que está en la escalera, porque es antiguo y tiene varios movimientos, los paracaidistas, el ciclista, que es el veterano... ¿Por qué Papá Noel? -Por la novedad que suponía para mí. Aunque ahora moleste por estas fechas siempre se ha conmemorado el Misterio del Niño Jesús, y en España siempre nos han visitado como cierre de las fiestas los Reyes Magos (aunque ahora nos van a decir que no existen) Bueno, pues cuando llegó este personaje, importado de los paises nórdicos, me hizo gracia. Originalmente vestía de verde, era el weiss mann una especie de fauno de las nieves. El caso es que lo adopté. Llevo viviendo en esta casa más de treinta años y siempre la montamos en Navidad. El día 20 de diciembre hay una gran fiesta: vienen 80 niños, 60 madres, 40 abuelas y 20 señoritas que se cuidan de todo... Imagínese. ¿Qué le parecen esos paisajes de invierno como alternativa al belén? -No tiene que ver con una cosa política ni religiosa. Lo que ocurre es que éste es un país de horteras, sencillamente. Me da igual quiénes sean los promotores. Es igual que las luces de la Gran Vía y de Alca- lá, en Madrid, que sólo sirven para darse golpes en coche. Parece mentira que un hombre tan inteligente y preparado como Gallardón haya caído en esto. Qué horterada. ¿Conoce más coleccionistas de Papá Noel? -Ninguno. ¿Se le ha resistido alguna pieza? -Nunca, caen seguro. ¿Cuánto tarda en sacar y montar todas las piezas? -Dos días enteros con un equipo de carpintero, electricista, más dos artistas, que son mis hijas. Y a disfrutarlo. Lo monto del 2 de diciembre hasta el 10 de enero todos los años. ¿Se acuerda de todos? -Sí. Tengo memoria electrónica y me acuerdo de todos y todos funcionan. Pero lo más importante es que hoy, cuando parece que en España estamos perdiendo tantas cosas, que al menos no se pierda la ilusión en Papá Noel ni en los Reyes, aunque nosotros tenemos unos que están en la Zarzuela... Lo malo es que hay por ahí unos pajes... Pero seguro que lo que pienso sobre esos pajes no lo publica. Sobre una mesa del salón y en una vitrina se han instalado unos cuantos Papá Noel. Los trompetistas, los saxofonistas, todos funcionan. Los compra en todas partes, desde Nueva York hasta internet