Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 Espectáculos SÁBADO 18 12 2004 ABC Jorge Lavelli trae a Madrid por fin su versión de La hija del aire de Calderón Blanca Portillo protagoniza la obra, que se estrena el martes en el Teatro Español b El montaje está coproducido conjuntamente con el Teatro San Martín de Buenos Aires, donde se ha representado con gran éxito en los últimos meses SUSANA GAVIÑA MADRID. No es la primera vez que Jorge Lavelli se acerca al universo dramatúrgico de Calderón de la Barca. Ya lo hizo con El mágico prodigioso y La vida es sueño Ésta es la tercer oportunidad para aproximarse a su creación y lo ha hecho a través de La hija del aire que el director argentino define como una obra ejemplar por su forma, su tema y su contenido Dividida en dos partes, Lavelli ha optado por la segunda, pues es donde se desarrolla el personaje de Semíramis, del que le llamó especialmente la atención su duplicidad y dualidad. Para Lavelli, existen además ciertos paralelismos con el personaje de Segismundo en La vida es sueño Blanca Portillo es la encargada de encarnar a Semíramis, un personaje que para la actriz presenta muchas connotaciones. Es la condensación de las emo- ciones. Es muy humano pero, al mismo tiempo, también está muy lejos de lo humano matiza. Complejo e intenso, este papel requiere de toda la inteligencia y emoción de la que seas capaz, además de un gran esfuerzo físico explica Portillo, que en esta obra interpreta un triple papel: Semíramis, su hijo Ninias, y el de Semíramis haciendo de su hijo La actriz ha tenido que hacer por ello un verdadero juego de malabares Sobre el papel del niño, indica que éste representa el contrapunto y aclara que en esta función no hay nada bueno ni nada malo Tanto esfuerzo no ha sido, sin embargo, en vano, pues en esta interpretación está todo lo que soy capaz de dar como actriz confiesa. Tema actual Esta dualidad que presenta Semíramis era, según el director argentino, del todo necesaria. La fusión de los dos personajes en Blanca era evidente y fundamental desde el punto de vista dramatúrgico Sobre la temática que aborda La hija del aire Lavelli asegura que es actual pues, en su opinión, Calderón hace en ella una interpretación y una reflexión sobre los excesos de poder que puede situarse en cualquier época En ella se plantea una situación política que condiciona el comportamiento de los personajes Algunos de ellos tratados con cierto humor, del tal manera que humaniza el trazado dramático al mismo tiempo que sirve como vehículo de crítica. Lavelli subraya que, como Brecht, Calderón parte de la leyenda para superar las censuras oficiales Para la presentación en el Teatro Español, más pequeño que el San Martín, Lavelli ha tenido que adaptar el montaje que se vio en Argentina. Aquí hay un trabajo en el orden de la intimidad El espectáculo cuenta, además, con seis músicos en directo, y la música es responsabilidad de Gerardo Gandini. Blanca Portillo, como Semiramis en la obra de Calderón Un sueño que se hace realidad Por fin llega a Madrid, La hija del aire de Calderón de la Barca, tras varios meses de permanencia en cartel en el Teatro San Martín de Buenos Aires. Y es que su lugar de estreno original no debía de haber sido allende los mares, sino muy cerca del Español, donde se podrá ver a partir del próximo martes y hasta el 16 de enero. Así lo manifestaba en la presentación la actriz Blanca Portillo, que no dudó ni un momento en cruzar el oceáno en cuanto se lo pidió Jorge Lavelli- -con el que ya había trabajado en Eslavos -para retomar el pasado verano este proyecto que inicialmente estaba previsto que viera la luz en el Teatro de la Comedia durante el Año Calderon, en 2000. Sin embargo, y ya estando programado por la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) el título se cayó del cartel cuando se estaba seleccionando el reparto El motivo esgrimido por Cultura fue el elevado caché de Lavelli. Esto desencadenó la marcha del entonces director de la Compañía, Rafael Pérez Sierra, como protesta ante esta decisión. Han pasado cuatro años desde aquel incidente, y ahora Lavelli y Portillo ven cumplido su sueño: poner en escena en Madrid esta obra que reflexiona, paradójicamente, sobre los excesos de poder. Blanca Portillo no duda en afirmar que en este personaje está todo lo que soy capaz de dar como actriz Como Brecht, Calderón parte de la leyenda para superar las censuras oficiales subraya Jorge Lavelli