Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 18 12 2004 ABC Internacional Partido Socialista Obrero Español Partido Popular Izquierda Unida Convèrgencia i Unió Avance en el proceso de democratización turco Que Turquía dé los pasos para cumplir con los requisitos que pone la UE para una futura adhesión es positivo por una razón- -opina Trinidad Jiménez, secretaria de Política Internacional del PSOE- porque supone la posibilidad de que avance en un proceso de democratización y de cumplimiento de las reglas de convivencia comunes en la UE Las condiciones objetivas deben primar El diputado del PP Gustavo de Arístegui señala que somos partidarios de la negociación entre Turquía y la UE y creemos que las condiciones objetivas deben primar en las negociaciones con los candidatos. Si Turquía cumple con los requisitos que establecen los tratados de la Unión, se tiene que hacer el gesto de iniciar esas negociaciones Nítidamente de acuerdo con el ingreso El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, subraya que en su partido están nítidamente de acuerdo con el ingreso de Turquía en la UE, aun siendo conscientes de los graves problemas que quedan por resolver. El proceso de democratización de esta fase previa debe evolucionar hasta su entrada eventual en 2013 La UE se precipitó al comprometerse Josep A. Duran i Lleida, secretario general de CiU, estima que teniendo en cuenta que media el compromiso de la UE con Turquía, si quiere cumplir su palabra y reúne las condiciones de respeto a la democracia, y a los derechos humanos, económicos y sociales, no hay objeción. Pero creo que la UE se precipitó al comprometerse con Turquía Turquía emprende un camino hacia Europa plagado de todo tipo de obstáculos La firmeza negociadora de Erdogan mejora la oferta de los 25 sin ceder en torno a Chipre b De este Consejo se ha podido sacar una conclusión bastante clara, y es que el descomunal tamaño de Turquía es capaz de ocultar casi cualquier otra cosa ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL BRUSELAS. Las fuentes habituales del Consejo Europeo enviaron ayer por la tarde el discreto mensaje anunciando que Turquía había aceptado por fin las condiciones para cerrar el acuerdo de esta cumbre. Como es habitual en estas ocasiones, los representantes de los cuatro candidatos entrarán en la sala para brindar con champán Salvo que entre estos cuatro estaba el primer ministro turco, Tayip Erdogan, musulmán practicante, al que naturalmente no se llegó a ver en ningún momento celebrando el histórico anuncio de la apertura de negociaciones con el burbujeante vino. Y ello pese a que Turquía tenía razones claras para festejar un logro al que hace 40 años que aspira, aunque el camino que abrieron ayer los Veinticinco estará plagado de obstáculos. tarde, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, llegó ayer a un acuerdo con Erdogan, por el que éste último prometía que haría un gesto para reconocer a Chipre antes de la apertura formal de negociaciones, el 3 de octubre próximo. Pero el antiguo alcalde de Estambul demostró que es más hábil que sus colegas europeos a la hora de regatear y, como si fuera un vendedor de alfombras del Gran Bazar, ha logrado prácticamente todo lo que quería a base de poner mala cara a sus interlocutores. Tayip Erdogan, primer ministro turco, abandona la cumbre de Bruselas que los políticos turcos no son de ninguna manera tímidos principiantes, sino ásperos negociadores, profesionales del regateo. Es posible que a partir de ahora, cada etapa de la negociación sea un tenso tira y afloja como ha sido este Consejo decían fuentes diplomáticas europeas, pero tarde o temprano los turcos tienen que entender que han de responder al diálogo con Europa usando gestos más amistosos a las ofertas que se ponen sobre la mesa. Algunos de los participantes en la cumbre se han sentido abiertamente molestos por la actitud arrogante e inflexible de Erdogan, pero Balkenende se las ha arreglado para convencerles de que el dirigente turco necesitaba estos argumentos para poder vender en su país el acuerdo como un éxito. Compromiso verbal El primer ministro turco se ha limitado a comprometerse verbalmente ante sus colegas europeos a actualizar antes del inicio de negociaciones el tratado de Ankara para incluir a Chipre, pero hasta Balkenende reconoció que eso no significará un reconocimiento formal del Gobierno de Nicosia. La mención a las cláusulas permanentes de salvaguardia se ha suavizado, aunque ha tenido que tragar con una frase en la que se dice que existe la posibilidad de que no llegue a ser miembro de pleno derecho y que si las negociaciones no llegan a su objetivo final, se asegura que Turquía se quedará anclado en las estructuras europeas a través de los lazos más sólidos De este Consejo se han podido sacar dos conclusiones bastante claras: la primera, que el descomunal tamaño de Turquía es capaz de ocultar casi cualquier otra cosa (también se ha dado una fecha, el 17 de marzo, para el inicio de las negociaciones con Croacia y se ha anunciado el final de las que se han llevado a cabo con Rumanía y Bulgaria y todo ello ha pasado prácticamente desapercibido) y la segunda, Turquía no quiso aceptar la exigencia de hacer un reconocimiento del Gobierno de Chipre Jacques Chirac se despidió de la cumbre prometiendo un referéndum en Francia sobre la adhesión Los políticos turcos no son de ninguna manera tímidos principiantes, sino ásperos negociadores Diez o quince años En realidad, a muchos de los dirigentes europeos les pasa lo mismo, y así el presidente francés, Jacques Chirac, se despidió ayer de esta cumbre diciendo que Turquía está todavía muy lejos y la negociación no significa adhesión que el proceso puede durar diez o quince años y que, al final, los franceses tendrán la última palabra porque habrá un referéndum para preguntarles si están de acuerdo con admitir a Turquía, aunque haya llegado a cumplir todos los requisitos de la negociación, igual que pasará en Austria, tal como anunció ayer el canciller Wolfgang Schüssel. Hasta ahora, ningún otro país ha tenido que pasar tantos filtros para entrar en la UE pero, como dijo el presidente de la Comisión José Manuel Durao Barroso, aunque la dignidad de Una de las citas más complejas Además de por estos detalles inéditos de protocolo, el Consejo Europeo que terminó ayer ha sido uno de los más complejos y tal como se esperaba el suspense se mantuvo hasta el último momento. Turquía no quiso aceptar la exigencia de hacer ayer mismo un reconocimiento del Gobierno de Chipre y el primer ministro Tayip Erdogan amenazó abiertamente con regresar a casa desdeñando la oferta que se le había hecho la víspera. Después de toda la mañana de regateos, a primera hora de la