Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional SÁBADO 18 12 2004 ABC El Gobierno vasco, indiferente a la propuesta del PSE sobre el estatuto A. A. VITORIA. El ejecutivo nacionalista vasco recibió ayer con indiferencia el hecho de que el PSE- EE difunda una reforma estatutaria que incluye el término comunidad nacional para definir el País Vasco. La portavoz del gobierno autonómico, Miren Azkarate, restó trascendencia a un documento que, según puntualizó, ha sido difundido a través de los medios de comunicación, y no por conductos políticos normales, y porque el PSE- EE rehúsa llevarlo al parlamento vasco, donde se discute el plan Ibarretxe Se felicitó, no obstante, por el giro del partido que dirige Patxi López tras haber estado tres años negándose al debate e, incluso, acudiendo al Tribunal Constitucional de la mano del PP Los socios del PNV en el ejecutivo vasco, EA y Ezker Batua, sí se hicieron eco del fondo del documento para descalificarlo, descartando, en principio, cualquier entendimiento o acuerdo. Por su parte, la presidenta de los populares vascos, María San Gil, se refirió al conocido como documento Guevara como un plan Ibarretxe al estilo light PSC, PP y víctimas de ETA denuncian la invitación del Parlament a Batasuna Indignación por un acto financiado por la Generalitat en sede parlamentaria b Los populares han presentado una queja al presidente de la Cámara catalana, Ernest Benach (ERC) porque la presencia de Jone Goirizelaia contradice la ley MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. De despreciable falta de respeto fue tachada la presencia de la parlamentaria de Sozialista Abertzaleak- -heredera de la extinta Batasuna- Jone Goirizelaia, en un debate celebrado en el auditorio del Parlamento catalán y financiado por la Generalitat. Goirizelaia participó en una mesa redonda, en el marco de unas jornadas dedicadas a analizar propuestas de pacificación en el País Vasco. Al acto asistieron también el presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Josep Lluís Carod- Rovira; el consejero de Justicia vasco, miembro de Eusko Alkartasuna (EA) Joseba Azkarraga; el diputado del Partido Nacionalista Vasco (PNV) José Ramon Beloki; el secretario adjunto de Convergència i Unió (CiU) Xavier Trias, y la diputada del Partido Socialista de Euskadi (PSE) Gema Zabaleta. Tanto PSC como PP se desmarcaron de este acto. El presidente de los populares catalanes, Josep Piqué, rehusó la invitación y calificó de contradicción con la legalidad el hecho de que una dirigente de la antigua Batasuna, ilegalizada por el Supremo, participe en un Goirizelaia, Carod, Zabaleta y Trías en el Parlament catalán debate en sede parlamentaria, por lo que presentó una queja ante el presidente de la Cámara catalana, Ernest Benach (ERC) porque la imagen institucional del Parlamento de Cataluña sufre extraordinariamente Por su parte, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, ya advirtió días atrás de que su formación no recibiría a esta formación porque es ilegal y todavía no ha condenado el terrorismo La invitación de Goirizelaia ha causado sorpresa en el grupo socialista, pese a la presencia de la militante del Partido Socialista de YOLANDA CARDO Euskadi, Gema Zabaleta, pues los actos institucionales suelen hacerse con el apoyo de todas las formaciones políticas. El presidente de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas, Roberto Manrique, tildó de despreciable falta de respeto a la dignidad de las víctimas del terrorismo que una señora que jamás ha condenado los atentados de ETA participe en un seminario en el que se habla de democracia y de paz Manrique abandonó la sala al intervenir Goirizelaia. CARLOS RODRÍGUEZ BRAUN MUY BIEN l responder a todos los interrogadores en su comparecencia parlamentaria, salvo Zaplana, la muletilla de Rodríguez Zapatero fue empezar diciendo muy bien Sospecho que el político abocado al bien es peligroso, porque como se debe a su ideología e intereses antes que a la verdad, no titubeará en desfigurarla, por ejemplo, sugiriendo de tal guisa que el mundo está muy bien salvo el PP. Análogamente, en la comparecencia de Aznar fue terrible lo amable, cuando el diputado Puig de ERC le entregó sonriente un libro laudatorio sobre Carod Rovira citando de La lista de Schindler esta hermosa frase: salvando a un hombre, salvamos a todos Hermosa y falsa. Schindler fue un héroe, pero ni miles como él habrían bastado para salvar a los judíos del genocidio: los salvaron los soldados aliados, singularmente norteamericanos, que regaron con su sangre las A tierras de Europa para hacer con los nazis lo que había que hacer: derrotarlos, y no dialogar con ellos para que no mataran judíos, digamos, en Cataluña. Es inevitable evocar al viejo aforismo sobre el camino al infierno ante esta apoteosis del bien. Sus socios y aliados le insistieron a Zapatero en que son necesarios el diálogo y la política para acabar con el terrorismo; también aludió la señora Manjón a los responsables en su intervención, oportuna y jaleada de modo de oscurecer la del señor Alcaraz, excelente como recordó Carlos Herrera en estas páginas, y que señaló con crudeza la realidad: la senda abnegada comporta retroceder a los tristes años cuando tras cada crimen de ETA el clamor unánime era simplemente ojalá que sea el último como si los terroristas fueran superables mediante deseos del bien. Fue notable la compunción de los políticos es- ta semana, aferrados al discurso de Manjón para transmitir la idea de que sólo en esta oportunidad habían eludido el bien y prestado más atención a sus intereses que a los de la comunidad. Un intento similar de deformar la realidad es el de quienes elogian el nuevo talante diplomático de Rodríguez Zapatero, a propósito de las relaciones con Cuba y la alianza de civilizaciones Sugerir que ceder ante Castro es lo que se necesita para facilitar el fin de la tiranía, y presentar como prueba la liberación de Raúl Rivero, o de cualesquiera otras víctimas de la dictadura, es otra vez una distorsión de la bondad: ni es bueno el tirano cuando emplea su represión como chantaje, ni es bueno quien le aplaude por ello. Bien por doquier. La alianza de civilizaciones y nuestra eximia política exterior son bienes cósmicos, mientras los polacos, pobres, no se enteran ni comprenden la generosidad y el agotamiento zapateril, los gibraltareños los aplauden, y los nacionalistas los secundan para enaguachar la lucha contra los terroristas. La ONU es el bien, y de ahí la entusiasta defensa de Kofi Annan, en la que Zapatero se une a célebres bondadosos como Chirac o Castro. Y el buen Gobierno Y todo bien, muy bien.