Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 18 12 2004 ABC Nacional El Tunecino planeó ya en 2003 atracar bancos y joyerías para financiar el 11- M ABC accede a la declaración judicial y policial de Ghalyoun y Almallah, imputados en la matanza b El grado de radicalización de El Tunecino tras la guerra de Irak le llevaba a insistir en el verano de 2003 en entrar en comisarías para matar a alguien NATI VILLANUEVA NIEVES COLLI DOLORES MARTÍNEZ MADRID. Las declaraciones policiales y judiciales de Basel Ghalyoun, identificado por testigos como uno de los presuntos terroristas que estuvieron en los trenes de la muerte el 11 de marzo, y de Mouhammad Almallah Dabas, imputado también por el juez Del Olmo, señalan a Serhane ben Abdelmajid Fakhet, El Tunecino como el motor de los atentados y, como ha podido comprobar ABC, coinciden en ratificar con sus testimonios su grado de radicalización. Ya en verano de 2003, planeaba atracar bancos y joyerías para financiar un atentado en España e insistía entre sus acólitos en entrar en comisarías para matar a alguien Los testimonios prestados por los individuos más cercanos a El Tunecino coinciden en destacar la posición de liderazgo que mantenía este islamista, uno de los siete suicidas de Leganés. Así, Almallah confesó a la Policía que Serhane ben Abdelmajid propuso a algunos de sus subordinados llevar a cabo atracos en bancos y en joyerías para, de esta forma, conseguir dinero con el que financiar los atentados que tenía pensado cometer en Madrid, así como sufragar actividades relacionadas con la yihad Delincuencia común A los investigadores no les ha llamado la atención el hecho de que el líder espiritual de la célula del 11- M propusiera a sus hombres llevar a cabo actos de delincuencia común como medio de financiación. De hecho, el explosivo que los terroristas utilizaron para fabricar las bombas que colocaron en los trenes de la muerte fue pagado a los miembros de la trama asturiana con hachís y con dinero procedente del tráfico de drogas, actividades de las que se encargaba Jamal Ahmidan, El Chino otro de los autores materiales del 11- M que se quitó la vida en el piso de Leganés. La declaración de Almallah revela también que los miembros de la célula terrorista del 11- M mantenían discrepancias de carácter religioso. Así, este individuo recuerda, ante la Policía, que Basel Ghalyoun, en prisión por orden del juez Del Olmo por los atentados del 11 de marzo, llegó a pelearse con El Tunecino y su cuñado, Mustafá Maymouni, responsable de la creación de una célula en Madrid y que en la actualidad se encuentra encarcelado en Marruecos por su participación en los atentados de Casablanca, come- Ashcroft y López Aguilar, durante la firma ayer del acuerdo de colaboración penal tidos en 2003. El motivo de estas disputas eran las ideas radicales que trataban de imponer estos últimos al resto del grupo. les al local de Jamal en Embajadores Como se recordará, las cargas explosivas que contenían las bombas se activaron, excepto una- -la que no estalló- mediante teléfonos móviles, un sistema utilizado por el terrorismo islamista. El local al que se refiere este imputado es el locutorio que regentaba Jamal Zougam, presunto autor material de la matanza y en prisión desde el 19 de marzo. Este marroquí fue uno de los primeros detenidos tras recuperar la Policía la bomba que no llegó a estallar. La tarjeta del móvil, así como el aparato conectado con el explosivo, fueron pistas decisivas para llegar al locutorio de Lavapiés. Al igual que Almallah, Ghalyoun confesó a los agentes que Serhane El Tunecino le había comentado en varias ocasiones su intención de cometer un atentado en España aunque, según el testimonio de este imputado, Mejor musulmán que ellos En este extremo, la declaración de Almallah coincide con la efectuada ante agentes de la Comisaría Central de Información por Basel Ghalyoun. Este sirio reconoció que Serhane El Tunecino del que reconoce ser su amigo estaba ahora muy radicalizado, y les llegó a reprochar que era mejor musulmán que ellos (Basel y Mohammad) En su testimonio, Ghalyoun aportó datos fundamentales para la investigación sobre la gestación de los atentados de los trenes de la muerte En concreto, dijo a la Policía que a finales del mes de enero de 2004 escuchó decir a El Tunecino y a otro individuo que tenían que llevar una partida de móvi- Serhane Abdelmajid Farkhet: un viaje a La Meca le convirtió en integrista MADRID. Hijo de dos funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores de Túnez, Serhane Abdelmajid Farkhet nació en 1968. Gracias a una beca obtenida a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional vino a España en 1996 para estudiar Ciencias Económicas en la Universidad Autónoma de Madrid. Durante sus primeros años en Madrid, el modo de vida de El Tunecino co. El Tunecino formó parte de la célula que Maymouni, su cuñado, formó en Madrid entre finales de 2002 y febrero de 2003. Cuando Maymouni se fue de España, El Tunecino tuvo por líder ideológico a Abu Dahdah. Las enseñanzas de ambos le sirvieron para convertirse en cabecilla espiritual de la yihad Se le considera autor material del 11- M y murió en la explosión de Leganés. Basel Ghalyoun, integrante del grupo de radicales que creó El Egipcio MADRID. Nacido en Oms (Siria) en 1980, Basel Ghalyoun formó parte del grupo de integristas que creó Rabie Osman Al Sayed, El Egipcio cuando estuvo en España. También formaba parte de este núcleo Serhane El Tunecino Fouad El Morabit y Zeimi Pardo. Ghalyoun fue detenido el 24 de marzo en la localidad toledana de El Portillo, aunque tenía fijada su residencia en un piso de tenía Ghalyoun el número de un teléfono móvil que utilizó El Egipcio en Francia cuando abandonó España. Este individuo, en prisión desde su detención, ha sido reconocido por varios testigos en uno de los vagones de los trenes de la muerte aunque en sus declaraciones siempre ha negado este extremo. También participaba en las reuniones que se celebraban en la casa de Faisal Allouch. no tenía nada que ver con la de un fundamentalista. La visita que hizo en 1998 a La Meca le cambió por completo, hasta convertirse en un fanáti- la calle Virgen del Coro en Madrid, vivienda que compartía con Fouad El Morabit. Cuando fue arrestado, la Policía encontró en una agenda que