Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 18 12 2004 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Pablo Planas (Reportajes- corresponsal político) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO IZAR Y SU SOLUCIÓN L acuerdo entre la Sepi y los sindicatos era probablemente el único posible. Aunque la adscripción civil o militar de los distintos astilleros esconda algún elemento electoral. Las centrales sindicales mayoritarias, y algunos sectores del propio Gobierno, han acabado por entender que la pertenencia a Europa impone ciertas reglas de disciplina económica. Pero algunas promesas alegres e irresponsables y la actitud de sindicatos nacionalistas, que no pierden oportunidad de azuzar el clima de enfrentamiento ante la inminencia de elecciones autonómicas en algunas Comunidades, no permiten descartar que continúen las escenas de violencia callejera. En cualquier caso, y aunque la vía interna parezca despejada, la primera reacción de Bruselas al plan ha sido más bien pesimista al despertar ciertas inquietudes en la Comisión pues no se ajusta a los compromisos que había hecho el Gobierno español al ex comisario de Competencia, Mario Monti El frente exterior puede estar aún, por tanto, bastante atascado. En cualquier caso, el acuerdo parte de una realidad que se ha querido ignorar durante demasiado tiempo: la Izar actual no es viable. España ya no es un país de salarios bajos y sólo pueden sobrevivir actividades intensivas en tecnología y capital humano como es la industria naval militar. La reconversión industrial de los astilleros era una asignatura pendiente. Y se ha resuelto, como siempre, con un acuerdo con los sindicatos que han demostrado responsabilidad, aunque se les pueda reprochar que hayan esperado a un gobierno amigo para pactar lo que no fueron capaces de aceptar del PP. La esperada separación de Izar en una sociedad civil y otra militar es la única solución posible. Pero hay que confiar en que no sea sólo una manera E de posponer el problema. Hay dudas razonables sobre la dimensión resultante de la empresa militar, y sobre la viabilidad de la inclusión a última hora de algunos astilleros. Sobre la parte civil y su posible privatización pesan más interrogantes. No está claro que haya inversores privados interesados, y mucho menos si se trata de participar en una única empresa que agrupe las instalaciones de Sestao, Sevilla, Gijón y Manises. Si hay alguna posibilidad de futuro es para astilleros pequeños, flexibles, versátiles y dinámicos. Y ello exige la disolución de las estructuras existentes y la subasta de los activos disponibles. Pero si se pretende que las Cajas de Ahorros financien otro Izar, cuya carga de trabajo esté aparentemente garantizada por demagógicos acuerdos internacionales o por compromisos políticos de empresas privadas, no sólo se les hace un flaco favor a las Cajas, sino que repetiremos el problema en pocos años. Con mayor violencia, porque los trabajadores y la opinión pública se sentirán, con razón, engañados. El ajuste de plantilla estimado supera los 4.100 trabajadores, lo que da idea de la magnitud del acuerdo alcanzado, al coste previsto. Bienvenida sea, pero cabe acaso reprochar una vez más la escasa imaginación de recurrir sólo a jubilaciones anticipadas. La lógica económica y social es perversa: se condena a la jubilación y el subsidio permanente a las personas mayores de 52 años que tendrán escasas posibilidades de recolocación, antes que confiar en medidas activas de empleo. Tampoco casa demasiado esta prejubilación masiva con el espíritu del compromiso de Zapatero con estos trabajadores de que nadie quedaría abandonado a su suerte Todos los trabajadores entendieron que eso significaba otro cosa, no destruir cuatro mil puesto de trabajo de un plumazo vía prejubilación. FALSA NAVIDAD OS hábitos que genera la sociedad de consumo han modificado desde hace tiempo el significado de las fiestas navideñas. Sin embargo, es indiscutible que siempre se ha preservado el sentido genuino de la tradición cristiana y así lo percibe una gran mayoría social en España y en todo el mundo. De ahí la imagen lamentable que transmite el oportunismo de algunos políticos que, en nombre de un falso laicismo o de los tópicos multiculturales, desvirtúan símbolos que han pervivido durante siglos. La moda consiste esta vez en los llamados belenes laicos extraña ocurrencia que refleja el triunfo de la banalidad y la confusión mental que parece extenderse sin remedio. En concreto, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, ha decidido sustituir a los pastores del Nacimiento tradicional por figuras que representan a personajes más o menos relevantes de la vida ciudadana; a mayor abundamiento, ha recomendado que no se canten villancicos en las escuelas infantiles. Decisión sorprendente, sobre todo porque el apego a la tradición es una seña de identidad de la sociedad catalana, que tiene a gala mantener el legado de las generaciones pasadas como expresión de su forma particular de ser. Por lo demás, basta con dar un paseo por las calles más concurridas o por los mercadillos navideños de las grandes ciudades europeas y americanas para comprobar que allí se mantiene el respeto a los valores que se identifican con la Navidad. Por lo visto, en España siempre se pretende ir un paso más allá que los demás. En plena ofensiva de un anacrónico laicismo militante, la lectura psicológica de este tipo de actitudes conduce al terreno de la paradoja: quienes pretenden borrar las huellas del espíritu cristiano que impregna la historia de Occidente resultan ser víctimas de su propia obsesión y son incapaces de prescindir de los símbolos que dicen rechazar. Así, sustituyen el bautizo genuino por un sedicente bautismo laico o pretenden extender la institución del matrimonio más allá de su naturaleza. Lo mismo ocurre con esta falsa Navidad que en nombre de una presunta modernidad algunos intentan imponer ante la perplejidad general y la indignación de muchos ciudadanos que se sienten víctimas de una ofensa innecesaria. Todo ello, faltaría más, financiado con el dinero de todos y en nombre de un supuesto consenso que elimina la posibilidad de discrepancia bajo amenaza de expulsión del disidente al lugar tenebroso donde habita la incorrección política L ETA EN EL PARLAMENT A invitación que el Parlamento de Cataluña ha dirigido a Jone Goirizelaia, en representación del Grupo parlamentario Socialistas Abertzales, confirma punto por punto las denuncias que formuló Francisco José Alcaraz, ante la Comisión del 11- M. Alcaraz, portavoz de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, rechazó la sinceridad de quienes dicen condenar el terrorismo y, al mismo tiempo, pactan o negocian con los terroristas, en alusión directa al PNV y a Esquerra Republicana de Cataluña. Socialistas Abertzales, marca parlamentaria de ETA, ha sido disuelto por decisión del Tribunal Supremo, que se basó en la certeza de que ese grupo estaba integrado en la estructura de ETA y era una mera continuación de Batasuna. Por tanto, estamos hablando de ETA misma, bajo apariencia de grupo político, pero ETA al fin y al cabo. Las cosas, por su nombre. La presencia de Goirizelaia en el Parlamento catalán es, además, un sarcasmo cruel que ofende a las víctimas. La dirigente proetarra, quien, como el resto de sus compañeros de grupo, no ha condena- L do el terrorismo de ETA, va a participar en una conferencia titulada Escenarios democráticos para un proceso de paz Poco tiene que decir una secuaz de ETA acerca de la democracia y de la paz, salvo glosarlos como objetivos del terror. Lo más grave, pese a todo, no es que Goirizelaia acuda adonde la inviten ni lleve la sombra de ETA pegada a los talones. Lo preocupante es que una institución democrática, en manos de nacionalistas y socialistas, normalice la presencia política de una izquierda abertzale ilegalizada por ser parte de una organización terrorista. No basta con que los socialistas catalanes se desmarquen de esta invitación, pues el presidente del Parlamento catalán es miembro de ERC, y este partido es socio y aliado del socialismo en Cataluña y en Madrid. El PSOE y el PSC tienen mucho más que decir que un simple repudio formal, porque se trata de un gesto hiriente para las víctimas del terrorismo e incompatible con una adhesión sincera al Pacto Antiterrorista. En su mano estaba haber forzado la retirada de la invitación y cerrar el paso a ETA en el Parlamento catalán.