Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura VIERNES 17 12 2004 ABC Presentado Zapatero, a tus zapatos de Ussía y Mingote b El libro reúne dibujos y artículos CLÁSICA Ibermúsica Obras de Beethoven. Int. Orquesta Gulbenkian. Dir. L. Foster. Solista: E. Kissin (piano) Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. Fecha: 11- 12- 04 publicados entre marzo de 2003 y octubre de este año, y zarandea con humor a un Gobierno que rectifica un día sí y otro también A. L. MADRID. Zapatero, a tus zapatos. Historia del arte de la rectificación (Ediciones B) no es su primer libro, ni mucho menos. De hecho, Antonio Mingote bromeaba ayer ante el nutrido público que acudió a la presentación de la obra que ha publicado junto a Alfonso Ussía, entre cuyas filas no faltaban los rostros conocidos. Mingote espetó a quienes asistían: Cuando escribimos nuestro primer libro, muchos nos animaban a ir a por la parejita Dicho y hecho. La obra reúne una cuidadosa selección de artículos y dibujos de ambos publicados entre marzo de 2003 y octubre de este año, que combinan la prosa y el magisterio gráfico en una reflexión sobre el arte de la política Se encargaron de presentar el libro Gabriel Albiac y Ana Pastor. Para el columnista, que subrayó la brillantez de los textos y el carácter anticipatorio de varias ilustraciones, la obra constituye la afirmación del desesperado intento de exorzizar la estupidez, sabiendo que en esa tarea uno está siempre y necesariamente condenado al fracaso La ex ministra de Sanidad, por su parte, destacó que los autores, uno poeta y el otro académico pertenecen a la cofradía ilustre en artes contemplativas e inspecciones de cielo que han reflejado su visión de la política en una obra mordaz y melancólica Según Ussía, el Gobierno actual es el peor que ha tenido España en toda la democracia Improvisado y con pactos intolerables, que rectifica un día sí y otro también. Es lo que hemos querido plasmar MEMORABLE BEETHOVEN ANTONIO IGLESIAS T El grito de Munch, fue robado el pasado 22 de agosto en Oslo AP El grito y Madonna de Munch fueron seriamente dañados durante el robo CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. La policía noruega, en colaboración con sus colegas de Interpol, continúa la búsqueda de los cuadros, que se pensaba, estarían muy lejos de Escandinavia. Sin embargo, ayer, el Verdens Gang uno de los diarios con más prestigio del vecino reino, anunciaba a toda página, gracias a un soplo que las dos pinturas permanecen en Noruega (probablemente en Oslo) y, lo que es peor, que Madonna uno de los dibujos más conocidos del artista, sufrió daños que se consideran irreparables durante el golpe y la posterior huida de los ladrones. Iver Stensrud, inspector de Policía del Distrito de Oslo encargado del caso, ha confirmado haber recibido la misma información: Además, un testigo del golpe nos contó que pudo observar cómo esos individuos arrancaban brutalmente los lienzos de sus marcos (que tiraron al suelo) algo que sin duda estropeó el papel- cartón sobre el que Munch creó esas obras El inspector, no obstante, asegura que se siente optimista, ya que solamente hace falta encajar algunas piezas del rompecabezas La noticia, que ha llenado de desolación a Noruega, llegó al mismo tiempo que el Museo Munch, que desde el robo se ha visto envuelto en una verdadera polémica y ha soportado todo tipo de críticas por su falta de seguridad, se enfrenta a unas obras destinadas a instalar un sofisticado sistema de seguridad por 50 millones de coronas (alrededor de 5 millones de euros) y no abrirá sus puertas al público hasta junio de 2005. odo pianista de rango internacional debe tener en su repertorio los cinco Conciertos de Beethoven; por su diversidad instrumental, además de establecer una continuidad estilística (Mozart y Haydn) que alcanza límites románticos hasta entonces insuperables. Por supuesto que no son nada fáciles para el solista, técnicamente, redondeando ideas que, tantas y tantas veces, resultan falseadas por una evidente falta de sentido musical. Evgueny Kissin, todavía joven ruso que desarrolla una carrera de virtuoso en verdad espléndida, acaba de dictar una memorable lección de tres de ellos (los números 1, 2 y 3; Op. 15, 19 y 37) cifras que por sí mismas establecen su pertenencia a las dos primeras épocas de la manera beethoveniana. La colaboración prestada a Kissin por la Orquesta Gulbenkian de Portugal, bajo la batuta norteamericana de su titular, Lawrence Foster, resultó de perfecciones singulares, mucho más que por su justeza en los puntos cadenciales, por la riqueza de un contenido plegado a la manera expresiva del solista, que resultó ejemplo de esa compenetración. Tanto es así que un leve personalísimo aumento del riguroso estilo a observar en el gran teclado de Kissin, hubo de resultar agrandado excesivamente por los profesores lusitanos, magníficos mimbres que centró en las cabezas de su cuarteto de viento: en primer lugar por la clarinetista, pero sin olvidarnos de la flautista, el oboe y el fagot, asimismo insignes elementos de la bien formada Gulbenkian lisboeta. Muchos serían los momentos estelares de la noche a reseñar... Me permitiré detenerme en la manera de resolver los ornamentos por Kissin: admirable su logro traductor, siempre, sin esa alteración del normal discurso que resulta tan dañina en tantos proclamados magos del teclado... Su juego técnico es algo asombroso, dominador, muy musical en todo momento; como joven, paga su tributo en el alarde de los tiempos vivos, excediéndolos, por lo que me sorprendió cuando el Rondo final del Tercer Concerto llevado hasta con esa saludable contención que es característica de los grandes del piano de toda época. La batuta de Lawrence Foster, algo excedida en la emotividad de momentos dados, mandando con gesto eficacísimo y logrando una planificación excelente, ejemplar.