Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 VIERNES 17 12 2004 ABC Cultura y espectáculos Pasqual Maragall afirma que el nuevo MNAC, que ayer inauguraron los Reyes, está a la altura del Prado Antonio Fernández Alba, primer arquitecto que ingresa en la Real Academia Española En las Academias se trabaja más de lo que parece dice el nuevo sillón o de la Docta Casa b No estoy en contra de incorpo- rar anglicismos; es imposible excluir algunos dice Fernández Alba, que optaba en solitario a la plaza que ocupó Ángel Martín Municio NATIVIDAD PULIDO MADRID. En la RAE ha habido historiadores de la Arquitectura, pero nunca hasta ahora se había sentado en uno de sus sillones un arquitecto. Antonio Fernández Alba (Salamanca, 1927) será el primero. Lo hará en el sillón o vacante desde la muerte de Ángel Martín Municio. Fue un gran profesor, un hombre eminente- -subraya- Para mí, es un honor sucederle en este sillón -Habrá quien se pregunte qué hace un arquitecto en esta Casa. -Cubrir una vacante técnica. La Academia tiene la orientación de incorporar plazas técnicas. Uno de los últimos en entrar ha sido José Manuel Sánchez Ron. En lo relativo a arquitectura y urbanismo hay términos que han quedado desfasados o son nuevos. ¿Está en contra de incorporar anglicismos? ¿Es partidario de que todo se traduzca al castellano? -No estoy en contra de incorporar anglicismos; es imposible excluir algunos. Hay palabras como zonning (zona, área determinada) que tienen dos acepciones. Deben estar incluidas ambas. Si se elige el término español, éste debe incorporar el anglosajón. No estaba en sus expectativas, dice, formar parte de la RAE- -ya lo era de la Academia de Bellas Artes desde 1986- pero unos amigos, profundos y sinceros, quisieron que formara parte de ella Habla de Emilio Lledó, Claudio Guillén y Luis Mateo Díez, que presentaron su candidatura. ¿Qué le gustaría aportar a esta institución? -En las Academias se trabaja más de lo que parece. Lo digo por mi experiencia en la Comisión de Monumentos de la de Bellas Artes. En ésta no sé que puedo aportar; es un campo muy amplio. Además de numerosos premios (Nacional de Arquitectura y de Restauración, Medalla de Oro de la Arquitectura... fue patrono del Museo del Prado y comenzó la construcción del Reina Sofía, pero abandonó el proyecto, porque no estaba de acuerdo con los postulados. Ha firmado proyectos como el Tanatorio de la M- 30 y el Colegio Monfort de Madrid, el convento del Rollo en Salamanca y la Escuela de Arquitectura de Valladolid. A su faceta de arquitecto une además la de intelectual de reconocido prestigio. Es autor de lúcidos ensayos y libros como La ciudad herida o Domus Aurea. Diálogos en casa de Virgilio entre otros muchos. Antonio Fernández Alba (en una imagen de archivo) es académico de Bellas Artes desde 1986 JAVIER PRIETO Quedó vacante el sillón a al que optaban De Cuenca, Carnero y Terceiro T. D. MADRID. Nadie apostaba por nadie en una de las elecciones y todos apostaban por uno en la otra. Seguramente eso es algo que no muchos sabían. Todo el mundo sabe que cuando a una votación de la RAE se presentan tres candidatos (todos seguramente con muchos méritos) ninguno sale, y eso es cuestión de numeros. También se sabe que cuando se presenta uno a solas, dífícilmente los números le salen mal (pero a veces pasa) Hay una cosa que pocos saben: ¿por qué se presenta uno a un sillón a solas y por qué tres a otro? ¿Tiene cada sillón un mejor candidato, por ser científico, filólogo o poeta? La verdad es que no, que no hay sillones expresamente destinados a un poeta, a un científico o a un filólogo. Quizá por eso ayer los sillones no fueron iguales para unos que para otros. Para el arquitecto sí, para los poetas y el economista, no. El caso es que un sillón quedó vacante. Y méritos tenían los tres, los poetas Guillermo Carnero y Luis Alberto de Cuenca y el economista José Terceiro. La plaza de Ángel Martín Municio, uno de los grandes responsables de la modernización tecnólogica de la Española, recayó en un arquitecto, An- tonio Fernández Alba, en la segunda votación. El sillón que ocupaba Domingo Ynduráin quedó desierto. Pese a los esfuerzos que el psicólogo José Luis Pinillos, el filólogo José Antonio Pascual y el poeta Carlos Bousoño hicieron por asentar a Terceiro; a los que Gregorio Salvador, Arturo PérezReverte y Carmen Iglesias realizaron por Luis Alberto de Cuenca; y los que Carlos Castilla del Pino, Alvaro Pombo y Francisco Nieva hicieron por Guillermo Carnero, todos fueron estériles. Había 29 académicos presentes y 5 votaron por correo, ningún candidato alcanzó la mayoría. Fernández Alba se caracteriza por hablar muy claro y ser bastante crítico. Sin crítica- -dice- -no se desarrolla la teoría y, sin teoría, no hay ciencia Es crítico, por ejemplo, con la ampliación del Museo Prado (con su planteamiento, no con la obra de Moneo) ¿Cómo está viendo este largo proceso de ampliación del Prado? -Hubo una orientación equivocada desde el principio y el empeño de buscar un lugar próximo al museo. Se necesitan más metros que los del Prado actual. Se habla demasiado del edificio de Moneo y no de lo que hay detrás, unas dependencias de la parroquia. No valora los cambios de orientación del Casón (de albergar la pintura del XIX pasa a ser un Centro de Estudios) porque no conoce el proyecto. Sobre el retraso de las obras (de 2004 a 2006) hace gala de su habitual elegancia: Hay mucha obra subterránea ¿Le gusta el CARS de Nouvel? -Se ha postulado más este museo por su imagen que por sus contenidos. El montaje, que cuesta mucho, es ajeno a la ordenación urbana de la zona; está fuera de contexto. Aunque los materiales y alfabetos son muy atractivos, no me gusta demasiado esa estética de recubrir los edificios. Es una arquitectura espectáculo.