Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 12 2004 Nacional 23 La Policía desarticula una banda que utilizaba tarjetas de crédito falsificadas Fueron detenidos 55 individuos, la mayoría rumanos, en diversos puntos de Levante casos los delincuentes duplicaban las tarjetas en el momento en el que los propietarios pagaban en algún establecimiento hostelero LORENA PARDO VALENCIA. La Policía ha detenido a 55 individuos, la mayoría rumanos, autores de numerosos delitos de falsificación y uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito, robos con fuerza, falsificación de documentos y robos con intimidación, dentro de la operación vuelta de tuerca en la que además se han registrado 14 domicilios y 7 establecimientos comerciales en Valencia, Castellón, Tarragona y Quart de Poblet. Las investigaciones comenzaron el pasado mes de julio en torno a varios grupos de delincuentes rumanos que operaban en la provincia de Castellón y culminaron este miércoles, con la deb En algunos tención de 33 personas en Castellón, cuatro en Valencia, una en Benicassim, uno en Villa Real y otro en La Pineda (Tarragona) mientras que en un restaurante castellonense fueron arrestadas once personas y cuatro más en un cibercafé, también en la capital de la Plana. Entre el material incautado figuran 8.200 euros y 120 dólares en metálico, 450 tarjetas en blanco, 250 soportes con banda magnética, 150 tarjetas completamente falsificadas, ocho ordenadores portátiles, televisores, cámaras fotográficas y de vídeo, 72 móviles, joyas y relojes de oro, una pistola del calibre 6,75 y otra de fogueo, así como cinco vehículos, uno de ellos robado. El fraude que se sospecha pueda haber cometido esta organización, que al parecer sustraía tarjetas en varios países y en España, asciende a varios millones de euros. El modus operandi de estos grupos consistía en la duplicación de las tarjetas de crédito en el momento en el que sus propietarios las La Policía en uno de los registros efectuados en la zona de Levante usaban para pagar en algún establecimiento, como restaurantes o cafeterías, por lo que el verdadero titular de la tarjeta se marchaba sin saber que los datos de su tarjeta obraban en poder de estos supuestos delincuentes. Otro método utilizado para hacerse con números de tarjetas de crédito es la instalación de los llamados gatos en las puertas de acceso a las oficinas bancarias, en las ranuras por las que los clientes pasan sus tarjetas para abrir la puerta. Por otro lado, la organización se abastecía de tarjetas en blanco, que posteriormente imprimían con el anagrama de algún banco y los datos robados. La red contaba además con uno de DGP los medios más sofisticados para la falsificación de tarjetas de crédito ya que, con una sola documentación de identidad falsa, pueden utilizar el nombre del usuario en multitud de tarjetas de crédito dobladas Esta organización de delincuentes era capaz también de obtener el número secreto de cada tarjeta para usarla en los cajeros gracias a la instalación de una cámara enfocada hacia el teclado. Una vez obtenidos tales datos correspondientes a tarjetas de otros países, las duplicaban y usaban en España, ya que de esta forma disponían de más tiempo hasta que el titular conocía el fraude, anulaba su tarjeta y denunciaba la estafa.