Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 12 2004 Cultura 61 POP Manolo García Concierto de Manolo García. Lugar: Teatro Calderón, Madrid. Fecha: 13- XII SUPERHÉROE DE BARRIO PABLO CARRERO RAUL DOBLADO Pérez- Reverte presenta Cabo Trafalgar en el Aula de Cultura de ABC Sevilla Los escritores Juan Eslava Galán y Rafael de Cózar presentaron ayer en la capital hispalense, dentro del Aula de Cultura de ABC Sevilla, que dirige Fernando Iwasaki, el último libro del académico Arturo Pérez- Reverte, Cabo Trafalgar (Alfaguara) en el que el autor pone en escena una de las batallas navales que cambiaron el curso de la historia on ese nombre- -no le cabe otro- esa pinta y esa forma de moverse en el escenario, que parece el padre de la novia en una boda, pocos podrían haber pronosticado en su momento que este hombre se iba a convertir en un auténtico ídolo para un buen montón de gente, alguna joven y otra no precisamente adolescente, que eran estos últimos los que poblaban en mayoría las butacas del Teatro Calderón, en el que se celebraba la primera de las comparecencias navideñas de Manolo García (del 18 al 30 de este mes vuelve a Madrid con otros conciertos en el Palacio de Congresos. Todo vendido) Tan contento el tal García con su aspecto opuesto al de la estrella del rock, con su pinta de antihéroe o, como cantaría el gran Ki ko Veneno, de superhéroe de barrio; tan contento, porque lo que vende no es glamour imagen o espectaculares fuegos de artificio, sino oficio casi de artesano, letras amables, sonidos fáciles y asequibles y, al fin, un poco de fiesta. Un poco que fue mucha la otra noche. Lo cierto es que todo apuntaba al C pleno al quince. El público abarrotaba el patio de butacas y lo hacía en un ambiente enormemente cálido y festivo. El escenario estaba graciosa e ingeniosamente decorado- -sin alardes ni excesos, pero con imaginación y buen gusto- sobre él desfiló un buen montón de músicos (nueve en total) de impecable solvencia pero con similar ánimo juerguista que el personal y, en fin, el propio García estaba, quizá, algo abrumado durante toda la velada, rebosante de entusiasmo y encantado de conocer a tan grata y agradecida audiencia. La música de Manolo García siempre funciona bien. Es música popular en el sentido más genuino de la palabra; música de la que su público disfruta tanto a solas en su habitación como en una verbena de pueblo veraniega. Contagia fácil y rápido, aupada por unas estructuras sencillas y claras, con estribillos verdaderamente certeros, y al tiempo por los mensajes optimistas y amables de las letras. Llevado todo ello a las tablas de un escenario tan apropiado como el de un teatro, en el que la comunicación fluye de forma casi espontánea, el concierto del lunes fue un banquete para sus seguidores. El entusiasmo, que desde el mismo comienzo era evidente en todo el público, se desbordó hacia la mitad de la actuación, con los paseos del protagonista por el pasillo central del patio de butacas, con el despegue de una banda cada vez más engrasa y más desbocada, con la sucesión de temas que son para muchos de los presentes parte íntima de sus existencias.