Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Sociedad JUEVES 16 12 2004 ABC Comunicación FEN ÁNGEL RIESGO Colombani diseña un profundo cambio de Le Monde en busca de inversores Nombra a Gérard Courtois nuevo responsable de la redacción inmerso en un nuevo cambio de sede social, una dinámica que en los últimos tiempos le ha relegado desde los barrios elitistas a la periferia J. P. QUIÑONERO. CORRESPONSAL PARÍS. En busca de un inversor que aporte una cantidad de entre 30 y 50 millones de euros, Jean- Marie Colombani, director de Le Monde ha presentado una profunda reforma del equipo directivo del periódico, con el objetivo de intentar frenar cuatro años continuados de graves pérdidas económicas, caída de lectores y erosión significativa de su antigua y añorada credibilidad. Edwy Plenel, ex director de la redacción, es promovido a redactor en jefe de una futura fundación que debiera funcionar como laboratorio de ideas para el periódico. Antiguo trotskista acusado de autoritarismo rampante por una parte de la redacción, Plenel también es acusado veladamente de haber causado graves destrozos contra la antigua imagen del periódico. Gérard Courtois es promovido a la dirección de la redacción, acompañado de cuatro directores adjuntos, Sylvie Kauffmann, Patrick Jarreau (promovidos) Alain Frachon y Franck Nouchi (estancados) cuya primera y bizantina tarea será rescatar para la redacción unos poderes usurpados a título muy personal por Edwy Plenel, b El rotativo galo está E n mi colegio de los años sesenta teníamos una asignatura inquietante, se llamaba Formación del Espíritu Nacional, FEN. Nuestro profesor lo era además de gimnasia y nunca supe por qué, pero aquel señor cuidaba de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu al mismo tiempo. Vivimos ahora una nueva oleada de aquella Formación del Espíritu Nacional, en mucho se ha cambiado pero en esto no, ahora el espíritu nacional es regional, autonómico aunque a veces también central. En los tiempos de las marcas globales, de la villa común, vemos enormes esfuerzos y gastos por separar lo común, por dividir. Puedo entender los motivos, a veces melancólicos, de los políticos que alientan estos vientos, pero tengo claro que no son demasiado buen negocio, económico, para sus ciudadanos. Como alumno de FEN, a los doce años observaba los cánticos a la patria del pobre profesor Alía con un punto de vergüenza ajena similar al que sentía cuando en vez de enseñarnos a jugar al fútbol intentaba que aprendiéramos a formar y a marchar marcialmente. Esa misma vergüenza ajena, ahora vista con más madurez, me dan muchos de nuestros políticos cuando se esfuerzan en estrechar el cercado, en cerrar el imposible círculo de un mundo que se abre, que se hace eficaz en lo común, que se engloba en lo político mientras se individualiza en lo personal. Aunque no les guste a Maragall o a Arzalluz, hoy un vasco o un murciano son muy parecidos a un berlinés y mucho más parecidos que nunca entre sí; sin embargo las diferencias personales entre dos murcianos o dos donostiarras pueden ser enormes. Los individuos luchan por diferenciarse, los pueblos por unirse. En las marcas vivimos a veces esos nacionalismos de bellota, mientras en el País Vasco llamen a su tomate autóctono con el apelativo del país lo disfrutarán solo localmente; en cambio los almerienses, que son los mayores productores de tomate del mundo, y además producen posiblemente el mejor tomate que existe en un pueblito cercano a la capital llamado La Cañada, lo han llamado tomate Raf ¿quién tiene más visión de negocio? El nacionalismo en márketing estrecha miras, distrae la visión y cuesta mucho dinero. Las formaciones del espíritu nacional o nacionalista no le han ido bien a nuestro negocio de la publicidad. Al marketing, como a Brassens, la música militar nunca le supo levantar. cabeza de turco de la crisis que aún atraviesa el veterano rotativo francés. Con el pretexto de hacer periodismo de investigación Plenel dio a Le Monde un tono solapadamente militante. Colombani espera del nuevo equipo directivo que restaure viejas tradiciones del periódico: especialización, experiencia, tono editorial vigoroso pero independiente, pluralismo ideológico... Cambios de sede El cambio de equipo directivo coincide con un nuevo cambio de sede social. Instalado durante medio siglo en el corazón de París, junto a la Ópera Garnier, Le Monde se ha visto obligado durante los últimos años a emigrar a barrios siempre más proletarios con el fin de intentar hacer algún ahorro. Su nueva sede social, en el distrito XIII, está a las puertas de la periferia. Esos cambios brutales sólo son la parte visible de otros problemas muy de fondo. Plenel aceleró la crisis intelectual del periódico. Pero quizá sea excesivo culparlo en solitario de la pérdida de lectores. Y las pérdidas económicas acumuladas inexorablemente durante los últimos cuatro años tienen muchos motivos que la dirección general no explica con precisión, cuando anuncia nuevas medidas de austeridad: supresión de un centenar de puestos de trabajo y búsqueda urgente de 30 a 50 millones de euros. ABC Jean- Marie Colombani ha acometido una profunda renovación del equipo directivo del rotativo francés El único diario vespertino de Londres lanza una edición gratuita a la hora del almuerzo E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Hay un periódico matutino Metro para los miles de personas que viajan en transporte público cada mañana al centro de Londres y un vespertino Evening Standard para cuando regresan a sus casas al término del trabajo. Desde ahora, además, existe un diario Standard Lite para cuando esas mismas personas salen a mediodía de las oficinas para aprovechar su tiempo libre y tomar un sándwich. Este último es una edición reducida y gratuita del Evening Standard y los tres pertenecen al mismo grupo, DMGT, cuya principal cabecera es el tabloide Daily Mail Con la operación, la empresa intenta afrontar la progresiva disminución de ventas de su vespertino, que en el último semestre perdió un 7 por ciento de circulación, en la línea del retroceso que sufren los periódicos de tarde de otras ciudades británicas. Está por ver que la iniciativa suponga la captación de lectores para el Evening Standard que más bien podría perder ventas como le ha ocurrido desde la puesta en marcha en 1999 del gratuito Metro Los 825.000 ejemplares que éste pone en la calle los días laborables han hecho bajar la tirada del vespertino de pago a 424.000. 50.000 ejemplares de tirada El Standard Lite se lanzó el pasado martes con una tirada experimental de 50.000 ejemplares. Durante cinco días a la semana se distribuirá entre las 11.30 y las 14.30 en el área central de Londres, donde a esas horas las calles de oficinas y tiendas se llenan de ejecutivos, administrativos y compradores. El nuevo gratuito consta de 48 páginas, frente a la media de 80 que tiene el Evening Standard de cuyos conteni- dos se nutre. Éste lanza cuatro ediciones desde las ocho de la mañana hasta las cuatro de la tarde con las principales noticias que ocurren durante todo ese tiempo. Las más tempranas son incluidas en el Standard Lite más cortas y presentadas con otra maquetación. No obstante, las noticias y las informaciones sobre deportes y televisión ocupan sólo doce páginas del número; el resto está dedicado a entretenimiento, moda y decoración. Para potenciar el lanzamiento de la nueva publicación, el Evening Standard sacó como primicia la noticia de supuestos preparativos para la boda del Príncipe de Gales con Camilla Parker- Bowles, que el periódico sitúa para finales del próximo año. La información sirvió de portada- reclamo para el Standard Lite Los analistas británicos sobre medios de comunicación han acogido el proyecto como muestra de los malos tiempos que atraviesa el Evening Standard creado en 1827, y posible indicio de un no lejano cierre. En cualquier caso, se trata de un movimiento más en el reñido mercado de la Prensa del Reino Unido, cuyas cabeceras están perdiendo ventas.