Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional JUEVES 16 12 2004 ABC Hallan muertos a dos presos en sus celdas en la cárcel de Álava ABC VITORIA. Funcionarios de la prisión alavesa de Nanclares de la Oca encontraron ayer muertos en sus respectivas celdas a dos internos, según informó por la tarde la subdelegación del Gobierno en Álava. El primero de ellos es A. M. H. natural de Sevilla, de 30 años de edad, y cumplía condenas por robos que sumaban un total de 20 años. En la actualidad se encontraba temporalmente en el centro, trasladado desde la prisión de Montehermoso (Alicante) para asistir a un juicio. Su cadáver fue encontrado en el recuento de las ocho horas colgado de la puerta de seguridad de la celda con el cinturón de un albornoz, informa Efe. A la misma hora fue hallado sin vida M. R. V. en el interior de su cama, sin que se conozcan, de momento, las causas de su muerte. La víctima, de 21 años, era natural de Las Palmas y cumplía condena de 3 años y 3 meses por delitos de robo y lesiones. La Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha abierto una información reservada para concretar las circunstancias de ambas muertes. La joven que apareció enterrada en Pontevedra pudo ser degollada Su novio, principal sospechoso, niega el crimen y arremete contra el hermano de la víctima b José Manuel Durán, que en 1998 asestó diecisiete cuchilladas a su abuela tras violarla, fue diagnosticado de psiconeurosis grave con severos trastornos de conducta ANA MARTÍNEZ PONTEVEDRA. Alicia Rey Muiños, la joven que apareció muerta en un monte de Pontevedra envuelta en una sábana y oculta bajo la maleza, tiene el rostro desfigurado, un golpe en la cabeza y, al menos, dos puñaladas. Este es el resultado revelado por la autopsia, que dejó entrever indicios de que pudo ser degollada. A la espera de que se confirme este extremo, la Guardia Civil prosigue con las pesquisas sobre la autoría del crimen. El primero en declarar fue José Manuel Durán González, vecino de A Lama, de 46 años, que mantenía relaciones con la víctima. Tras prestar testimonio y no ser detenido, volvió a su Una ecuatoriana de 19 años dirigía una red de inmigración ilegal ABC MADRID. Con sólo 19 años, la ecuatoriana nacionalizada española Tatiana Belén V. E. se había convertido en nuestro país em la cabecilla de una red internacional dedicada al tráfico de personas, la inmigración ilegal y la falsificación de documentos. La Policía ha detenido a siete miembros del grupo, que tenía ramificaciones en Ecuador y países de la Unión Europea como Reino Unido, Francia, Bélgica, Holanda e Italia, según informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid. La organización captaba inmigrantes ilegales y les facilitaba documentos falsos a la carta por un precio que rondaba los 1.200 y los 1.400 euros, e incluso les acompañaban en el paso de las fronteras, lo que incrementaba el precio a 3.000 euros. Los agentes han intervneido decenas de pasaportes ya falsificados, cartas de identidad, carnés de conducir y otros documentos. Tatiana coordinaba la actuación de todos los integrantes y gestionaba todo lo relacionado con pagos, entregas de documentos y paso de fronteras. Sus dos colaboradores principales eran afganos. casa, donde está bajo vigilancia. Este hombre es conocido por haber protagonizado hace 16 años el macabro asesinato de su abuela, a la que violó y asestó diecisiete cuchilladas. Un terrible crimen que había anunciado en una carta que remitió a una vecina en 1981. Estoy enfermo del corazón y no me importa marcharme para otro mundo, pero antes irán otros decía el escrito. Desde entonces, y pese a que cumplió condena, el pueblo en el que reside vivía atemorizado. Diagnosticado de psiconeurosis grave, sus conductas delictivas fueron repetidas. Pero, no obstante, en esta ocasión negó haber acabado con la vida de su novia, a la que se refirió como amiga No teníamos relación sexual, ella era tuberculosa y lo único que sé es que a veces le agredía su hermano. El sábado, día que murió, yo estaba matando unos cerdos y no la vi afirmó. Curiosamente, los cerdos se llamaban don Miguel y don Jorge, los nombres del cura y del alcalde, con los que se llevaba mal.