Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 12 2004 Nacional COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL 11- M LA COMPARECENCIA DE LAS VÍCTIMAS 13 Muchos hemos acabado en la sanidad privada porque ni quisieron ni supieron acercarse a nosotros y porque los centros de salud mental estaban ya colapsados Cada vez que aparecen las imágenes nos sumergimos en una, dos, tres semanas de reavivar el dolor; es volver a imaginar cómo pudieron haber muerto Se acerca el primer aniversario, una excelente oportunidad para medir la altura moral de todos y cada uno de los periodistas y directores de medios Echamos en falta la presencia de cargos institucionales en el caos que supuso el Ifema, sólo fueron el tiempo justo para hacerse la foto lismos sobre las actuaciones de las distintas administraciones implicadas. Asimismo no existe un estudio riguroso que verse sobre el estado psicológico y sanitario en el que nos encontramos las víctimas y sus familiares. La red sanitaria pública no ha incrementado los servicios de atención a los heridos, viéndonos en estos momentos incluidos en listas de espera para intervenciones quirúrgicas de todo tipo. Muchos de nosotros hemos acabado en la sanidad privada porque ni quisieron ni supieron acercarse a nosotros y porque muchos centros de salud mental estaban ya colapsados y no se contrataron recursos para reducir dichas listas de espera. Solidaridad Sentimos infinita gratitud También es cierto que si alguna cosa hemos vivido los afectados directos de todo este abominable suceso ha sido la solidaridad por el inmenso dolor que sentimos, compartido por la gran mayoría de los ciudadanos de bien. Debemos corresponder, por tanto, en nombre de todas las víctimas y de los supervivientes, con infinita gratitud, y ése es nuestro principal mandato. JAIME GARCÍA Medios de comunicación Veremos su altura moral Queremos también decir no al modo en que se han usado por parte de los medios de comunicación las imágenes de la barbarie. La necesidad de utilizar las imágenes del 11 de marzo como fuente de información caducó hace mucho, ya no es noticia. Señores directores de periódicos, de agencias de prensa, directores de informativos, permítanos dudar de su sensibilidad. Mientras por un lado acuden a nosotros una y otra vez para que les contemos nuestro calvario, mientras son ustedes los encargados de hacerle recordar al mundo que no puede haber más 11 de marzo. Vendida ha quedado su conciencia a cambio de subir sus audiencias. Con nosotros no. Afirmamos que por encima del derecho a la información está el derecho de los ausentes a preservar su intimidad. Cada vez que aparecen las imágenes nos sumergimos en una, dos, tres semanas de reavivar el dolor; es volver a imaginar cómo pudieron haber muerto; especular si sufrieron o no; si permanecieron con vida el tiempo suficiente para preguntarse dónde estábamos nosotros para socorrerles. Pronto se acercará el primer aniversario de la masacre, una excelente oportunidad para medir la altura moral de todos y cada uno de los periodistas y directores de periódicos y de cadenas de televisión de este país. Cada cual establecerá entonces su talla ética. Ustedes dispondrán de la (Pasa a la página siguiente) Sabemos que corremos el riesgo de que mañana los titulares de algunos periódicos intenten manipularnos. Unos dirán que estamos manipulados por el PSOE, que es obvio que servimos a sus intereses; otros, que servimos a los intereses del Partido Popular. No se molesten en escribirlo, lo sabemos y lo esperamos para mañana. No entraremos al juego de la politización social en interés de los partidos. Podremos encontrarnos mañana con quien diga que nuestras palabras están regadas por el rencor y la ceguera del dolor y del odio. Pretenderán invalidar nuestros argumentos amparándose en nuestra condición de supervivientes, como si ser supervivientes además fuera un estigma. Escúchennos, señorías, escúchennos si todavía son ustedes seres humanos de a pie. No vuelvan a ponerse sus gafas de partido. soluta descoordinación entre los diferentes servicios de atención, que no se controló en modo alguno el perfil de los profesionales que atendieron a las familias de las víctimas en el Ifema y que en ocasiones ni siquiera contaban No pueden haberse tomado esta comisión como un juego, porque su calidad ética tendría que volver a valorarse con formación necesaria en situaciones de emergencia. Señorías, la comunicación a las familias para que identificáramos a nuestros cadáveres se nos hacía mediante megafonía. Echamos en falta la presencia de cargos institucionales en el caos que supuso el Ifema, nuestro pabellón de la muerte; si acaso vinieron con el tiempo justo para hacerse la foto. A pesar de las medallas y los reconocimientos otorgados a los héroes del 11- M queremos destacar que a día de hoy, nueve meses después, no se ha realizado evaluación formal ni balance independiente y sin triunfa- Descoordinación Hubo fallos en la atención Reiteramos nuestro agradecimiento y reconocimiento a todas aquellas personas que intentaron arroparnos con cariño y dedicación haciendo lo mejor que supieron y pudieron en los duros momentos que hemos sufrido, si bien no podemos confundir la buena voluntad con la eficacia de la atención en las situaciones de crisis. Denunciamos que hubo fallos en la atención inmediata a las víctimas, que se detectó una ab-