Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN DEL 11- M LA COMPARECENCIA DE LAS VÍCTIMAS JUEVES 16 12 2004 ABC Ustedes, señorías, en esta Comisión de investigación han hablado de circunloquios y periferias, han hablado, esencialmente, de ustedes Pretenderán invalidar nuestros argumentos amparándose en nuestra condición de supervivientes como si ser superviviente fuera un estigma Denunciamos que hubo fallos en la atención inmediata a las víctimas, que se detectó una absoluta descoordinación entre los diferentes servicios Señorías, la comunicación a las familias en el pabellón de la muerte para que identificáramos a nuestros cadáveres se nos hacía mediante megafonía Pilar Manjón: ¿De qué se reían, señorías? ¿Qué jaleaban? ¿Qué vitoreaban? Durante 65 minutos los comisionados asistieron en silencio al primer varapalo de la mañana un amplio extracto de la comparecencia ante la comisión de la presidenta de la Asociación 11- M Afectados de Terrorismo Comparecemos ante ustedes en la Casa donde reside la soberanía del pueblo, con el propósito de tratar de ser la voz de los ausentes y de los heridos que aún a fecha de hoy siguen su calvario de dolor entrando y saliendo de los distintos hospitales; para que su voz, apagada en la inmensidad del dolor, pero viva y poderosa en nuestro recuerdo, resuene en el interior de estas paredes. Porque ustedes, señorías, en esta Comisión han hablado de circunloquios y periferias, han hablado, esencialmente de ustedes. b A continuación se reproduce Silenciar a las víctimas Nos han intentado vetar Nosotros, nuestros familiares, no han estado en esta Casa que, se supone, es la de todos. Hoy por primera vez se hacen un hueco. Mal que les pese a ustedes, que preferirían seguir utilizando a las víctimas como arma arrojadiza y argumento para el desprestigio ajeno. Permítannos, señorías, que por un breve instante esta Comisión, que debía ser la de toda la ciudadanía y de la que ustedes se han apropiado para hacer política- -perdónennos, de patio de colegio- sea de los únicos y auténticos dueños, de quienes deberían haber sido los protagonistas principales. Ha habido quien ha tratado de vetar esta comparecencia; el último paso en esa apropiación de algo que no es de ustedes, en el intento de quitarnos la voz a los afectados, de deslegitimarnos, de someternos a su propio juego político y de intentar encasillarnos en tal o en cual opción política. Señorías, ésa no es nuestra guerra. Nunca olvidaremos ni perdonaremos a los terroristas que llevaron a cabo el atentado, a los que jamás les daremos la más mínima posibilidad de comprensión, justificación ni crédito de re- presentatividad de nada ni de nadie. Asimismo, queremos expresar nuestra solidaridad y cariño a todas las víctimas del terrorismo de nuestro país, porque sabemos que su pérdida y su dolor son idénticos a los nuestros. Con nuestra legitimidad como afectados, seguiremos insistiendo, señorías: no utilicen nunca más, ni aquí ni en ningún otro contexto, el dolor de las víctimas con fines partidistas. No lo utilicen como bandera de su propia causa. Para ustedes todo es política, y para ustedes todo significa partidismo. Pero, afortunadamente, fuera de esta Casa, aún queda mucho aire fresco y mucha luz bajo el cielo. Con la autoridad moral que ostentamos, la única que jamás nos podrán usurpar, les exigimos que no nos manipulen. Venimos a reprocharles como diputados, y sobre todo como representantes del pueblo que son- -no se nos olvide- sus actitudes de aclamación, jaleos y vítores durante el desarrollo de algunas de las comparecencias en esta Comisión, como si de un partido de fútbol se tratara. ¿De qué se reían, señorías? ¿Qué jaleaban? ¿Qué vitoreaban en esta Comisión? Muchas han sido las ocasiones en que hemos sentido que la finalidad de esta Comisión no pasaba ni de lejos por esclarecer los hechos que se planteaban inicialmente, sino más bien para utilizar los hechos y a nosotros mismos como alimento de las líneas argumentales de según quién hablara; unos para echarse la culpa a los otros. Hace años que firmaron ustedes el Pacto Antiterrorista en el cual se comprometían a no utilizar el terrorismo como arma electoral y partidista. Permítannos no creerles a algunos de ustedes en esta ocasión. Las víctimas, a las puertas del Congreso durante la comparecencia de Manjón ta electoral de algunos o billete de triunfo de otros. Ellos, para su desgracia, no pudieron votar. Todos ustedes argumentan que el otro partido es el responsable. Si es así, informen ustedes de lo que saben y no cuentan y háganlo ante quien corresponde, ante los jueces. Estamos cansados de acusaciones sin pruebas. Nos parece mezquino tirar la piedra y esconder la mano. Señorías, no pueden haberse tomado ustedes esta Comisión como un juego, porque la calidad ética de nuestros parlamentarios tendría entonces que volver a valorarse. Para que no haya lugar a dudas, la asunción de responsabilidades para nosotros significa dimisiones de cargos policiales, institucionales y de aquellos a quienes les corresponda. Estas dimisiones no deben en ningún caso eximir de las responsabilidades legales que por la vía penal puedan imputarse. Esta Comisión, en ningún caso, debe significar el cierre de la vía jurídica y en eso seremos las víctimas especialmente beligerantes. Tampoco nos ha dejado satisfechos la inquina con la que se han pronunciado ciertos comisionados en sus interrogatorios, dejando caer y crecer la duda sobre las responsabilidades directas o indirectas del atentado. La frivolidad con que se alardea sobre determinadas autorías, además de congoja, nos causa perplejidad y no nos sirve ampararse en cortinas de humo ni en oscuros propósitos. Si se sabe que los autores no están lejanos, se deben aportar las pertinentes pruebas ante el juez. Fin de la comisión Una investigación independiente No queremos que esta Comisión continúe, no desde luego en su formato actual, un espacio para la riña entre partidos. Exigimos de manera contundente y explícita la creación de una nueva comisión de investigación formada por personas independientes y expertos, una comisión donde los partidos políticos no estén presentes para que la investigación recaiga en personas que, libres de intereses partidistas, ayuden a la ciudadanía española a entender qué fue lo que pasó y propongan las necesarias reformas en el funcionamiento de las instancias que pudieran haber fallado en el Estado. Resultado electoral Ellos no pudieron votar De igual modo que decíamos que no podemos admitir que se nos utilice como arma política entre partidos, tampoco podemos admitir que utilicen de manera sistemática a nuestros heridos y afectados y, mucho menos, a nuestros muertos, como culpables de una derro- Con la autoridad moral que ostentamos, la que jamás nos podrán usurpar, les exigimos que no nos manipulen Todos argumentan que el otro partido es el responsable. Si es así, informen al juez de lo que saben y no cuentan