Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 12 2004 11 El próximo miércoles, la comisión decidirá si siguen las comparecencias o se pasa a redactar las conclusiones EL SILENCIO DE LOS CORDEROS ALBERTO PÉREZ GIMÉNEZ ablaron las víctimas y entró la dignidad en la Comisión de Investigación del 11- M. ¿De qué se reían, señorías? ¿A quién jaleaban? les espetó Pilar Manjón, de negro riguroso, negro como el pasado, el presente y el futuro de una comisión presidida durante seis meses por la lucha partidista. Hablaron las víctimas, pese a que los grupos, unas horas antes y por unanimidad, habían pactado que su comparecencia fuera a puerta cerrada, para no instrumentalizar su dolor dijeron sin rubor. Hablaron las víctimas, porque de ellas, de sus familiares, en seis meses apenas se había hablado. Se pedían comparecencias de confidentes, delincuentes, expertos alemanes que nadie conocía, pero sus señorías dejaron a las víctimas para el último momento y- -casi lo consiguen- -a puerta cerrada. Hablaron las víctimas, y pidieron verdad, justicia y reparación y, sobre todo, que esta comisión dé paso a una independiente que analice H causas, depure responsabilidades y ponga medios para que otra matanza no se repita. Hablaron las víctimas, y José Alcaraz- -que sufrió la barbarie etarra- -recordó que todas son iguales, de la primera a la última, desde Pardines, en 1968, hasta Torronteras, el geo asesinado en Leganés; y les recordaron a muchas de sus señorías presentes hoy que sus víctimas han tenido que ser honradas a escondidas en el País Vasco mientras las viudas sobrevivían con un sueldo de miseria con la anuencia cómplice de partidos que ayer estaban en la sala. Hablaron las víctimas y recordaron, nos recordaron, que muchos medios jalearon y rieron lo que sus señorías propagaron en la comisión en aras de un puñado de ejemplares o de unos estudios de audiencias. Hablaron las víctimas, y sus señorías- -las mismas que estuvieron a punto de impedir su comparecencia pública- -asentían cabizbajos o miraban para otro lado, y los señores diputados, uno a uno, desgranaron su comprensión, su solidaridad, su admiración... Hablaron las víctimas de forma atronadora y su voz logró el silencio momentáneo de los corderos. Pilar Manjón, felicitada por una compañera en presencia de Paulino Rivero JAIME GARCÍA Alicia Castro Comisionada del PP Probablemente esta comisión no haya sabido demostrar cuál es el sentir de todos y cada uno de sus miembros: el reconocimiento, la atención y las ayudas que debemos a las víctimas del terrorismo Jordi Jané Portavoz adjunto de CiU Más allá de si hay imprevisión o no, ahora no debemos hacer de los datos un arma arrojadiza para ir contra uno u otro Gobierno. No busquemos en los datos más que medidas que nos permitan en el futuro sacar una lección Emilio Olabarría Comisionado del PNV Las víctimas tienen razón en todo lo que han dicho. Quiero hacer mío la totalidad de su exordio, en todo lo que tiene de crítica a esta comisión, que yo lo convertiría en autocrítica también hacia mi grupo parlamentario Gaspar Llamazares Coordinador general de IU Asumo las críticas de las víctimas, las críticas a la extralimitación que hemos podido tener desde nuestras perspectivas políticas, las críticas a la falta de información y a la insensibilidad en algunos casos ron su mejor tono para pedir disculpas por las extralimitaciones en las que han podido incurrir durante sus trabajos en la comisión. Las víctimas de ETA Tras el testimonio de Pilar Manjón, le tocó el turno al presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz, que aprovechó su intervención para reclamar a las formaciones políticas que no cometan un agravio comparativo entre todos los que han sufrido la violencia terrorista en España, de manera que no se trate de manera distinta a los afectados del 11- M de los de otros muchos atentados, en especial los de la banda terrorista ETA. En este sentido, quiso hacer hincapié en que no es coherente solidarizarse con claridad con las víctimas de marzo y no hacerlo con todas las anteriores. Tras reclamar a PSOE y PP que no cambien ni una coma del Acuer- do por las Libertades y contra el Terrorismo, lanzó reproches a otras formaciones políticas por oponerse al pacto antiterrorista o llegar a acuerdos con los pistoleros. Además, negó que los miembros de dicha asociación pertenezcan a algunos partidos políticos. El único carné Los portavoces de los grupos en la comisión no tuvieron más remedio que asumir errores y pedir disculpas Sólo media hora antes de comenzar la sesión, los partidos acordaron que las comparecencias fuesen públicas que llevo en mi cartera es éste afirmó mientras mostraba a los comisionados las fotografías de sus dos sobrinas y de su hermano, que fallecieron en la matanza etarra de la casa cuartel de Zaragoza. Tengo la obligación de ser la voz de ellos porque les arrebataron la vida sentenció. Las palabras de Pilar Manjón y José Alcaraz tuvieron un rápido efecto. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se apresuró a convocar a los medios de comunicación acreditados en el Congreso para anunciar la creación- -mañana mismo- -de un Alto Comisionado de atención a las víctimas. Instantes después, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, comparecía ante la prensa, también en la Cámara Baja, para expresar el apoyo de su partido a cuantas medidas de ayuda a los afectados por el terror ponga en marcha el Ejecutivo, pese a que los socialistas no lo han consensuado en el foro adecuado: el pacto antiterrorista sus- crito por PP y PSOE. El jefe del Ejecutivo reveló la puesta en marcha de este proyecto tras escuchar las comparecencias de los representantes de las víctimas ante la comisión parlamentaria del Congreso, si bien se trata, según señaló Zapatero, de una idea que lleva preparando desde hace tiempo La labor de este nuevo organismo consistirá en buscar la coordinación perfecta en el ámbito de la Administración del Estado y el cumplimiento eficaz de toda la legislación en materia de ayuda a las víctimas Para acallar las críticas de las víctimas, Rodríguez Zapatero recurre a una figura de prestigio como la de Gregorio Peces- Barba- -rector de la Universidad Carlos III de Madrid, ex presidente del Congreso y uno de los padres de la Constitución- La dignidad de las víctimas necesita reparaciones y, como dijo Manjón, no económicas, porque el dinero ni abraza ni consuela