Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 MIÉRCOLES 15 12 2004 ABC Gente El detalle. El vagón restaurante de Adolf Hitler, utilizado tras la II Guerra Mundial por varios dirigentes alemanes, quedará expuesto en el museo de locomotoras a vapor de Neuenmarkt (Baviera) Carlos y Camilla, más cerca del matrimonio. En cuanto el año próximo concluyan las investigaciones sobre la muerte de Diana (y van ocho años) Carlos de Inglaterra y Camilla Parker estarán más cerca del matrimonio. Según la prensa inglesa, el Príncipe de Gales dijo que su relación entrará entonces en una nueva fase Inés Sastre: Con Collin Montgomerie no ha habido ruptura porque no ha habido relación ROSETA L. DEL VALLE No necesita la fama fácil de los líos de alcoba. Ni la quiere. Inés Sastre lleva, a sus 31 años, 18 trabajando y no va a permitir que los dimes y diretes empañen su, hasta ahora, fulgurante trayectoria. Los últimos meses no han sido fáciles. Se ha visto envuelta en una tormenta mediática desatada (sobre todo en el Reino Unido) por su supuesta relación con el golfista Collin Montgomerie. Incluso se ha especulado con las causas de la ruptura de una relación que, tras dos meses, habría llegado a su fin por las presiones de la ex esposa de Montgomerie. Ella es soltera y muy libre para hacer, si quiere, de su capa un sayo; muy inteligente y muy segura de sí misma como para que le importe lo que algunas porteras televisivas comenten sobre su nutrido currículum sentimental- -presuntamente formado por millonarios, play- boys y aristócratas- y muy rica, muy bella y muy joven como para que a muchos les escueza. Inés habló ayer con ABC tras inaugurar el árbol de Navidad de Lancôme (firma a la que cede su imagen) y puso los puntos sobre las íes de todo lo dicho hasta ahora. ¿Cómo lleva estar en boca de todos por su supuesta relación con Collin Montgomerie? -Unas veces mejor que otras. Las cosas se han sacado de quicio. Toda esta movida se ha montado porque me vieron (con él) saliendo de un restaurante y cogiendo un taxi. La atención ha sido desmedida. -Se habla de una ruptura entre usted y el golfista. -Cuando sólo existe una amistad, no se rompe nada. -Entonces, no hubo romance. -Exacto. No hay ruptura porque no hubo relación. ¿Y cómo le sientan estos bulos? -No pasa nada. Yo entiendo que por parte de la prensa haya un interés por saber la vida de las personas. Estoy tranquila y en paz. -En el Reino Unido ha sido un escándalo. -Sí, ha sido más allí. Algo provocado por la prensa inglesa. En España esto no hubiera ocurrido. -Aquí también tenemos lo nuestro. -Sí, pero menos. -Con todo, parece como si se la juzgara por su historial sentimental. -Esto es algo como no explain, no complain (que viene a querer decir, no entiendo, no me quejo pero en su perfecto inglés) Vivo de mi trabajo, no de mi vida privada. No voy a ponerme a explicar quién ha sido mi novio y quién no, porque una vez que te metes en esa vorágine luego no puedes salir. -Con tanta provocación, no le dan ganas de responder a los que especulan con su vida. -No, porque no estoy haciendo nada malo, tengo la conciencia tranquila y ningún problema. ¿Qué tal en el plano laboral? -He tenido un año buenísimo de trabajo. El año que viene se estrena La ciudad perdida con Andy García, y tengo otros proyectos de cine sobre la mesa, pero nada concreto aún. ¿Cómo ve su futuro profesional? -Ligado al cine, compaginándolo con mis trabajos en publicidad con Lancôme y Tag Heuer. ¿Busca la estabilidad sentimental? -Es algo que no se busca, que simplemente llega. -Después de todos estos líos, ¿volverá a coger un palo de golf? -Por supuesto. Llevo jugando desde los ocho años (y tiene handicap 20) Acabo de ganar el campeonato de caridad de Nelson Mandela y no lo voy a dejar ahora. ¿Qué va a hacer estas Navidades? -La Nochebuena la pasaré en Madrid, en plan familiar; el Fin de Año en Kenia, con unos amigos. Me encanta perderme en ese país. -A pesar de todo, es feliz. ¡Sí! Muy feliz. Inés Sastre, con un diseño de Pedro del Hierro, encendió ayer en Madrid el árbol de Navidad de Lancôme JULIÁN DE DOMINGO