Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 12 2004 49 Sociedad Ocho hospitales holandeses piden al Gobierno una legislación que regule la eutanasia infantil Los adolescentes empiezan a trasladar el lenguaje de los móviles a las tareas diarias del colegio Los profesores lo consideran una de las claves de la deficiente comprensión lectora de sus alumnos b La situación entre los estudian- Lectura de los españoles en la adolescencia y en la edad adulta Hábitos lectores de adultos y adolescentes 50 45 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 s Adulto tes olescen Ad tes de 15 y 16 años se completa con la falta de gusto por la lectura: uno de cada cuatro reconoce que no lee libros en su tiempo libre R. BARROSO MADRID. Mos Kdd a las 3 Adsc K acs ó ers 2? pueden parecer auténticos jeroglíficos y, sin embargo, cualquier adolescente sólo tardaría unos segundos en descifrar el misterio: Hemos quedado a las tres después de clase ¿Qué haces? ó ¿Eres tú? Enganchados a las pantallas de televisión, internet, videojuegos, teléfono móvil o DVD, las nuevas generaciones de Screenagers han creado un lenguaje propio para entenderse a través de las nuevas tecnologías y donde los mensajes cortos (SMS) están haciendo furor. Un nuevo lenguaje que es una de las claves para que los estudiantes españoles hayan obtenido en el Informe Pisa 2003 una de las peores puntuaciones en comprensión lectora, y que además es significativamente inferior a la que obtuvieron tres años atrás. Así lo consideran profesores consultados por ABC. Y es que hoy ya no resulta extraño ver a los escolares españoles taquigrafiando fervientemente el teclado de su móvil durante el recreo, entre clase y clase o incluso en el propio aula: el 92 por ciento de los jóvenes de entre 14 y 24 años posee móvil y nueve de cada diez aseguran utilizar de manera habitual el servicio de mensajes, que ha pasado a ser el principal elemento de comunicación entre los adolescentes provocando el empobrecimiento del lenguaje y el desconocimiento de las reglas ortográficas. Frente a esto, uno de cada cuatro alumnos de Secundaria reconoce que, fuera de la escuela, no lee nunca. 24 26 20 19 19 17 13 7 Alguna vez al trimestre 11 1 ó 2 veces por semana una al Nunca casi nunca casi Todos s días odos lo t Alg z vees m Frecuencia lectora en los jóvenes Preferencia de actividades en el tiempo libre Lectores ocasionales 37,88 Lectores frecuentes 36,29 No lectores 25,83 CG. SIMÓN Salir con amigos Escuchar música Ir a la discoteca Practicar deporte Ir al cine Ver la tv Navegar por internet Jugar con el ordenador o consola Leer No hacer nada 0 1 2 8,40 6,58 6,42 6,41 6,35 5,34 4,78 4,74 4,27 2,42 3 4 5 6 7 8 9 Mensajes a diario Sintéticos por excelencia Obligados a sintetizar (160 caracteres como máximo) todo vale para sacar el mayor partido al mensaje: las frases se reducen, los signos de puntuación brillan por su ausencia, los idiomas se mezclan... Una cuestión que ya ha provocado la alarma entre los educadores que señalan que este tipo de lenguaje ya ha llegado a las aulas y está provocando un empobrecimiento lingüístico de los escolares. Están perdiendo riqueza de vocabulario, tienen que economizar y buscan la palabra más simple y eso tiene un claro reflejo en la forma de hablar o de expresarse con el resto de sus compañeros explica Javier Carrascal, del sindicato Anpe y profesor de Física y Química. Cada vez con mayor fre- ¿Me quieres? Mándame un mensaje luego. No puedo hablar ahora. Nos vemos al salir de clase Este puede ser uno de los muchos SMS que cada día intercambian los jóvenes españoles cuencia los docentes nos encontramos con ese tipo de abreviaturas en los exámenes o en las pruebas que se hacen en clase, resulta habitual que escriban xq en lugar de porque señala Carrascal. Para Cipriano Fontanilla, catedrático de Latín, los alumnos acaban cometiendo faltas de ortografía porque no saben distinguir si lo correcto es el lenguaje, alterado, que utilizan en los chats y los mensajes, o el que han aprendido en la escuela. Las consecuencias que está teniendo este lengua- ¿Estás bien? ¿Qué tengas un buen día! Besitos Nueve de cada diez adolescentes españoles reconoce que utiliza de manera habitual el servicio de mensajes del móvil je sobre la comprensión de los estudiantes son muy graves No obstante, los docentes señalan que esta confusión a la hora de escribir se da más en Secundaria que en Bachillerato, donde los alumnos ya tienen más asimilados los conocimientos lingüísticos. Laura Peñas estudia 2 de Bachillerato en el instituto madrileño Margarita Salas y sabe muy bien qué es eso de mandarse mensajes por móvil con los amigos. No he llegado a equivocarme en los exámenes y a poner abreviaturas, pero sí que tienes du- ¿Salimos? ¿Quieres ir a la piscina? Por favor ¡Tía buena! Los jóvenes tienen que sintetizar todo lo que puedan porque cuentan con un máximo de 160 caracteres para cada mensaje das a la hora de saber si se escribe de una forma u otra. Cuesta más acordarse de lo correcto porque suele ser más complicado, y en los mensajes preferimos simplificar, ir a lo sencillo Para Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, ex ministro de Educación y Ciencia, esta utilización del lenguaje está provocando en los jóvenes una pérdida de visión de las palabras y del lenguaje correctamente escrito. Acaba siendo una jerga que se aleja tanto Pasa a la página siguiente)