Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 12 2004 Internacional 33 EUROPA REVISA SU ACTITUD HACIA LA HABANA Oswaldo Payá muestra una de las cajas en las que se colocaron los micrófonos EFE A la hora de revisar su estrategia política hacia Cuba, la UE tendrá que apreciar la productividad demostrada por al menos un sector laboral: el de las escuchas y espionaje a disidentes Etecsa: escuchas telefónicas cubanas S. I. MADRID. Si en Cuba recibe usted la visita de un técnico de la empresa nacional de telefonía, Etecsa, échese a temblar. No olvide la última fechoría con la que el régimen ha hecho méritos para lograr las bien retribuidas bienaventuranzas de la Unión Europea. Una historia de risa, si no fuera por lo tétrica. Un operario de la empresa visitó por primera vez el 11 de diciembre al disidente Oswaldo Payá para colocarle un dispositivo de micrófonos en el teléfono situado junto a la cama de su dormitorio y en el de la cocina- comedor. Cuando Payá desmanteló los aparatos de escucha, el mismo operario- -inasequible al desaliento- -se subió a un vecino poste de teléfonos, desconectó la línea y se presentó en su casa para decirle que había una avería y era necesario sustituirle el teléfono. rial innegable de productividad: ese incansable operario de la telefónica nacional que escala postes, monta y desmonta teléfonos y siembra micrófonos en los domicilios de disidentes y sus familias con una diligencia que ya la quisiera para sí la clase trabajadora europea. El mismo día en que Payá retiraba las escuchas de la casa de su tía, el mismo ingeniero- -todo un stajanovista- -se presentó en casa de Flavio Labrador, gestor del Proyecto Varela, con la historia, mire usted, de que se le había roto el teléfono... y que había que cambiar la caja de conexiones. Cuba inventa En Cuba, cuando la gente sale a ganarse el pan de cada día, nunca se le ocurre decir: Voy a trabajar Los cubanos, gente realista, dicen: Voy a inventar... Pero hay al menos un cubano en la isla que no para de trabajar: el operario de escuchas telefónicas. Y la UE, que tanto sabe apreciar la productividad en la fuerza de trabajo, sin duda que tendrá muy en cuenta el rendimiento de ese infatigable operario cuando embellezca en estos días su estrategia hacia la isla. Nadie duda de que sabrá recompensar la productividad del operario de escuchas al premio Sájarov del Parlamento Europeo. Es una práctica que aplican a iglesias, otras instituciones y personas. Quizás la apliquen para vigilarse unos a otros... recapacita Payá cuatro días antes de que la UE dé sus bienaventuranzas al régimen. Eficiente operario Pero Payá, además de premio Sájarov de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, es también ingeniero de telecomunicaciones y previno al operario de que a él no le engañaba. Pocos días después, el mismo y tenaz trabajador se presentó en casa de una tía del disidente, de 72 años, a quien comunicó que venía a arreglar el teléfono La señora no les dejó entrar. Pero, relata el mismo Payá: Esa noche, en presencia de un diplomático europeo, desmonté otro sistema de escucha Hay que reconocer que, en Cuba, hay al menos una persona con un histo-