Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 12 2004 Madrid 43 MADRID AL DÍA LA BOMBA IGNACIO RUIZ QUINTANO E La opinión del lector Error en la lotería Me dirijo a ustedes para comunicarles un lamentable incidente que ha tenido lugar con motivo de la venta de participaciones de lotería de Navidad en el colegio Sagrada Familia de Pinto. La Asociación de Padres de este centro vendió por error unas papeletas en las que aparece el número 42.768, cuando en realidad el número que se juega es el 60.753. Como este número- -el 60.753- -es el único válido para nosotros, queríamos pedir disculpas a aquéllos que ya hayan adquirido la papeleta. Informamos además de que cualquier persona que no desee seguir jugando dicha participación podrá canjearla por su importe en la secretaría del Colegio (calle Sagrada Familia, 3. Pinto) Lamentamos las molestias que hayamos podido causar. Pilar Iraizoz Goldaraz (Directora del centro) Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 91 742 41 04. Por correo electrónico: cartas abc. es IGNACIO GIL Polémica iluminación de Navidad Nuestro querido alcalde, que tan bien gestionó la Comunidad en su época de presidente, nos sigue sorprendiendo con ideas geniales como la nueva iluminación navideña de la calle Alcalá y del Paseo de la Castellana. ¿Por qué no se hace una encuesta para comprobar de primera mano a quién le gusta ese bodrio? Por cierto ¿van a volver los relojes- termómetros que tanto gustaban a miles de madrileños, y que prometió que volverían? Cristina Galiano Olmos desaparecidos En la glorieta de Cuatro Caminos había doce hermosísimos olmos, con una frondosas copas y troncos de 50 centímetros de diámetro. Estos árboles han embellecido la glorieta durante muchos años, han dado sombra y oxígeno a los vecinos de este barrio, pero una noche vino la sierra y los ha talado todos. Denuncio enérgicamente esta medida y pido una explicación a tan irreparable atropello. No se me diga que estaban mal, lo cual no es cierto. Lo atestiguan los tocones que aún quedan en la citada glorieta. A los vecinos de este barrio se nos ha privado de un bien que era nuestro y que no se puede resarcir aunque se planten otros árboles que precisan 30 ó 40 años para adquirir análogo porte al de los eliminados. También han sido taladas 14 acacias entre los números 140 y 158 de la calle Santa Engracia, junto a la citada glorieta, así como los raquíticos pero añosos pinos de la avenida de la Reina Victoria en paralelismo con el paso subterráneo de Cuatro Caminos. ¿Qué está pasando? Además de tenernos fritos a zanjas que inexplicablemente se abren una y otra vez en los mismos sitios, nos quitan nuestros árboles M. L Sánchez de León. n Madrid nos están quitando la caspa: ahí está el empeño navideño de Gallardón y su banda de frutos secos, que son los que cortan el bacalao y la bacalada; los que deciden si uno es progresista o reaccionario; los que, llegado el Día del Juicio, separarán a las ovejas de las cabras. El arquitecto y escenógrafo D Odorico es uno de esos frutos secos con rosario de cuentas de lapislázuli, y está convencido, el hombre, de que la vitalidad madrileña nació a partir de Tierno, otro fruto seco con rosario de cuentas de lapislázuli, que fue, precisamente, quien se la cargó. Claro que ¿quién es el majo que hace a D Odorico sentarse a poner a prueba un lugar común durante cinco minutos? Dejaría de ser D Odorico, de cuya pulpa extrae Gallardón ese zotal contra la caspa con que nos masajea la cabeza. Otro de los grandes ideólogos del país, y que políticamente representa la apoteosis de una calabaza, amenaza a los que van al cine con Volver una película sobre la historia de tres generaciones de mujeres que vienen del pueblo a la capital. Se trata, al parecer, de un proyecto cultural más contra la caspa, que es, después del dinero, lo primero que nos quieren quitar. ¿Qué es lo que nunca nos van a quitar? Seguramente, el miedo. A partir de lo del domingo en el Bernabéu, lo que no nos van a quitar es el miedo a ir al fútbol en Madrid, cosa que en Barcelona, gracias a Pérez, el hijo del guardia, que negoció en Perpiñán una tregua para su pueblo, no pasa. Pasa en Madrid, donde Rodríguez gobierna con los votos de Pérez, el hijo del guardia, pero como Rodríguez es del Barça... Rodríguez, para quitarle la caspa a Cervantes, ha declarado que Don Quijote era republicano, y da la impresión de que, al declararlo, estuviera pensando en Largo Caballero. Pero ¿y el miedo, no a salir de noche, sino a ir al fútbol? El miedo a esa mochila negra que, según el Servicio de Exclusivas Radiofónicas- -no se nos va de la cabeza, lo mismo que la caspa, aquel suicida con endowment pad ferroviario en los trenes de marzo- la insurgencia septentrional habría colocado en el Fondo Norte... ¿quién nos lo quita?