Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional EL CONFLICTO IRAQUÍ MARTES 14 12 2004 ABC Irak critica a la ONU por no involucrarse en el proceso electoral b El embajador estadounidense, John Danforth, señaló que el aumento del personal de la ONU en Irak es esencial para el proceso electoral del 30 de enero ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. A un mes y medio de las elecciones en Irak y mientras la insurgencia sigue recurriendo a los atentados terroristas, el Consejo de Seguridad celebró ayer una sesión para evaluar la situación de seguridad y las condiciones para celebrar los comicios. El embajador iraquí ante la ONU, Samir Shakir Mahmud Sumaidaie, no desaprovechó la oportunidad que le brindaron y criticó a la organización por escudarse en el mantra de en la medida en que las circunstancias lo permitan para no cumplir el papel principal que la resolución 1.546 le otorgó de cara a las elecciones del 30 de enero. Para Sumaidaie, la ONU tiene que involucrarse más a fondo y enviar de inmediato más personal a Irak para que la transición tenga garantías de éxito. El representante del Gobierno interino de Bagdad también reprochó a la ONU, que ayer presentó un tibio informe sobre Irak, que criticara el uso de la fuerza en Faluya. Sadam Husein, en su última comparecencia pública el pasado 21 de julio, día en el que fue interrogado por un juez iraquí REUTERS El juicio contra el ex dictador iraquí ha sido anunciado varias veces como inminente. Pero ahora se puntualiza que no será posible hasta 2006. Habrá que esperar primero a que se cumpla la transición política que empezará en las elecciones de enero y que se prolongaría al menos un año Un año después de su captura, Sadam Husein se dedica a la jardinería TEXTO: ALBERTO SOTILLO Intervención de EE. UU. El embajador estadounidense, John Danforth, fue menos crudo durante su intervención que su colega iraquí y se limitó señalar que el aumento del personal de la ONU en Irak es esencial para el proceso electoral. Tras admitir que la seguridad sigue siendo una grave preocupación y que la fuerza multinacional- -que comanda EE. UU. comprende la inquietud de la ONU por el riesgo que podrían correr sus funcionarios, Danforth recalcó el compromiso de proporcionar protección a los miembros de la organización que se trasladen a Irak para poner en marcha y supervisar los comicios de enero. Danforth aseguró que el número de policías, soldados y guardias fronterizos de Irak entrenados por la fuerza multinacional alcanza los 116.240 uniformados, triplicando la cifra que se alcanzó en el último informe presentado al Consejo. El representante especial del secretario general de la ONU, Ashraf Qazi no añadió nada nuevo sobre la ampliación del contingente de Naciones Unidas en Irak, que hoy ronda el medio centenar. Las palabras de Qazi dejaron frío a Sumaidaie. El diplomático iraquí dijo que resulta inútil e imposible dialogar con quienes sabotean el proceso electoral mediante el terrorismo, una campaña de amedrentamiento de la población. MADRID. Después de que fuese atrapado hace un año, Sadam Husein se dedica a la jardinería, a dar vueltas en su celda de cuatro por cinco metros y a escribir una novela antiimperialista titulada ¡Largo de aquí, bastardos! De alguna manera tiene que gastar el tiempo, porque, por el momento, nadie sabe cuándo podrá comenzar su histórico juicio, que tantas veces se había anunciado como inminente. Cuando las tropas lo atraparon en un zulo de las inmediaciones de Tikrit, los responsables norteamericanos creyeron que se abriría una nueva era para el país. Pero ni la violencia ha remitido, ni Irak se parece aún por lo más remoto a un país normal. La captura de Sadam no ha servido para estabilizar el país. Pero nadie duda de que el juicio de Sadam será el juicio del siglo como dijo el chií Mowafaq al Rubaie, consejero para la Seguridad Nacional. El problema es cuándo. de organizar el juicio, Salem Chalabi- -sobrino de Ahmed Chalabi, ex protegido del Pentágono caído en desgracia- -fue fulminantemente destituido. Incluso durante algunas semanas se vio acusado de execrables delitos, incluido el de cómplice de asesinato. De poco podría servir todo lo que hubiera preparado para el juicio un presunto delincuente. Aun así, Alaui quiso seguir adelante con el proceso. Por más que Salem Chalabi le acusase de intentar organizar un juicio- espectáculo para ganar popularidad Pero, al final, incluso Alaui parece haberse convencido de que aún no es posible organizar un juicio con un mínimo de garantías en el país. La familia de Sadam ha contratado a un equipo de treinta abogados. Pero ninguno de ellos ha sido autorizado a entrevistarse con su cliente. Las actuales autoridades iraquíes insisten en que sea defendido por un abogado del país. Lo que tampoco es fácil, porque, en las actuales circunstancias, correría muy grave peligro la integridad física de cualquier abogado, fiscal o juez designado. Sadam sólo puede recibir la visita de personal de la Cruz Roja, que se encarga de pasarle las cartas de su familia. El ex dictador no está autorizado a leer periódicos, ni a escuchar la radio ni a ver la televisión. Para andar al tanto de las correrías de la insurgencia, sin embargo, le basta con oír los cotidianos estruendos de las bombas y atentados que sacuden Bagdad y alrededores a cualquier hora del día o de la noche. El tedio del encierro El tedio debe de ser lo más duro del encierro. No es que se encuentre en condiciones inhumanas. Pero tiene muy poco que hacer para pasar el día. Al principio no se le permitía tener ni un lápiz ni un papel. Después, sí. Y se aplicó con tesón a la redacción de su politizada novela y a la composición de unos versos que no les gusta nada a algunos de los responsables iraquíes que le han visitado: Son basura dicen. Ha sido operado de una hernia y de una complicación de próstata. En su última comparecencia pública, el pasado mes de julio, aparecía machacado, pero con muchas ganas de pelea. Se le veía que disfrutaba de poder hablar. Porque, aparte de leer el Corán, de escribir sus versos y de dar un par de paseos al día por el patio de la cárcel, nada más tiene que hacer. Las prisas de Alaui El mismo Rubaie ya ha advertido de que, como mínimo, el proceso no podrá empezar hasta principios de 2006 El actual primer ministro interino, Iyad Alaui, anunció en tiempos que el juicio era inminente y que tendría lugar antes de las elecciones del 30 de enero. Pero no será posible. Entre otros motivos, porque el anterior responsable En la cárcel ha escrito una novela, ¡Largo de aquí, bastardos! en la que ya en el título está dicho todo