Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 12 2004 33 Sadam Husein cumple un año en prisión dedicado a la jardinería y a la espera de un juicio sin fecha Traian Basescu, hasta ahora alcalde de Bucarest, vence contra pronóstico en las presidenciales de Rumanía El octogenario militar chileno Augusto Pinochet fue procesado ayer por la llamada Operación Cóndor, una red represiva que funcionó en el cono sur americano durante la década de los años 70, con el fin de intercambiar información y eliminar a subversivos Una multinacional de la represión TEXTO: L. PÉREZ CORRESPONSAL REUTERS tras el abogado querellante Eduardo Contreras decía que el fallo es histórico, ya que se trata de un delito de carácter internacional, que abre una nueva página en materia de derecho penal internacional Por el contrario, el abogado defensor de Pinochet, Rodríguez Grez, presentó ayer un recurso de habeas corpus ante la Corte de Apelaciones de Santiago, por lo que la orden de arresto quedó paralizada. Su arresto, por tanto, no se concretará hasta que la Cuarta Sala de la Corte se pronuncie sobre el amparo y determine si la orden del juez se ajusta o no a derecho, según se aseguró desde el tribunal, informa Afp. Caso Prats El octogenario militar también está a punto de ser procesado por el doble crimen del general Carlos Prats y su esposa, ocurrido en septiembre de 1974 en Buenos Aires. Por esta causa, hace menos de un mes Augusto Pinochet perdió la inmunidad que le confiere la ley chilena a los ex gobernantes. El crimen del general Prats, de quien Pinochet recibió el mando del Ejército en agosto de 1973, es considerado una de las primeras operaciones coordinadas entre los organismos de inteligencia de Chile y Argentina, que más tarde darían origen al Plan Cóndor. La resolución de juzgar a Pinochet por la Operación Cóndor abrirá una nueva y larga batalla legal en los tribunales, donde otra vez la salud del ex dictador estará en el centro del debate, incluso más allá de su responsabilidad en los crímenes que se le imputan. SANTIAGO. La Operación Cóndor, por la que ayer fue procesado el ex dictador Augusto Pinochet (1973- 90) fue una multinacional de la represión que funcionó desde 1975 y tuvo a Santiago de Chile como centro de inteligencia. La coordinación represiva fue el resultado del acuerdo de los dictadores que gobernaban en el cono sur de Iberoamérica, cuando un ciclo de regímenes totalitarios se inauguró con el golpe de estado de 1964 en Brasil, siguió con el asalto al poder del general Hugo Bánzer en Bolivia en 1971, con los derrocamientos de los gobiernos democráticos en Uruguay y Chile en 1973, y culminó con el golpe militar de marzo de 1976 en Argentina. En una década, la democracia en esa región desapareció y el poder quedó en manos de los militares. La lucha contra el terrorismo y la subversión y la necesidad de detener al comunismo era el objetivo político que el general Manuel Contreras, jefe de la DINA- -policía secreta chilena- -expuso como motivo principal para buscar la coordinación de los organismos de inteligencia del cono sur ante sus colegas de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Esto sucedió el 25 de noviembre de 1975, cuando el hombre de mayor confianza de Pinochet logró reunir en Santiago a los encargados de los servicios secretos vecinos. La cita convocada en Santiago por Contreras- -también procesado por su responsabilidad en múltiples asesinatos- -fue denominada Primer Encuentro de Trabajo de Inteligencia Nacional En ella, los militares y especialistas de inteligencia- -en su mayoría formados en la desaparecida Escuela de las Américas que tuvo EE. UU. en Panamá- -lanzaron las líneas generales de la operación: la recogida de información sobre personas consideradas amenazas, el intercambio de información, seguimientos y, en una fase más compartimentada y secreta, las operaciones de aniquilamiento o secuestro. Cada organismo trabajaría con sus propios recursos, propuso Contreras, y las operaciones de intercambio o traslado de prisioneros serían financiadas por el país receptor. El acuerdo también incluyó el entrenamiento de agentes en nuevas técnicas de interrogatorios, nuevas armas y tácticas de lucha antisubersiva. Aunque el trabajo conjunto de los organismos de inteligencia de Chile y Argentina data del momento mismo del golpe militar de Pinochet, el doble crimen del general Carlos Prats y su esposa, ocurrido el 30 de Rosa, hija del preso político Mario Silva, expresó su satisfacción por el arresto septiembre de 1974 en Buenos Aires, es la primera gran acción represiva atribuible a este plan que tomaría forma en Santiago un año más tarde. AP El error más grave De hecho, una secuencia de crímenes y atentados en 1975 y 1976 dieron pistas de la coordinación de los organismos de inteligencia. Además del crimen del antecesor de Pinochet en Buenos Aires, durante 1975 hubo profusa información de traslado de prisioneros de Argentina hacia Chile, de Argentina hacia Brasil, Paraguay y Uruguay y viceversa. Ese mismo año, el general Contreras ordena el atentado contra el ex vicepresidente chileno Bernardo Leighton en Roma, para el que cuenta con la colaboración de ultraderechistas italianos contactados a través de Argentina. Pero el error más grave del jefe de la DINA fue ordenar el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier en septiembre de 1976. Un comando de la DINA, que obtuvo pasaportes falsos en Uruguay, hizo explotar una bomba en pleno barrio diplomático de Washington. Estados Unidos inició una investigación que daría con los hilos de la Operación Cóndor. Uno de los primeros informes sobre la muerte de Letelier provino del agregado legal de Estados Unidos en Buenos Aires, el agente especial del FBI Robert Scherrer. Una semana después del atentado, el agente envió un mensaje al cuartel general del FBI con el nombre de la operación: El Operativo Cóndor es el nombre en clave para la recogida, intercambio y almacenamiento de información secreta relativa a los denominados izquierdistas comunistas y marxistas, que se estableció recientemente entre los servicios de inteligencia en América del Sur, con el fin de eliminar las actividades terroristas marxistas en la región