Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional MARTES 14 12 2004 ABC Maragall se arroga el mérito de que Zapatero impulse la España plural b El presidente autonómico defien- España pide en Bruselas reconocimiento para todas las lenguas oficiales El plan de Moratinos, que encontró muy poco eco, no se debatirá antes de febrero b Camps advierte que la Generali- de un nuevo pacto constitucional en el que las comunidades autónomas reconozcan el hecho diferencial catalán MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, defendió ayer un nuevo pacto constitucional en el que las comunidades autónomas acepten el hecho diferencial catalán y las nacionalidades históricas aceptemos la igualdad competencial de esas autonomías. Maragall, que ayer pronunció la conferencia Cataluña- España: una agenda de reformas dijo que, gracias al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se está más cerca que nunca de adaptar la Constitución a la realidad plurinacional de España. El presidente autonómico atribuyó al coraje de Zapatero ese impulso de la España plural que, asimismo, establece el Pacto del Tinell, firmado por PSC, ERC e ICV y del que hoy se cumple un año. Pero precisó que gracias al gobierno tripartito, Zapatero cumple. No se le puede exigir que nos invente o nos improvise. Antes del tripartito era imposible Y afirmó que ese avance ya no es una expresión del talante, sino una realidad Maragall recordó que en 1978 el pacto constitucional se basó en la renuncia del País Vasco y Cataluña a ejercer el derecho a la autodeterminación por lo que ahora el núcleo del pacto se debe basar en que las nacionalidades históricas aceptemos la igualdad competencial, al mismo tiempo que otras autonomías aceptan nuestro hecho diferencial Según indicó, actualmente se está abriendo el camino para que se apliquen estos planteamientos, después de 25 años de benevolente ignorancia mutua entre el nacionalismo español y el catalán tat recurrirá el memorándum en los tribunales en defensa del valenciano, porque si no- -dijo- -romperíamos un patrimonio español E. SERBETO M. CONEJOS BRUSELAS MADRID. Aunque el ministro de Asuntos Exteriores habló con razón de día importante para los ciudadanos de las comunidades autónomas con lenguas oficiales propias el memorándum presentado ayer para pedir el reconocimiento de todas las lenguas oficiales en España tardará en ser debatido y votado, porque- -como era de esperar- -ha encontrado poco entusiasmo en los demás países miembros. Miguel Ángel Moratinos prometió que estaremos vigilantes y no dejaremos que este proyecto duerma el sueño de los justos pero está prácticamente descartado que haya cualquier decisión antes del referéndum de ratificación del Tratado Constitucional, previsto para febrero. El ministro de exteriores saluda a su homólogo polaco, Wlodzimierz Cimoszewicz AP rá anunciar con una semana de antelación la intención de alguno de los eurodiputados de hacer uso de una lengua que no sea el castellano, aunque también tiene que proporcionar los intérpretes adecuados y correr con todos los costes. Si un diputado quiere intervenir en euskera o en catalán, el traductor de la cabina española, que normalmente estaría en silencio, traducirá al castellano el discurso para que los demás intérpretes puedan hacerlo a su vez a las demás lenguas oficiales, de manera que el contenido del discurso pasará por tres lenguas. También se propone que cuando asistan consejeros autonómicos a los consejos de ministros sectoriales, también se pueda hacer uso de las lenguas autonómicas, en una modalidad parecida a la del Parlamento Europeo, aunque desde hace tiempo en estas reuniones los ministros utilizan casi siempre el inglés para ahorrar tiempo y estar seguros de que sus mensajes son comprendidos directamente. Lenguas de trabajo El memorándum insiste en la polémica descripción de la lengua que se denomina catalán en la Comunidad Autónoma de Cataluña y en la de las Illes Balears y que se denomina valenciano en la Comunidad Valenciana el euskera y el gallego, y pide que sean consideradas lenguas oficiales de trabajo solamente a los efectos descritos en el mismo documento. En la práctica, un ciudadano podrá dirigirse a las instituciones europeas en una de las lenguas cooficiales en las comunidades autónomas donde estas existan, pero siempre pasando a través del Gobierno español, que se encargaría de las correspondientes traducciones al o desde el castellano. A pesar de la idea de que a efectos formales se las considera como lenguas oficiales de trabajo la formulación que se ha propuesto haría que en caso de discrepancias de interpretación, el uso del catalán o de las demás lenguas autonómicas españolas quedara siempre supeditado al de las que actualmente son las veinte oficiales, incluyendo el castellano. El Gobierno ofrece correr con todos los gastos administrativos que se deriven para las instituciones y otros organismos de la Comunidad Europea por la utilización de las lenguas a las que se refiere este proyecto. Camps: proteger el valenciano El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, apeló a la defensa de las señas de identidad, que la Constitución Española especifica que se han de proteger porque son la riqueza de España Según el presidente autonómico valenciano, siempre hemos llamado a nuestra lengua valenciano. Refleja una forma de ser y unas tradiciones históricas y enriquece a nuestro país, porque cuando un ciudadano de mi Comunidad utiliza el valenciano se siente un español que habla valenciano Por ello, la actitud del Gobierno de Zapatero no gustó al jefe del Consell, quien anunció que seguiremos adelante y recurriremos a los tribunales el memorándum que se ha presentado, porque si no estaríamos rompiendo un patrimonio español La presión de ERC, que no cree en España ha surtido efecto sobre el Gobierno, según Camps, quien indicó que he detectado debilidad en el Gobierno, que ni en el memorándum ha cumplido con la ley, y ha sido desleal con la Comunidad Valenciana Camps destacó que con las lenguas no se puede o no se debe hacer política y el que lo utiliza no es amante de la lengua y terminó asegurando que la lengua es un vehículo de transmisión de ideas y se inventó para acercarse, no para diferenciarse El memorándum La polémica se mantiene con la descripción de la lengua que se denomina catalán en la Comunidad Autónoma de Cataluña y en las Illes Balears y que se denomina valenciano en la Comunidad Valenciana El uso del catalán, el euskera y el gallego quedaría, en todo caso, supeditado al de las veinte oficiales de la UE: en la práctica, un ciudadano podrá dirigirse a las instituciones europeas utilizándolas, pero el Gobierno español se encargará de las correspondientes traducciones al o desde el castellano. Intérpretes en el Parlamento. Si un parlamentario interviene en catalán, euskera o gallego, España pagará el intérprete adecuado para que traduzca al castellano y los del resto de países puedan, a su vez, trasladarlo a otras lenguas. Inmigración Al respecto, el dirigente socialista dijo que aumentar el autogobierno es, con matices un objetivo de todas las fuerzas políticas catalanas, lo que hace necesario reformar el Estatuto de Autonomía. En este sentido, abogó por un pacto de Estado para obtener un nuevo texto estatutario donde se reafirme nuestra voluntad de ser Estado Maragall admitió que en ocasiones hablamos demasiado de identidad, y no de problemas reales Al respecto, dijo que la inmigración sólo puede juzgarse de una manera, como un tema imposible de controlar. Es un fenómeno de la naturaleza por lo que aseguró que hay que controlar sus efectos, no su origen mediante una mayor inversión económica en los barrios. El Gobierno pagará los gastos El representante de Irlanda en el Consejo Europeo habló ayer también a favor de su propia petición de reconocimiento oficial del irlandés, y este es por ahora el principal apoyo de las aspiraciones españolas. En el Parlamento Europeo, el Gobierno español debe-