Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 12 2004 Nacional 25 FRANCISCO CAJA Presidente de Convivencia Cívica Catalana (CCC) El precio que pagas por defender el castellano es la muerte civil Profesor de la UB desde hace 25 años, cree que cuestiones como la lengua o las selecciones deportivas son utilizadas por aquellos que defienden un modelo de sociedad de tipo étnico TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: YOLANDA CARDO Sectores de CDC discrepan de Mas y apoyan el no a la Constitución europea b El dirigente republicano Joan Puigcercós asegura que militantes de CDC y ERC han creado plataformas en el Alto Ampurdán y en Barcelona contra la Carta Magna MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Artur Mas reconoció ayer el gran paso que para Cataluña supone el memorándum que presentó en Bruselas el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y en el que se pide el reconocimiento del catalán en Europa. Ante ese gesto, que ahora debe ser aprobado por el resto de los miembros de la Unión Europea, el presidente de Convergencia Democrática de Cataluña está dispuesto a defender el sí en el futuro referéndum sobre la Constitución europea. Una postura que no es compartida por todos los miembros de su ejecutiva. Mas está convencido de que, gracias a las negociaciones llevadas a cabo junto al presidente de UDC, Josep Duran Lleida, quien desde un principio se había decantado explícitamente por el sí al tratado constitucional, se ha logrado cumplir el principal requisito que los convergentes habían fijado para respaldar la Carta Magna europea, el reconocimiento de la lengua catalana en las institituciones europeas, un objetivo perseguido durante años para el catalanismo dijo el presidente de CDC tras la reunión del comité ejecutivo de su partido. BARCELONA. Francisco Caja es profesor de la Universidad de Barcelona (UB) desde hace 25 años y presidente de Convivencia Cívica de Cataluña (CCC) desde hace tres. Sufrí las consecuencias de un régimen totalitario y estuve cuatro meses en la cárcel condenado por el Tribunal de Orden Público. De repente me convierto en un fascista anticatalán por acudir a los tribunales, ganar una sentencia y restaurar la legalidad sobre la enseñanza en castellano. Esto es el Ku, Klux, Klan dice quien sufrió las amenazas de un grupo de encapuchados el 19 de octubre. ¿Cuál es su situación actual en la universidad? -Hasta ahora tenía un guardia de seguridad que me había proporcionado la Universidad y que me acompañaba cuando estaba en el campus. Sin decirme absolutamente nada, se me retiró la protección. Lógicamente, temo que cualquier día se repitan las amenazas. Ahora estoy a pecho descubierto. ¿Ha hablado con el rector Joan Tugores al respecto? -Hablé tres días después de que entraran los encapuchados y me aseguró que iba a emitir un comunicado inmediatamente para condenar los hechos y todavía estoy esperando. Es una actitud absolutamente incomprensible para mí que en su universidad, un profesor sea atacado por unos encapuchados, no se condenen los hechos y no se tomen las medidas para evitar que vuelvan a suceder. ¿A qué atribuye los hechos? -El motivo inmediato ha sido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que, a instancias de CCC, obliga a la Administración catalana a incluir en los impresos de prematriculación una casilla donde se pregunta por la lengua habitual del escolar. Pero no es la primera agresión que se produce en la UB. Siempre es lo mismo. Los que convocan a tratar como se merecen a los que ellos llaman fascistas anticatalanes son los grupos independentistas, del entorno de ERC, Alternativa Estel y la Coordinadora d Estudiants dels Països Catalans. -Además de los profesores universitarios e intelectuales que han expresado su apoyo, ¿qué actitud demuestran sus alumnos? -Afortunadamente, tengo buenos alumnos. Siempre he mantenido una relación excelente. Soy un profesor comprometido con la enseñanza. Pese a las dificultades que tengo, nunca he perdido el entusiasmo por la docencia. Como no tengo protección policial, ellos me acompañan al autobús porque La violencia en el País Vasco es muy superior a la que hay en Cataluña, pero el fin es el mismo: la exclusión de las personas por sus ideas me aprecian personalmente. Antiguos alumnos me han llamado, me han enviado mensajes de apoyo y eso produce mucha satisfacción. Sientes que en esta travesía en el desierto no estás solo. -El PP también ha expresado su solidaridad ¿lamenta que no lo hayan hecho otros partidos como el PSC? -Agradezco sinceramente el apoyo del PP catalán. Lamento que en esta ocasión haya fallado el mecanismo de solidaridad que uno espera de los representantes políticos, sobre todo de la izquierda, que no han condenado los hechos. Ellos sabrán. ¿Se puede comparar la situación que usted vive con lo que sucede en la universidad del País Vasco? -Es cierto que el grado de violencia que existe en el País Vasco es muy superior a la que se vive en Cataluña. Pero el resultado es el mismo, la exclusión de determinadas personas por sus ideas y la falta de libertad de expresión, lo cual es incompatible con un Estado democrático. ¿Cómo califica la política lingüística de la Generalitat? -Es una continuación del anterior gobierno de CiU. Un suma y sigue. Es una política profundamente antidemo- crática y discrimina a gran parte de la ciudadanía catalana. ¿Cree que la ciudadanía comparte esa política? -La sociedad catalana es ejemplar en ese sentido. Son los políticos los que introducen un factor de conflicto y de enfrentamiento donde no lo ha habido nunca. No puede ser que un partido que se dice democrático, excluya una de las lenguas oficiales, en este caso el castellano, que habla la mitad de los ciudadanos. No descarto presentar un recurso contra la normativa sobre el etiquetaje de la Generalitat. -Soportar amenazas y insultos en defensa de la lengua castellana ¿le compensa de alguna manera? -No es agradable, evidentemente, porque supone una exclusión social. El precio que pagas es la muerte civil. Pero yo prefiero ser amenazado que aceptar una posición de ciudadano de segunda categoría. Prefiero ser consecuente con unos principios determinados y proclamar que todos los ciudadanos, los que hablamos castellano y los que hablamos catalán, somos dignos civilmente, y tenemos derechos y libertades que proclama la Constitución. ¿Cómo ve el debate sobre el Estatuto o las selecciones deportivas? -Algunos están empeñados en romper la convivencia y la libertad que proporciona esa Constitución, a través de la lengua o las selecciones deportivas. Para ellos, cualquier cosa es un buen instrumento para sustituir un sistema democrático por un modelo de sociedad de tipo étnico, que es lo que quiere el nacionalismo. No habrá marcha atrás Fuentes convergentes explicaron que, pese a esas voces discordantes, Artur Mas no puede dar marcha atrás en el camino que ha llevado a Moratinos a defender el uso del catalán en las instituciones europeas. Las mismas fuentes descartan que las discrepancias demostradas por esos dos dirigentes sean la punta del iceberg del rechazo que, entre la militancia convergente, genera la Constitución europea. Precisamente ayer, el secretario general de ERC, Joan Puigcercós, aseguró que en algunos municipios del Alto Ampurdán y en la ciudad de Barcelona se están creando por generación espontánea plataformas cívicas en las que participan de forma conjunta votantes de ERC y de CiU. Fuentes de la federación de CDC de Barcelona negaron conocer este extremo. La formación republicana tiene previsto realizar durante la campaña para el referéndum hasta 350 actos en favor del no y el día 10 de enero ha convocado una jornada en las principales ciudades catalanas para explicar la postura de ERC.