Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 14 12 2004 ABC Nacional Los autores del 11- M no estaban en desiertos ni montañas, estaban en Lavapiés y Morata Zapatero culpa a Aznar de promover un engaño masivo y Zaplana le tilda de agitador político del Ejecutivo opina que el trabajo de la comisión ya está hecho y el PP le acusa de querer cerrarla sin que acudan de nuevo los mandos policiales MANUEL MARÍN MADRID. La comparecencia de José Luis Rodríguez Zapatero ante la comisión del 11- M- -primera de un presidente del Gobierno en ejercicio ante este órgano parlamentario- -concluyó después de un récord de más de catorce horas con una escalada final de duros reproches mutuos entre PP y PSOE y la acusación del portavoz popular, Eduardo Zaplana, al jefe del Ejecutivo de haber llegado a la comisión como un agitador político a mentir en sede parlamentaria de haberse quitado la careta ante los españoles y de querer cerrar la comisión para impedir que comparezcan de nuevo los mandos policiales que demostrarían sus mentiras. Zapatero, por contra, dejó claro que entiende que el trabajo de la comisión ya está hecho después de seis meses y se entra ahora en una nueva fase El extenso interrogatorio de por lamañana al que sometió Zaplana a Zapatero, que duró algo más de cuatro horas y media, supuso la escenificación de la mutua hostilidad que desde el 14- M se han dedicado el PP y el PSOE, convertidos ayer en casi únicos protagonistas de una sesión tras la cual, todos parecieron acabar contentos. Los populares, porque presumieron de que Zaplana acorraló al jefe del Ejecutivo; y los socialistas, porque percibieron en Zapatero una contundencia argumental en su abrumadora avalancha de datos más que distante del tono agresivo que empleó José María Aznar hace quince días. b El presidente CONCLUSIONES DE ZAPATERO Buscamos la verdad de los hechos, que es la que importa, la única capaz de aportar consuelo a las víctimas y luz al futuro, no la verdad de las opiniones Ni de la Audiencia, ni de las Fuerzas de Seguridad, ni de las autoridades penitenciarias ni del CNI se desprenden indicios de vinculación con ETA. La responsabilidad del 11- M corresponde en exclusiva al terrorismo islamista Nuestro país está hoy más y mejor protegido. Hay mayor conciencia de la amenaza, que fue claramente subestimada Este Gobierno está dispuesto a amparar, propiciar y suscribir un gran Pacto contra el Terrorismo internacional que promuevan todas las fuerzas parlamentarias car el Pacto Antiterrorista. Sin embargo, el cruce más agrio, se produjo con casi trece horas de comparecencia, cuando el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, y Zaplana se acusaron de mentir ocultar vergüenzas y utilizar el 11- M con espurios intereses políticos. A ustedes no les va a valer ni la sentencia judicial porque están instalados en su propio laberinto espetó Zapatero al PP. La cita de Zapatero se ajustó al guión previsto, en primer lugar, porque acudió al Congreso con cuatro conclusiones ciertas y seguras Por su orden fueron: la responsabilidad única y exclusiva del 11- M fue de terroristas islamistas sin vínculos con ETA; España está hoy más y mejor protegida porque hay una mayor conciencia de la amenaza, que fue claramente subestimada la propuesta de un pacto de Es- Rodríguez Zapatero llega a la reunión con Paulino Rivero y Pérez Rubalcaba tado contra el terrorismo internacional que agrupe a todas lospartidos, sea modelo para la comunidad internacional e involucre a toda la UE; y la afirmación de que el Gobierno ha atendido a las víctimas del terrorismo, a quienes dirigió sus primeras palabras. Pero, en segundo lugar, el guión respondió a las expectativas porque Zapatero no eludió el cuerpo a cuerpo con Zaplana, en quien personalizó respuestas destinadas a Aznar. Hace quince días, y en el mismo sillón que ayer ocupó el presidente del Gobierno, Aznar lanzó severas acusaciones contra el actual Ejecutivo, entre ellas la de poner en duda que se esté investigando a fondo el 11- M. Zapatero negó taxativamente esas acusaciones; se mostró convencido de que el PP incurrió en imprevisión y en descoordinación de las Fuerzas de Seguridad; juzgó que la entrada de España en Irak elevó el riesgo derivado del 11- S en Estados Unidos y admitió que ese riesgo es aún alto censuró el empecinamiento de Aznar por enfrentarse a la tragedia sin contar con los demás partidos ni convocar al Pacto Antiterrorista; y finalmente acusó al PP- -en ello puso énfasis- -de cometer un engaño masivo de nuestra cobardía a los gobernantes de otros países? Pero si hubo una respuesta clara a Aznar ante su afirmación de que los autores intelectuales del 11- M no están en desiertos y montañas lejanos insinuación según la cual los inductores de la matanza pudieron no ser sólo islamistas, fue la remisión de Zapatero a los mismos términos, pero para expresar justo lo contrario: Los autores no estaban ni en montañas ni en desiertos. Estaban en Lavapiés, en Leganés y en Morata de Tajuña En respuesta a Gaspar Llamazares (IU) Zapatero tildó de inaceptable, inasumible, insólita y muy cobarde la conducta de Aznar al insinuar que hay terroristas sin perseguir porque si sabe algo, debe acudir a un juez o callarse. Durante su interrogatorio, Zaplana negó que el PP haya deslegitimado el resultado de las urnas, pero interpretó como un triunfo que Zapatero no desautorizase abiertamente las manifestaciones a las puertas de las sedes del PP en la noche del 13- M o que sostuviera que no conoció los rumores que apuntaban a que el PP iba a solicitar al Rey una suspensión de las elecciones: ¿Ni siquiera le informaron a usted José Blanco o Pérez Rubalcaba? ironizó. En cambio, el PP sí acogió el nuevo Pacto de Estado contra el terrorismo internacional- -ERC y PNV, por ejemplo, lo condicionaron a la modificación del actual Acuerdo por las Libertades por considerarlos incompatibles- pero recordó al jefe del Ejecutivo que para tener al PP junto al Gobierno en la lucha contra el terror, a diferencia de otros partidos que pactan con los terroristas, no nos hacen falta Pactos Esto valió a Zaplana aguijonazos de unas ofendidas ERC y PNV. En todo caso, Za- Conversaciones privadas Pero si bien es cierto que los populares terminaron satisfechos, también lo es que Zaplana se convirtió en la diana del resto de grupos. Todos le dedicaron reprimendas. Incluso, el propio Zapatero, que no dudó en envenenar su talante cuando, por ejemplo, reveló su conversación con Mariano Rajoy el 11- M, según la cual el ahora líder del PP le dijo ya sabes cómo es éste en alusión a Aznar por negarse a convo- Una infamia A ese engaño masivo no era cierto que hubiera una línea de investigación prioritaria y otra menos prioritaria el jefe del Ejecutivo sumó la imputación al PP de generar ahora confusión masiva con declaraciones irresponsables como poner en duda que se estén investigando todos los extremos Para Zapatero, es una infamia calificar de cobarde a un pueblo valiente: ¿Quién ha ido con el cuento